AMITRIPTILINA MK - Precauciones

El grado de sedación de la amitriptilina es muy alto en relación con otros antidepresivos, por tanto no se deben realizar actividades que requieran estados de alerta y atención, como manejar vehículos y operar maquinarias. Los efectos sedantes pueden sumarse al de otros depresores del sistema nervioso central. Puede causar hiponatremia y síndrome de secreción inadecuada de la hormona antidiurética. Puede alterar el control de glucemia, usar con precaución en diabéticos. Usar con precaución en pacientes con hipertiroidismo (o tomando hormona tiroidea), daño hepático o renal y en adultos mayores. En lo posible, este fármaco debe suspenderse antes de una cirugía electiva. La terapia no debe suspenderse abruptamente en pacientes recibiendo dosis altas por períodos prolongados. Puede causar hipotensión ortostática de manera más frecuente en relación con otros antidepresores; por tanto se debe usar con precaución en pacientes a riesgo de presentar hipotensión, o en pacientes en los cuales los períodos transitorios de hipotensión no son bien tolerados (enfermedad cardiovascular o cerebrovascular). El grado de bloqueo anticolinérgico producido por la amitriptilina es muy alto en relación con otros antidepresivos cíclicos; usar con precaución en retención urinaria, hiperplasia prostática benigna, glaucoma de ángulo estrecho, xerostomía, problemas visuales, estreñimiento o historia de obstrucción intestinal. La posibilidad de intento suicida es inherente a la depresión mayor y puede persistir hasta que haya remisión. Usar con cuidado en pacientes en alto riesgo durante el inicio de la terapia. La dosificación se debe hacer por la menor dosis posible. Puede empeorar la psicosis en algunos pacientes o precipitar un cambio a un estado maniaco o de hipomanía en pacientes con enfermedad bipolar. Es necesario tener precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular (incluye historia previa de infarto del miocardio, accidente cerebrovascular, arritmias o trastornos de conducción). El riesgo de presentar problemas de la conducción, es mayor que con otros antidepresivos. Puede disminuir el umbral para convulsiones (usar con precaución en pacientes con problemas convulsivos y con predisposición a convulsiones, como en daño cerebral, alcoholismo y uso simultáneo de otros fármacos que disminuyen el umbral), puede aumentar los riesgos asociados con la terapia electroconvulsiva. Durante la terapia con amitriptilina, se debe evitar el consumo de alcohol. No se recomienda su uso en menores de 12 años.