Prospecto BETA METILDIGOXINA VITALIS

Descripción
La betametildigoxina es un glucósido cardíaco con actividad inotrópica positiva. Su presentación es una solución inyectable estéril, traslúcida de incolora a ligeramente amarilla. Se administra directamente por vía intravenosa. El comienzo de la acción farmacológica es más rápido que el que se alcanza con la digoxina.
Composición
Beta Metildigoxina.
Farmacología
Es un inhibidor potente y muy selectivo del transporte activo de sodio y potasio por las membranas celulares, al unirse a un sitio específico del lado extracitoplásmico de la subunidad a de la ATP asa de sodio y potasio. La betametildigoxina se liga preferentemente a la enzima después de la fosforilación en un b-aspartato en el lado citoplasmático de la subunidad a y estabiliza la conformación. La unión a la ATP asa y la inhibición de la bomba celular de iones son reversibles e impulsados por mecanismos inotrópicos. Efecto inotrópico positivo: Actúa inhibiendo la bomba Na+/K+ ATP asa, por lo cual se incrementa el Na+ intracelular durante cada ciclo de despolarización, contracción y repolarización. Este va a intercambiarse con el Ca2+ extracelular por la reacción de intercambio Na+/Ca2+ (acción reversa), aumentando la entrada de Ca2+ al miocito durante la despolariazación a través de la membrana, desencadenando la liberación de más Ca2+ hacia el citosol, desde el compartimiento intracelular. Cuanto mayor sea la cantidad de calcio activador, mayor será la fuerza de contracción cardíaca. Efectos electrofisiológicos: Disminuye la automaticidad e incrementa el potencial de membrana en reposo diastólico máximo, predominantemente en los tejidos auricular y del nodo auriculoventricular (AV), debido al incremento del tono vagal y disminución de la actividad del sistema nervioso simpático. También hay prolongación del período refractario efectivo y decremento de la velocidad de conducción en el tejido del nodo auriculoventricular.
Farmacocinética
Metabolismo: Se genera digoxina por la desmetilación de la Betametildigoxina. Eliminación: La vida media de eliminación es de 36 a 48 horas, en pacientes con función renal normal o casi normal. Se excreta por vía renal el 60% de la dosis de manera inalterada durante siete días. Inicio y duración de la acción: Es más rápido que la digoxina. Cuando se administran inicialmente dosis de 100 mg a 600 mg por vía intravenosa, el efecto aparece 5 a 20 minutos después y el máximo efecto en el miocardio ocurre a los 15 a 30 minutos.
Indicaciones
Glucósido cardíaco con actividad inotrópica positiva, puede ser empleado en el tratamiento de arritmias cardíacas e insuficiencia cardíaca congestiva. Arritmia cardíaca: Causa disminución en la velocidad de conducción a través del nodo atrioventricular y un incremento en el período refractario efectivo, reduciendo así la tasa ventricular. Además existe disminución en el período refractario del músculo cardíaco y depresión parcial del nodo sinusal en respuesta en la actividad vagal. Insuficiencia cardíaca congestiva: Al inhibir la bomba Na+/K+ ATP asa se logra un incremento gradual de la concentración de sodio intracelular y disminución de la concentración de potasio. El incremento de Na+ intracelular conlleva, al aumento de la concentración de Ca2+ intracelular con mejora de la actividad mecánica contráctil e incremento del efecto inotrópico. El aumento de la fuerza de contracción resulta en el incremento del gasto cardíaco, disminución del volumen final sistémico, disminución del tamaño cardíaco y disminución en la presión y en el volumen final diastólico. El incremento del flujo sanguíneo a través de los riñones ocasiona diuresis con reducción en edema y volumen sanguíneo. La disminución en la presión pulmonar venosa alivia la disnea y la ortopnea.
Dosificación
En insuficiencia cardíaca congestiva, la dosis inicial está entre 100 a 600 microgramos dependiendo si se requiere una digitalización rápida o lenta. La digitalización se realiza generalmente durante 2 a 4 días. Las dosis mayores se administran fraccionadas durante el día. La digitalización rápida se logra al administrar una dosis de carga basada en las reservas corporales máximas de la betametildigoxina (las reservas corporales son de 8 a 12 mg/Kg del peso corporal en pacientes con insuficiencia cardíaca y ritmo sinusal normal y de 6 a 10 mg/Kg en pacientes con insuficiencia renal). Aproximadamente la mitad de la dosis de carga debe administrarse intravenosamente como primera dosis y la dosis restante se administra cada 6 a 8 horas. (Por ejemplo, inicialmente de 400 a 600 mg, seguidas de 100 a 300 mg administradas cada 6 a 8 horas) hasta que se alcance la respuesta clínica. Si el paciente requiere un cambio en la dosis de carga, el cálculo de la dosis de mantenimiento se basará en la cantidad realmente dada. Para lograr la dosis de carga de 8 a 12 mg/Kg basada en las reservas máximas corporales en un paciente de 70 Kg, la cantidad usual a administrar es 600 a 1000 mg. La digitalización lenta se consigue a partir de una dosis de mantenimiento adecuado (esto permite que la reserva máxima corporal se acumule poco a poco) y se logrará en aproximadamente cinco vidas medias. Dependiendo de la función renal del paciente, la digitalización por este método demorará de una y a tres semanas. Las dosis de mantenimiento estimadas para alcanzar la reserva máxima corporal de 10 mg/Kg oscilan entre 75 mg a 350 mg/Kg administradas una vez al día. La dosis se puede ajustar de acuerdo a la edad, el peso corporal y la función renal del paciente. En los pacientes digitalizados con dosis de carga, la dosis de mantenimiento puede ser calculada como porcentaje de la dosis de carga y la dosis puede incrementarse cada dos semanas según la respuesta.
