Prospecto CLARIGRIP

Descripción
Cada Tableta de CLARIGRIP® contiene: 2 mg de Maleato de Clorfeniramina, 5 mg de Clorhidrato de Fenilefrina y 500 mg de Acetaminofén.
Propiedades
Acciones: CLARIGRIP® combina la acción antihistamínica de la Clorfeniramina con la propiedad vasoconstrictora de la Fenilefrina y el efecto analgésico/antipirético del Acetaminofén. La Clorfenamina es un antihistamínico sedante con actividad antagonista de los receptores H1. Tiene también actividad antimuscarínica. Es utilizada para el alivio sintomático de las manifestaciones alérgicas en el resfriado común. El Clorhidrato de Fenilefrina es un simpaticomimético con su efecto principal sobre los receptores adrenérgicos con actividad alfa-adrenérgica, principalmente. Sin efecto importante en la estimulación del sistema nervioso central, en dosis habituales. Los efectos farmacológicos de la Fenilefrina causan gran vasoconstricción. Se utiliza para el alivio de los síntomas de congestión nasal en medicamentos indicados para el tratamiento del resfriado común. El Acetaminofén produce analgesia mediante la elevación del umbral de dolor y antipiresis actuando sobre el centro hipotalámico de regulación de la temperatura.
Indicaciones
CLARIGRIP® está indicado para el alivio de los síntomas asociados al resfriado común, incluyendo congestión nasal, estornudos, rinorrea, prurito y lagrimeo, cuando se acompaña de malestar general, dolor o fiebre.
Dosificación
Adultos y niños mayores de 12 años de edad: 1 a 2 tabletas de CLARIGRIP® cada 6 horas. No exceder la dosis recomendada, no sobrepasar ocho tabletas (4,000 mg de Acetaminofén) en 24 horas; puede ocurrir daño hepático.
Contraindicaciones
CLARIGRIP® está contraindicado en pacientes que han demostrado hipersensibilidad o idiosincrasia a sus componentes. CLARIGRIP® está contraindicado en pacientes bajo tratamiento con inhibidores de la MAO o dentro de los catorce días de haber suspendido su administración y en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho, retención urinaria, hipertensión no controlada, enfermedad grave de arterias coronarias, diabetes mellitus descompensada e hipertiroidismo.
Embarazo y lactancia
No se ha establecido la seguridad del uso de este medicamento durante el embarazo por lo que no se recomienda utilizar CLARIGRIP® en mujeres embarazadas o que estén lactando.
Reacciones adversas
Se debe estar alerta ante la posibilidad de cualquier evento adverso asociado con fármacos antihistamínicos y simpaticomiméticos. Puede ocurrir mareo con el Maleato de Clorfeniramina. Otros eventos secundarios posibles de los antihistamínicos incluyen reacciones cardiovasculares, hematológicas, neurológicas, gastrointestinales, genitourinarias y respiratorias. Se han reportado reacciones adversas generales como urticaria, rash cutáneo, choque anafiláctico, fotosensibilidad, sudoración excesiva, escalofríos, sequedad de boca, nariz y garganta. Se ha reportado tinnitus con el uso de antihistamínicos. Los efectos adversos simpaticomiméticos incluyen depresión del SNC, nerviosismo, ansiedad, miedo, tensión, insomnio, temblores, convulsiones debilidad, vértigo, mareo, cefalea, rubores, palidez, disnea, sudoración, náusea, vómito, anorexia, calambres musculares, poliuria, disuria, espasmo vesical, retención urinaria. Los efectos cardiovasculares asociados con los simpaticomiméticos incluyen hipertensión, palpitaciones, taquicardia, arritmias, angina de pecho, malestar precordial y colapso cardiovascular. Los efectos adversos asociados al Acetaminofén incluyen algunos pocos casos de hipersensibilidad, que se manifiestan por erupciones cutáneas, púrpura trombocitopénica y raramente anemia hemolítica y aún agranulocitosis. Ocasionalmente, algunos individuos responden a dosis ordinarias con náusea, vómito o diarrea.
Precauciones
La Clorfeniramina puede causar excitabilidad especialmente en niños. Puede causar mareo y déficit en la atención en niños. Los sedantes y tranquilizantes pueden incrementar el síntoma del mareo. Debe procederse con cautela cuando maneje vehículos de motor u opere maquinaria. Los agentes simpaticomiméticos deben usarse con cautela en pacientes con glaucoma, úlcera péptica estenosante, obstrucción piloroduodenal, hipertrofia prostática, obstrucción del cuello de la vejiga, enfermedad cardiovascular, aumento de la presión intraocular o diabetes mellitus. Los agentes simpaticomiméticos deben usarse con cautela en pacientes tratados con digital. Los agentes simpaticomiméticos pueden estimular el SNC y causar convulsiones o colapso cardiovascular asociado con hipotensión. La fenilefrina puede causar excitación, especialmente en niños. En pacientes de 60 años o mayores, es más probable que los simpaticomiméticos causen reacciones adversas como confusión, alucinaciones, convulsiones, depresión del SNC y muerte. Por lo tanto, debe procederse con cautela cuando se administre a pacientes ancianos. El uso frecuente de cualquier estimulante del SNC produce tolerancia. Las dosis altas pueden llegar a producir toxicidad. El suspenderlos puede ocasionar depresión. Los pacientes que consumen alcohol deben ser alertados de que pueden estar en riesgo de presentar daño hepático o sangrado gástrico por el uso del Acetaminofén solo o en combinación con otros analgésicos o antipiréticos. No use este producto con otros que contengan Acetaminofén. Los eventos adversos del Acetaminofén son raros y por lo general leves, aunque reacciones hematológicas, incluyendo trombocitopenia, leucopenia, pancitopenia, neutropenia y agranulocitosis, se han reportado. Las erupciones cutáneas (rash) y otras reacciones de hipersensibilidad ocurren ocasionalmente. La sobredosis con Acetaminofén puede resultar en daño hepático severo y en algunas ocasiones en necrosis tubular renal. El Acetaminofén debe administrarse con cautela a pacientes con disfunción renal y/o hepática, de igual manera en pacientes con dependencia alcohólica. Uso Pediátrico: No se ha establecido la eficacia ni la seguridad de CLARIGRIP® en niños menores de 12 años.
Interacciones
Cuando se administra Clorfenamina concomitantemente con alcohol, se pueden potenciar los efectos. No tome este producto si toma sedantes o tranquilizantes. Los inhibidores de la monoamino oxidasa (MAO) prolongan e intensifican los efectos de los antihistamínicos; puede ocurrir hipotensión severa. El uso concomitante de otros antihistamínicos, alcohol, antidepresivos tricíclicos, barbitúricos u otros depresores del SNC pueden potenciar el efecto sedante de la Clorfeniramina. La acción de los anticoagulantes orales puede ser inhibida por los antihistamínicos. Cuando se administran agentes simpaticomiméticos a pacientes que reciben inhibidores de la monoamino oxidasa (MAO) pueden ocurrir reacciones hipertensivas, incluso crisis hipertensivas. Los efectos antihipertensivos de metildopa, mecamilamina, reserpina y alcaloides derivados del veratro, pueden ser reducidos por los compuestos simpaticomiméticos. Los agentes bloqueadores beta adrenérgicos también pueden interactuar con los simpaticomiméticos. Cuando se usa Fenilefrina concomitantemente con digital se puede aumentar la actividad del marcapasos ectópico. Los antiácidos incrementan la tasa de absorción de la Fenilefrina; el kaolín la disminuye. El Acetaminofén puede incrementar la actividad de los anticoagulantes. El desarrollo de hepatotoxicidad inducida por Acetaminofén puede incrementarse en pacientes que toman isoniacida, anticonvulsivos o alcohol. El riesgo de toxicidad con Acetaminofén se puede incrementar en pacientes que reciben otros medicamentos potencialmente hepatotóxicos o medicamentos que interactúan con enzimas microsomales hepáticas. La absorción del Acetaminofén puede incrementarse por medicamentos como la metoclopramida. Su excreción puede verse afectada así como sus concentraciones plasmáticas alteradas cuando se administra con Probenecid. La colestiramina reduce la absorción del Acetaminofén. Pruebas de laboratorio: Se debe suspender la administración de agentes antihistamínicos aproximadamente 48 horas antes de realizar procedimientos de pruebas cutáneas, ya que estos fármacos pueden impedir o disminuir las reacciones que de otro modo serían positivas, los indicadores de reactividad dérmica.
Conservación
Almacenar a temperatura inferior a 30°C. Manténgase fuera del alcance de los niños.
Sobredosificación
En caso de sobredosis, se debe iniciar de inmediato manejo sintomático general y de soporte, manteniéndose durante el tiempo que sea necesario. Manifestaciones: Pueden variar desde una depresión del SNC (sedación, apnea, disminución del estado de alerta, cianosis, coma, colapso cardiovascular) a estimulación (insomnio, alucinaciones, temblores, convulsiones) y muerte. También pueden ocurrir: euforia, excitación, taquicardia, palpitaciones, sed, sudoración, náusea, mareo, tinnitus, ataxia, visión borrosa e hipertensión o hipotensión. La estimulación del SNC es especialmente probable en niños, así como los signos y síntomas similares a los causados por la atropina (boca seca, pupilas fijas y dilatadas, rubor, hipertermia y síntomas gastrointestinales). A dosis elevadas, los medicamentos simpaticomiméticos pueden producir mareos, cefalea, náusea, vómito, sudoración, sed, taquicardia, dolor precordial, palpitaciones, dificultades en la micción, debilidad y tensión musculares, ansiedad, inquietud e insomnio. Muchos pacientes pueden presentar una psicosis tóxica con ilusiones y alucinaciones. Algunos pueden desarrollar arritmias cardiacas, colapso circulatorio, convulsiones, coma e insuficiencia respiratoria. A dosis elevadas el Acetaminofén puede producir palidez, náusea, dolor abdominal, vómito, sangrado gastrointestinal, hiperglicemia transitoria, hipoglicemia, daño hepático, edema cerebral y necrosis papilar. Una complicación seria, debida a una sobredosis de Acetaminofén, es la necrosis hepática aguda. Este daño hepático se presenta con mayor frecuencia en pacientes que ingieren más de 15 gr. de Acetaminofén. Tratamiento: Se debe individualizar el tratamiento considerando utilizar cualquier medida estándar para eliminar el medicamento que aún no se ha absorbido, incluyendo carbón activado, lavado gástrico y catárticos salinos. El tratamiento de los signos y síntomas de una sobredosis es sintomático y de soporte. No deben emplearse estimulantes (agentes analépticos). Se pueden utilizar vasopresores para el tratamiento de la hipotensión. Para controlar las convulsiones se pueden utilizar barbitúricos de corta duración, diazepam o paraldehído. La hiperpirexia, especialmente en niños, puede requerir de tratamiento con baños de esponja tibios o una manta hipotérmica. La apnea debe tratarse con apoyo ventilatorio. En caso de sobredosis de Acetaminofén, se debe de realizar un lavado gástrico después de haber administrado metionina oral o N-acetilcisteína intravenosa.
Presentación
Caja X 12 y X 24 tabletas y Dispensador X 48 y X 50 tabletas. Reg. San. INVIMA. 2011M-014871-R1. Venta Libre.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *