ARANDA - Farmacología

ARANDA® (amlodipino besilato y losartán potásico) es la combinación de dos antihipertensivos, los cuales presentan acciones complementarias y sinérgicas. Así, se obtiene el mismo efecto antihipertensivo con dosis menores, al ser comparados con los componentes aislados, y con menor incidencia de efectos colaterales (dosis-dependientes). Amlodipino besilato forma parte de un grupo de antagonistas o bloqueadores de los canales de calcio, perteneciendo químicamente a la clase de los dihidropiridínicos. Se comporta como un vasodilatador arterial periférico que actúa directamente sobre el músculo liso para causar una reducción de la resistencia vascular periférica y una disminución de la presión arterial. Presenta menor incidencia de depresión del miocardio y disturbios de conducción en comparación a los otros antagonistas de calcio. Como otros antagonistas de los canales de calcio, en pacientes con función ventricular normal ocurre un discreto aumento en la frecuencia cardíaca, sin influencia significativa en la presión diastólica final del ventrículo izquierdo. Estudios demostraron que el amlodipino no está asociado a un efecto inotrópico negativo cuando es administrado en dosis terapéuticas, así como co-administrado con b-bloqueadores. No produce alteración en la función del nodo sinoatrial o atrioventricular. En pacientes con angina de esfuerzo, el amlodipino reduce la resistencia periférica total (post carga). En la angina vasoespástica bloquea la constricción y restablece el flujo en las arterias y arteriolas coronarias. Es bien absorbido por vía oral, alcanzando picos plasmáticos entre 6 y 9 horas. Se une en un 93% a proteínas plasmáticas, su biodisponibilidad absoluta es estimada entre el 64 y el 90%, no siendo alterada por los alimentos. Sufre lento pero extenso metabolismo hepático, produciendo metabolitos inactivos. Se elimina en un 59 a 62% por vía renal y un 20 a 25% por vía biliar y fecal. Tiene una vida media de eliminación de 35 a 50 horas. Los niveles plasmáticos estables son alcanzados después del séptimo u octavo día del tratamiento. Con administración oral diaria crónica, la efectividad antihipertensiva es mantenida por lo menos por 24 horas. Losartán potásico es el primer derivado de una nueva generación de fármacos llamados "antagonistas de la angiotensina II" (ATII) que desarrolla un gradual y prolongado efecto sobre los valores sisto-diastólicos de sujetos hipertensos. La angiotensina II es un potente vasoconstrictor, es la principal hormona activa del sistema renina-angiotensina y la mayor determinante de la fisiopatología de la hipertensión. La angiotensina II se liga al receptor AT1 encontrado en muchos tejidos (músculo vascular liso, glándulas adrenales, riñones y corazón) y desencadena varias acciones biológicas importantes, incluyendo vasoconstricción y liberación de aldosterona. La angiotensina II también estimula la proliferación de células de la musculatura lisa. El losartán potásico y su metabolito farmacológicamente activo (E-3174), tienen una elevada afinidad y especificidad in vitro e in vivo sobre los receptores AT1, bloqueando todas las acciones fisiológicamente relevantes de la angiotensina II. Gracias a esta elevada afinidad y especificidad, el losartán potásico se comporta como un antagonista puro sin efecto agonista parcial, destacándose como un agente antihipertensivo eficaz y seguro. Se une selectivamente al receptor AT1 y no se une o bloquea otros receptores de hormonas o canales iónicos importantes en la regulación cardiovascular. Además de eso, el losartán no inhibe a la enzima convertidora de angiotensina (ECA) (cininase II), la enzima que degrada a la bradicinina. Consecuentemente, los efectos no relacionados directamente al bloqueo del receptor AT1, como la potencialización de los efectos mediados por la bradicinina o el desarrollo de edema (losartán: 1,7%, placebo: 1,9%), no están asociados al losartán. Es bien absorbido por vía oral, y sufre metabolismo de primer paso formando un metabolito activo (ácido 5-carboxílico) de larga vida media, que contribuye a prolongar su acción antihipertensiva por 24 horas. Se une en un 99% a proteínas plasmáticas. Las concentraciones máximas medias de losartán y de su metabolito activo son alcanzadas en 1 hora y en 3 a 4 horas, respectivamente. No hubo efecto clínicamente significativo en el perfil de la concentración plasmática de losartán cuando el fármaco fue administrado con una comida estándar. La biodisponibilidad sistémica de los comprimidos de losartán potásico es de aprox. 33%. Se elimina en un 35% por la orina y un 58% por las heces.