CELESTONE INYECTABLE - Embarazo y lactancia

Como no se han realizado estudios controlados de reproducción en humanos usando corticosteroides, el uso de estos fármacos durante el embarazo o en mujeres en edad fértil, requiere que los beneficios potenciales del fármaco se consideren en función de los riesgos potenciales para la madre y el feto. Los resultados publicados sobre el uso de corticosteroides profilácticos, más allá de la semana 32 de gestación, todavía generan controversia. Por lo tanto, se debe comparar los beneficios con los riesgos potenciales para la madre y el feto cuando se usen corticosteroides más allá de la semana 32 de gestación. Los corticosteroides no están indicados en el tratamiento del síndrome de dificultad respiratoria después del nacimiento. En el tratamiento profiláctico del síndrome de dificultad respiratoria en neonatos prematuros, los corticosteroides no deben administrarse a mujeres embarazadas que presenten preeclampsia, eclampsia o evidencia de daño placentario. Los lactantes de madres que han recibido dosis sustanciales de corticosteroides durante el embarazo deben observarse cuidadosamente en busca de signos de hipoadrenalismo. Se han observado, con el uso prenatal de Betametasona inyectable, depresión pasajera de la hormona de crecimiento fetal y presuntamente de las hormonas pituitarias que regulan la producción de corticosteroide por parte de las zonas definitiva y fetal de las glándulas suprarrenales. Sin embargo, la depresión de la hidrocortisona fetal no interfirió con las respuestas hipófisis-adrenal al estrés después del nacimiento. Los corticosteroides cruzan la barrera placentaria y se excretan a través de la leche materna. Debido a que ocurre paso transplacentario de corticosteroides, los neonatos y lactantes pequeños de madres que han recibido dosis de corticosteroides durante la mayoría o alguna parte de sus embarazo, deben examinarse cuidadosamente en busca, aunque muy rara, de cataratas congénitas. Las mujeres bajo terapia con corticosteroides durante el embarazo deben vigilarse durante y después del trabajo de parto por cualquier indicación de insuficiencia adrenal asociado al estrés del parto. Debido al potencial de CELESTONE Inyectable de causar efectos adversos indeseables en lactantes, se debe tomar una decisión en cuanto a suspender la lactancia o la administración del fármaco, teniendo en cuenta la importancia del fármaco para la madre.