Contraindicaciones
Taquicardia ventricular, bloqueo cardíaco de segundo a tercer grado (se exceptúa a los pacientes que utilicen marcapasos), estenosis idiopática hipertrófica sub-aórtica y fibrilación atrial concurrente.
Reacciones adversas
Las reacciones adversas dependen de la dosis, por lo general en dosis superiores a las terapéuticas y algunos pacientes son sensibles a ciertos efectos adversos de los glucósidos cardíacos. Los cambios fisiológicos asociados con la edad, enfermedad y uso concurrente de otros medicamentos, pueden también afectar la aparición de los efectos adversos. Las que indican necesidad de atención médica: Efectos cardiovasculares: taquicardia atrial con disociación de bloqueo atrioventricular, bloqueo cardíaco en primer, segundo o tercer grado, prolongación del intervalo PR, depresión del segmento ST, fibrilación ventricular, contracciones ventriculares prematuras y taquicardia ventricular (los efectos cardiovasculares se manifiestan con latidos lentos e irregulares, palpitaciones o desmayos). Efectos en el Sistema Nervioso Central: Ansiedad, apatía, visión borrosa, confusión, mareo, alucinaciones, dolor de cabeza, depresión mental y debilidad. Efectos en el Tracto Gastrointestinal: Dolor abdominal, anorexia, diarrea, náuseas y vómito. Uso prolongado: Ginecomastia. En infantes o niños: Efectos cardiovasculares, especialmente taquicardia atrial, (con o sin bloqueo) bradicardia sinusal, arritmias ventriculares o cualquier otra arritmia cardíaca.
Advertencias
Es necesario observar efectos pro-arrítmicos, monitorear y ajustar la dosis para prevenir prolongación del segmento QTc. Emplear con precaución en pacientes con hipoxia, mixedema, hipotiroidismo y miocarditis aguda. Los pacientes con bloqueo atrioventricular de primer grado pueden presentar el de segundo. Utilizar con precaución en pacientes con infarto agudo del miocardio, enfermedad pulmonar severa, insuficiencia cardíaca avanzada, estenosis idiopática hipertrófica sub-aórtica, amiloidosis cardíaca y cardiomiopatías constrictivas. Se debe ajustar la dosis cuando exista falla renal y se administre verapamilo, quinidina o amiodarona junto con betametildigoxina. Los adultos mayores y neonatos pueden desarrollar concentraciones tisulares y plasmáticas elevadas ocasionadas por alteración en el aclaramiento y diferencias en la farmacodinamia relacionadas con la edad. El ejercicio reducirá las concentraciones séricas por la mayor captación del músculo esquelético. Debería evitarse el uso de agentes antiarrítmicos en pacientes con arritmias ventriculares de alto riesgo.
Interacciones
Aumento del efecto/toxicidad: Los agentes beta bloqueadores como propanol, el verapamilo y el diltiazem, han presentado efectos aditivos en la frecuencia cardíaca. El carvedilol tiene efectos aditivos en la frecuencia cardíaca e inhibe el metabolismo de la betametildigoxina. Los niveles de betametildigoxina se incrementan con la administración de amiodarona (por lo que se debe reducir la dosis en el 50%), bepridil, ciclosporina, diltiazem, indometacina, itraconazol, eritromicina, claritromicina, metimazol, propafenona, propiltiouracil, quinidina (por lo que se debe reducir la dosis inicial entre el 33% al 50%) y tetraciclinas. La moricizina posiblemente aumente la toxicidad de la betametildigoxina, la espironolactona, aumenta los niveles sanguíneos; la succinilcolina se ha asociado con el desarrollo de arritmias. Disminución del efecto: La amilorida y la espironolactona pueden reducir la respuesta inotrópica de la betametildigoxina. La colestiramina, colestipol, caolín-pectina y metoclopramida probablemente reduzcan la absorción de la betametildigoxina. La levotiroxina también disminuirá los niveles sanguíneos de la betametildigoxina.
Sobredosificación
Los efectos clínicos de sobredosificación por digitálicos no pueden diferenciarse significativamente de los de toxicidad a dosis terapéuticas o altas, excepto en los casos de sobredosis masiva. Efectos clínicos en la sobredosis masiva: Bradiarritmias, bloqueo cardíaco, fibrilación y taquicardia ventriculares. En la bradicardia sintomática sinusal o bloqueo atrioventricular se administra atropina de 0,5 mg a 2 mg, a veces se necesita de modo temporal la estimulación ventricular con marcapaso o empleo de fragmentos Fab purificados obtenidos de antisueros contra digoxina o de ovinos. Hay que considerar la administración de potasio en sujetos con manifestaciones de mayor automatismo a nivel de la unión atrioventricular o ventricular, incluso si el nivel de potasio en suero está en límites normales, salvo que también coexista un bloqueo atrioventricular de alto grado. Cabe utilizar lidocaína o fenilhidantoína, que tienen efectos mínimos en la conducción auriculoventricular, para tratar arritmias ventriculares que han empeorado y que amenazan de por sí el frágil equilibrio hemodinámico. La cardioversión eléctrica conlleva mayor peligro de inducir disritmias graves en personas con toxicidad franca por digitálicos, y se usará con particular cautela.
Presentación
Solución Inyectable 0,2 mg/ 2 mL (Reg. San. INVIMA 2013-0014133).

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *