BECLOMETASONA MK-BECLOMETASONA MK FORTE - Precauciones

El empleo en los dos últimos trimestres del embarazo, durante el período de lactancia y en pacientes menores de 12 años queda a exclusivo criterio médico. No se recomienda su administración en infecciones bronquiales agudas, si es necesario se debe hacer bajo una terapia antibiótica a pesar de la escasa o nula absorción del corticosteroide a nivel sistémico. Se recomienda una rigurosa vigilancia médica con el fin de detectar la presencia de nefritis, hipertensión arterial, diabetes u osteoporosis. No debe ser empleado como broncodilatador, no está indicado para el alivio del broncoespasmo. No se debe emplear como terapia en episodios de broncoespasmo agudo. No se debe suspender abruptamente el tratamiento. No aplicar sobre los ojos. Las personas que reciben medicamentos que suprimen el sistema inmune son más susceptibles a las infecciones que los sujetos sanos; por ejemplo la varicela y el sarampión pueden tener un curso más serio e incluso fatal, en niños no inmunizados o en adultos que reciben corticosteroides. Las infecciones localizadas como Candida albicans o Aspergillus sp pueden ocurrir con frecuencia en la boca, la faringe u ocasionalmente en la laringe. Los cultivos positivos para Candida oral pueden estar presentes en el 75% de los pacientes. Los pacientes han de ser instruidos para que llamen inmediatamente al médico cuando los episodios de asma no responden favorablemente a los broncodilatadores durante el curso del tratamiento con dipropionato de beclometasona. Durante estos episodios los pacientes pueden requerir terapia con corticosteroides sistémicos.