ARANDA - Precauciones

En el embarazo y la lactancia, debido a que los fármacos que actúan directamente en el sistema renina-angiotensina pueden causar daños y hasta la muerte del feto. Tampoco se ha determinado si el amlodipino besilato y losartán potásico son excretados en la leche materna; por tal motivo y debido al potencial de efectos adversos en el lactante, se debe optar por suspender la lactancia o el tratamiento con el producto. Se debe tener cautela en pacientes con estenosis mitral y/o aórtica y miocardiopatía hipertrófica. Se debe considerar la utilización de dosis más bajas en pacientes con historia de disfunción hepática, ya que se han observado aumentos significativos de las concentraciones plasmáticas de losartán y prolongación de la vida media del amlodipino besilato en pacientes cirróticos. Se debe tener precaución en pacientes con hipotensión (pacientes con disminución de volumen y uso de altas dosis de diuréticos). La seguridad en niños no ha sido comprobada, por lo que no se recomienda su administración. En pacientes geriátricos es recomendable iniciar el tratamiento con la menor dosis y si es necesario reajustar. Raramente, pacientes con coronariopatía obstructiva grave desarrollaron, de forma documentada, empeoramiento del cuadro anginoso o infarto agudo de miocardio, cuando iniciaron el uso de antagonistas de los canales de calcio o cuando tuvieron su dosis aumentada. Como consecuencia de la inhibición del sistema renina-angiotensina, fueron relatadas alteraciones en la función renal, incluyendo insuficiencia renal, en individuos susceptibles; esas alteraciones de la función renal pueden ser reversibles con la descontinuación de la terapia. Uso en el embarazo y la lactancia: el producto no debe ser usado durante el embarazo y la lactancia.