CEFALEXINA MK - Sobredosificación

Los síntomas de la sobredosis oral pueden incluir náuseas, vómito, molestias epigástricas, diarrea y hematuria. Si se presentan otros síntomas, probablemente son secundarios a otra enfermedad subyacente, una reacción alérgica o toxicidad debido a la ingesta de un segundo medicamento. En el manejo de la sobredosis, considere la posibilidad de sobredosis de múltiples medicamentos, las interacciones entre los medicamentos y la cinética inusual de medicamentos en su paciente. A menos de que se haya ingerido una cantidad 5 a 10 veces mayor a la dosis normal de cefalexina, no debe ser necesario realizar lavado gástrico. Proteja la vía aérea del paciente y suministre soporte de ventilación y perfusión. Monitorice de forma meticulosa y mantenga dentro de límites aceptables, los signos vitales del paciente, los gases arteriales, los electrolitos séricos, etc. La absorción de medicamentos del tracto gastrointestinal puede disminuirse administrando carbón activado, el cual, en muchos casos, es más efectivo que la emesis o el lavado; considere la posibilidad de utilizar carbón en vez de o además del vaciamiento gástrico. Las dosis repetidas de carbón en el tiempo pueden acelerar la eliminación de algunos medicamentos que hayan sido absorbidos. Al realizar vaciamiento gástrico o utilizar carbón activado se debe protejer la vía aérea del paciente. La diuresis forzada, la diálisis peritoneal, la hemodiálisis o la hemoperfusión con carbón no han sido establecidas como benéficas para la sobredosis de cefalexina; sin embargo, es extremadamente improbable que uno de estos procedimientos esté indicado.