CELESTONE INYECTABLE - Indicaciones

CELESTONE Inyectable está indicado en el tratamiento de múltiples enfermedades endocrinas, osteomusculares, del colágeno, dermatológicas, alérgicas, oftalmológicas, gas trointestinales, respiratorias, hematológicas, neo plásicas y de otros tipos, con respuesta conocida al tratamiento corticosteroide. El tratamiento con corticosteroides es un coadyuvante a la terapia convencional. Esta preparación está indicada cuando se requiere un efecto corticosteroide rápido e intenso. Trastornos endocrinos: Insuficiencia corticoadrenal primaria o secundaria (conjuntamente con mine ralocorticosteroides, si se requiere); insuficiencia suprarrenal aguda; en el preoperatorio o en caso de traumatismo o enfermedad severa en pacientes con insuficiencia suprarrenal o cuando las reservas corticosuprarrenales no son claras; shock que no responde al tratamiento convencional y si existe o se sospecha insuficiencia corticosuprarrenal; adrenalectomía bilateral; hiperplasia suprarrenal congénita; tiroiditis aguda, tiroiditis no supurativa y crisis tiroideas, e hipercalcemia asociada con cáncer. Shock: El principio de la corticoterapia coadyuvante en shock se basa principalmente en los efectos farmacológicos más que en un reemplazo fisiológico. Shock endotóxico: Los corticosteroides no reemplazan al tratamiento antibacteriano, pero el uso concomitante de dosis elevadas de corticosteroides puede mejorar los índices de sobrevida. Edema cerebral: Los beneficios clínicos de la corticoterapia coadyuvante en edema cerebral probablemente se deriven de la supresión de la inflamación cerebral. Los corticosteroides no deben considerarse como un reemplazo de la neurocirugía. Son de valor para reducir o impedir el desarrollo del edema cerebral asociado con trauma quirúrgico u otro tipo de traumatismo cerebral, accidentes cerebrovasculares y enfermedades malignas cerebrales primarias o metastásicas. Episodios de rechazo de aloinjertos renales: CELESTONE Inyectable ha demostrado eficacia en el tratamiento del rechazo primario agudo y del rechazo tardío clásico, conjuntamente con terapia convencional en la prevención de rechazo de trasplante renal. Prevención del síndrome de dificultad respiratoria en neonatos prematuros: CELESTONE Inyectable está indicado como tratamiento profiláctico del síndrome de dificultad respiratoria en neonatos prematuros cuando se administra a las madres (antes de la semana 32 de gestación). Trastornos osteomusculares: Como terapia coadyuvante administrada por un corto periodo de tiempo (en episodios agudos o exacerbaciones) en casos de artritis reumatoidea; osteoartritis (después de trauma o sinovitis); artritis psoriásica; espondilitis anquilosante; artritis gotosa aguda; bursitis aguda y subaguda; fiebre reumática aguda; fibrositis; epicondilitis; tenosinovitis no específica aguda; miositis. CELESTONE Inyectable también está indicado en el tratamiento de tumores quísticos de aponeurosis o tendón (gangliones). Enfermedades del colágeno: Durante una exacerbación o como terapia de mantenimiento en ciertos casos de lupus eritematoso sistémico, carditis reumática aguda, esclerodermia y dermatomiositis. Enfermedades dermatológicas: Pénfigo; dermatitis ampollosa herpetiforme; eritema multiforme severo (síndrome de Stevens-Johnson); dermatitis exfoliativa; micosis fungoide; psoriasis severa; eccema alérgica (dermatitis crónica); dermatitis seborreica severa. La administración intralesional está indicada en el tratamiento de queloides; lesiones hipertróficas localizadas, infiltradas, inflamatorias del liquen plano; placas de psoriasis; granuloma anular y liquen simple crónico (neurodermatitis); lupus eritematoso discoide; necrobiosis lipoide de los diabéticos; alopecia areata. Estados alérgicos: Control de afecciones alérgicas severas e incapacitantes, refractarias a terapias convencionales, como rinitis alérgica estacional o perenne, pólipos nasales, asma bronquial (incluso estado asmático), dermatitis por contacto, dermatitis atópica (neurodermatitis), hipersensibilidad a fármacos, reacciones del suero; edema laríngeo agudo, no infeccioso. Enfermedades oftalmológicas: Procesos alérgicos e inflamatorios severos, agudos y crónicos que afectan los ojos y sus anexos, como conjuntivitis alérgica, queratitis, úlceras marginales alérgicas de la córnea, herpes zóster oftálmico, iritis e iridociclitis, coriorretinitis, inflamación del segmento anterior, uveítis posterior difusa y coroiditis, neuritis óptica; oftalmia simpática. Enfermedades respiratorias: Sarcoidosis sintomática; síndrome de Loeffler que no puede tratarse por otros medios; beriliosis; tuberculosis pulmonar fulminante o diseminada acompañado de quimioterapia antituberculosa apropiada; neumonitis por aspiración. Trastornos hematológicos: Trombocitopenia idiopática y secundaria en adultos; anemia hemolítica adquirida (autoinmune); eritroblastopenia (anemia eritrocítica) y anemia hipoplásica (eritroide) congénita; reacciones post transfusionales. Enfermedades gastrointestinales: Como terapia de apoyo durante periodos críticos de colitis ulcerativa; enteritis regional. Enfermedades neoplásicas: Para el tratamiento paliativo de leucemias y linfomas en adultos; leucemia aguda en niños. Estados edematosos: Para inducir diuresis o remisión de proteinuria en el síndrome nefrótico, sin uremia, de tipo idiopático o secundario a lupus eritematoso. Trastornos diversos: Meningitis tuberculosa con bloqueo subaracnoide o bloqueo inminente cuando se acompaña de quimioterapia antituberculosa apropiada; triquinosis con afección neurológica o miocárdica.