Prospecto ATROPINA VITALIS

Descripción
La atropina sulfato es un agente antimuscarínico, utilizado también como antídoto en las intoxicaciones agudas provocadas por insectidas organosfoforados y carbamatos o por medicamentos parasimpaticomiméticos. Es una solución inyectable estéril, exenta de pirógenos y se puede administrar intravenosa, intramuscular o subcutáneamente.
Farmacología
La atropina sulfato actúa como antagonista competitivo en los receptores colinérgicos muscarínicos localizados principalmente en el corazón, glándulas salivares y músculo liso del tracto gastrointestinal y genitourinario, impidiendo el acceso de acetilcolina. Su principal acción es un antagonismo competitivo que puede superarse mediante el aumento de la concentración de acetilcolina en el receptor muscarínico. Distribución: Se distribuye ampliamente. Cruza fácilmente la barrera placentaria, e ingresa a la circulación fetal, pero no se encuentra en el líquido amniótico. El ejercicio, tanto antes como inmediatamente después de la administración intramuscular de atropina, aumenta significativamente la absorción por el incremento en la perfusión en el músculo y significativamente disminuye la depuración.
Indicaciones
Antes de la anestesia: Protección de las manifestaciones vagales. El uso rutinario como agente pre-anestésico no se aconseja. Bloqueo auriculoventricular o atrioventricular. Tratamiento sintomático de las manifestaciones dolorosas agudas relacionadas con los trastornos funcionales del tubo digestivo y de las vías biliares. Tratamiento sintomático de las manifestaciones espasmódicas y dolorosas de las vías urinarias. Antídoto específico en las intoxicaciones agudas provocadas por los anticolinérgicos (insecticidas organofosforados y carbamatos) o por los medicamentos parasimpaticomiméticos o colinomiméticos.
Dosificación
Antiespasmódico (vía SC): En adultos: 0,25 a 1 mg cada 6 horas, dosis máxima: 2 mg/24 h. En niños menores a 6 años: 0,50 mg a dosis única. En niños de 2 a 6 años: 0,25 mg a dosis única. Medicación pre-anestésica (vía SC): En adultos: 1 mg. En niños (de 30 meses a 15 años): 0,1 mg a 0,5 mg. Lactantes (de 1 a 30 meses): 0,1 mg a 0,3 mg. En cardiología (vía IV lenta): En adultos: 0,5 mg a 1 mg. Intoxicación por organofosforados y carbamatos: En adultos: Debe administrarse atropina en dosis de 2 a 4 mg cada 5 a 10 minutos por vía IV hasta contrarrestar los síntomas colinérgicos por atropinización. En niños: 0,02 mg/kg.
Contraindicaciones
Está contraindicada en pacientes con glaucoma de ángulo agudo, estenosis pilórica o hipertrofia prostática, riesgo de retención urinaria relacionado con trastornos de la uretra.
Reacciones adversas
Efectos periféricos: Xerostomía, secreciones bronquiales reducidas - efecto adverso indeseable en pacientes con enfermedad de vías respiratorias, dilatación de pupilas (midriasis) con pérdida de acomodación (cicloplejía) y fotofobia, enrojecimiento y sequedad de la piel, bradicardia transitoria seguida por taquicardia con palpitaciones y arritmias, reducción en el tono y motilidad del tracto gastrointestinal conllevando a constipación. Puede ocurrir anhidrosis y producir intolerancia al calor o poner en peligro la regulación de temperatura en personas que viven en climas calientes. Las dosis tóxicas conducen a palpitaciones marcadas, ansiedad, excitación, alucinaciones, delirio y coma. La depresión y el colapso circulatorio se producen sólo con intoxicación grave. En tales casos, la presión disminuye y la muerte debida a falla respiratoria puede sobrevenir después de la parálisis y coma. Embarazo: Categoría C. No se conoce si la atropina puede causar daño fetal si se administra a una mujer embarazada. Por motivos de precaución no se recomienda su administración durante el embarazo. Lactancia: La excreción de la atropina en la leche materna puede provocar sobredosis en los lactantes, en concreto con signos de toxicidad neurológica. Además, la atropina reduce la secreción de leche. Por consiguiente, si resulta imprescindible administrarla, la lactancia deberá interrumpirse. Niños: Los lactantes y los niños pequeños son especialmente sensibles a los efectos tóxicos de los anticolinérgicos. Se recomienda estricta supervisión de lactantes y niños con parálisis espástica o lesión cerebral, ya que en estos pacientes se ha descrito una respuesta aumentada a los anticolinérgicos y a menudo son necesarios ajustes en la dosificación. En niños que toman dosis elevadas de anticolinérgicos se puede producir una reacción paradójica caracterizada por hiperexcitabilidad. Ancianos: Pueden responder a las dosis habituales de anticolinérgicos con excitación, agitación, somnolencia o confusión. Además son especialmente sensibles a los efectos secundarios anticolinérgicos (estreñimiento, xerostomía y retención urinaria), que si persisten o son graves, será aconsejable la suspensión del tratamiento. También pueden precipitar glaucoma no diagnosticado y deteriorar la memoria.
Advertencias
Es esencial el uso cuidadoso para evitar la sobredosificación, especialmente con la administración intravenosa. Los niños son más susceptibles que los adultos a los efectos tóxicos de los fármacos anticolinérgicos, pero es más notable su influencia en hombres adultos jóvenes. La atropina IV disminuye la velocidad de absorción de mexiletina sin alterar su biodisponibilidad; este retraso en la absorción se contrarresta combinando la atropina con metoclopramida.
Interacciones
Los efectos de la atropina pueden ser potenciados pro el uso concomitante de fármacos antimuscarínicos como amantadina, algunos antihistamínicos, antisicóticos como fenotiazina y antidepresivos tricíclicos. La inhibición de las IMAO pueden favorecer los efectos de la atropina. La reducción de la motilidad gástrica puede afectar la absorción de otros fármacos. También puede antagonizar los efectos gastrointestinales de cisapride, domperidona y metoclopramida.
Conservación
Conservar a temperatura inferior a 30°C. Evitar el calor excesivo.
Sobredosificación
Puede administrarse un barbitúrico de acción corta o diazepam para controlar la marcada excitación y convulsiones, sin que ocurra sedación porque la acción depresora puede coincidir con la depresión ocasionada por envenenamiento con atropina. Se inyecta por infusión IV 1 mg a 4 mg (0,5 mg a 1 mg en niños) fisostigmina, que elimina rápidamente el delirio y el coma originado. Pueden repetirse dosis, puesto que la fisostigmina se metaboliza rápidamente y el paciente puede volver a caer en coma después de 1 a 2 horas. En niños, dosis de 10 mg pueden ser fatales; aún con dosis de 0,5 mg ya se pueden observar efectos adversos. La dosis mortal en adultos se desconoce. Dosis de 200 mg han sido usadas y dosis tan altas como 1 gramo, también se han empleado.
Presentación
Caja por 10 ampollas de 1 mg/1 mL (Reg. San. INVIMA 2011M-0011956).

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *