Prospecto CLINOMAT

Composición
Cada comprimido recubierto contiene: Drospirenona 2 mg; estradiol 1 mg. Excipientes: Lactosa monohidrato; croscarmelosa sódica, óxido de hierro de rojo; polividona; talco; estearato de magnesio; almidón de maíz; hipermelosa 2910; macrogol 6000; dióxido de titanio.
Farmacología
Farmacodinamia: La drospirenona es una progestina derivada de la espironolactona con efecto antimineralocorticoide. La afinidad por el receptor mineralocorticoide es 5 veces mayor que la que tiene aldosterona. Tiene efecto antiandrogénico y su potencia en este aspecto es un 30% de la ciproterona, la progestina con mayor efecto antiandrogénico, pero es mayor que la clormadinona. Sus propiedades antimineralocorticoides no se encuentran en la mayoría de las progestinas y ha sido asociada a control y mantenimiento del peso corporal. En ratas, a altas dosis (1 a 3 mg/día) la drospirenona se ha asociado a pérdida de sodio y agua causada por la supresión del eje RAA. Su potencia es 8 veces mayor que la espironolactona. La transformación endometrial, inhibición de la ovulación y actividad antimineralocorticoide se han evidenciado en humanos en el rango de dosis de 0.5 a 4 mg/día. Los estudios en mujeres han demostrado que los regímenes combinados (1 mg de estradiol) en mujeres postmenopáusicas, disminuyen significativamente el número de episodios de flushing después de 2 a 3 semanas de iniciado el tratamiento. Durante el tratamiento con esta combinación, más del 80% de las mujeres permanecen en amenorrea, un hallazgo relacionado con atrofia endometrial. Después de 2 años de tratamiento no se ha evidenciado ni hipertrofia ni cáncer endometrial. El estradiol provee la sustitución hormonal durante y después del climaterio y la adición de drospirenona impide el desarrollo de hiperplasia endometrial. Durante los periodos de deficiencia de estrógenos, la velocidad de resorción ósea de los osteoclastos excede notablemente la velocidad de formación ósea de los osteoblastos. La sustitución de estrógenos previene esta pérdida ósea acelerada mediante la inhibición de la resorción ósea hasta un nivel donde el equilibrio entre resorción y formación ósea es restablecido. Sin embargo, los estrógenos no reemplazan la pérdida ósea previa ni aumentan significativamente la masa ósea total. En mujeres sanas, los estrógenos mantienen la función genitourinaria y la estabilidad vasomotora. Por acción directa, ellos provocan el crecimiento y el desarrollo de los órganos reproductores y ayudan a mantener el tono y elasticidad del tracto urogenital. Aunque los estrógenos circulantes existen en un equilibrio dinámico de interconversiones metabólicas, el estradiol es el principal estrógeno humano intracelular y es sustancialmente más potente que sus metabolitos, estrona y estriol, a nivel del receptor. La fuente primaria de estrógenos en la mujer adulta con ciclos normales es el folículo ovárico, el cual secreta 70 a 500 mcg de estradiol diariamente, dependiendo de la fase del ciclo menstrual. Después de la menopausia, la mayoría de los estrógenos endógenos son producidos por la corteza adrenal a estrona, lo cual ocurre en los tejidos periféricos. Así, la estrona y la forma sulfato conjugada, estrona sulfato, son los estrógenos más abundantes en las mujeres postmenopáusicas. El tratamiento estrogénico ha estado asociado con un aumento del riesgo de hiperplasia endometrial, posible afección precursora del adenocarcinoma endometrial. La adición de un progestágeno a un régimen de sustitución estrogénica reduce la frecuencia de hiperplasia endometrial y el riesgo concomitante de carcinoma en las mujeres con el útero intacto. Los progestágenos contrarrestan los efectos estrogénicos mediante la disminución del número de receptores nucleares de estradiol y supresión de DNA epitelial en el tejido endometrial. Farmacocinética. Metabolismo: La drospirenona es extensamente metabolizada después de la administración oral. Los metabolitos principales en el plasma son la forma ácida de la drospirenona, generada por la apertura del anillo lactona, y la 4,5 - dihidro-drospirenona-3 - sulfato, los cuales son formados sin la participación del sistema P450. La drospirenona es metabolizada en un menor grado por el citocromo P450, basado en datos in vitro. Eliminación: El clearance total de la drospirenona a partir del suero es de 1,2 a 1,5 mL/min/kg. La drospirenona es excretada sólo en cantidades trazas en la forma inalterada. Los metabolitos de la drospirenona son excretados en las heces y orina con una razón de excreción de aproximadamente 1,2 a 1,4.
Indicaciones
Terapia de reemplazo hormonal (TRH) para el tratamiento de síndrome climatérico en mujeres post-menopáusicas con útero intacto. Prevención de osteoporosis post-menopáusica.
Dosificación
1 comprimido por día.
Contraindicaciones
Su uso se encuentra contraindicado en los siguientes casos: Carcinoma de mamas; diagnóstico confirmado o sospecha de neoplasia estrógeno-dependiente; hiperplasia endometrial no tratada o carcinoma de endometrio; antecedentes de desórdenes tromboembólicos, enfermedad tromboembólica reciente o activa (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular); porfiria; insuficiencia renal severa o aguda, hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes; diagnóstico o sospecha de embarazo; lactancia; sangrado uterino anormal o de origen desconocido con o sin diagnóstico; presencia o antecedentes de tumor hepático (benigno o maligno); presencia o antecedentes de disfunción hepática severa, en caso que la función hepática no haya retornado a la normalidad; antecedentes de hipersensibilidad a la drospirenona, estradiol u otras hormonas; hipertrigliceridemia severa.
Reacciones adversas
Las reacciones adversas que requieren atención médica son las siguientes: Incidencia más frecuente: Dolor, sensibilidad y aumento del tamaño de las mamas; infección del tracto respiratorio superior (tos, fiebre, estornudos o dolor de garganta); sangrado vaginal irregular, astenia, dolor o distensión abdominal, dolor de extremidades, náuseas, cefaleas, cambios del estado de ánimo, sofocos, nerviosismo, neoplasias benignas de mamas, leucorrea. Incidencia menos frecuente o rara: Tumores mamarios (masa mamaria; secreción del pezón); hipertensión (mareos o desvanecimientos; dolor de cabeza); edema periférico (hinchazón de los pies y parte inferior de las piernas; rápida ganancia de peso); hiperplasia endometrial (cambios de la secreción vaginal; dolor o sensación de presión en la pelvis; sangrado vaginal persistente o recurrente); obstrucción de la vesícula biliar, disfunción hepática o pancreatitis (coloración amarilla de los ojos o piel); formación de trombos (dolor de cabeza severo o repentino; pérdida de la coordinación repentina; dolor en el pecho, ingle; sensación de falta de aire repentina e inexplicable; problemas para hablar repentinos; cambios en la visión repentinos; debilidad o adormecimiento de los brazos o piernas). También se pueden producir los siguientes efectos adversos que normalmente no requieren atención médica, a menos que sean demasiado molestos o no desaparezcan durante el curso del tratamiento: Incidencia más frecuente: Dolor de espalda; mareos; fatiga; flatulencia; síntomas de tipo gripal; dolor de cabeza; insomnio, depresión mental; dolores musculares; náuseas; vaginitis.
Precauciones
Eduque a su paciente para que reconozca los síntomas tempranos de trombosis, incluyendo dolor persistente de miembros inferiores, dolor precordial intenso, dificultad respiratoria súbita. Recomiéndele que en caso de aparición de alguno de ellos consulte inmediatamente. No deben tomar Clinomat mujeres con: Hipertensión no controlada o no tratada; antecedentes de enfermedad coronaria, desórdenes valvulares, antecedentes de infarto del miocardio o enfermedad vascular cerebral, trombosis; pacientes con antecedentes de trombosis o tromboembolismo; patología oftálmica, renal o circulatoria relacionada con diabetes; historia de cáncer hormonodependiente como cáncer uterino o de seno; antecedentes de cáncer o enfermedad hepática; migraña, especialmente si son mayores de 35 años; historia de cálculos causados por embarazo o anticonceptivos; mujeres fumadoras. Antes de iniciar cualquier tratamiento con estrógenos, se debe practicar un examen físico y una historia médica personal y familiar completas, prestando especial atención a la presión arterial, examen ginecológico y a la palpación de mamas y abdomen. La administración de terapias hormonales involucra un aumento del riesgo de las enfermedades tromboembólicas venosas y arteriales, algunas veces graves, tales como trombosis venosa profunda, embolia pulmonar, infarto al miocardio, accidente cerebrovascular. Antes de comenzar una terapia hormonal es necesario considerar cuidadosamente los factores de riesgo y las contraindicaciones relacionadas con las enfermedades tromboembólicas venosas y arteriales. Este medicamento debe ser inmediatamente discontinuado ante los primeros signos y síntomas de estas alteraciones. Se ha reportado la aparición de sangrados intermenstruales durante los primeros meses de tratamiento, no obstante, si los sangrados irregulares ocurren varios meses después del inicio del tratamiento o si estos persisten después de la interrupción de la terapia, se debe descartar la existencia de una patología subyacente. Se ha establecido que el tratamiento con estrógenos sin un progestágeno asociado aumenta el riesgo de neoplasia de endometrio. La hiperplasia endometrial (atípica o adenomatosa) a menudo precede a la neoplasia de endometrio. Estudios recientes con estrógenos/progestágenos han demostrado que puede evitarse la hiperplasia endometrial mediante la administración de un progestágeno durante parte o todo el ciclo estrogénico, lo que hace que el endometrio se transforme en atrófico. Los estudios de la adición de un progestágeno durante 10 o más días de un ciclo de administración de estrógenos o la administración diaria con el estrógeno en un régimen continuo, han reportado una menor incidencia de hiperplasia endometrial comparado con el tratamiento estrogénico solo. Los fibroides uterinos pre-existentes pueden aumentar de tamaño durante la terapia estrogénica y los síntomas de endometriosis pueden ser exacerbados. La terapia de estrógenos/progestágenos en mujeres postmenopáusicas ha sido asociada con un aumento del riesgo de cáncer de mamas. Por lo tanto, se deben programar exámenes de mamografía cada año, considerando la edad de la paciente y los factores de riesgo, y se debe advertir a las pacientes que autoexaminen sus mamas regularmente. Se recomienda monitorear regularmente durante el tratamiento los tests de función hepática en mujeres que sufren una enfermedad hepática aguda o crónica o quienes tienen antecedentes de enfermedad hepática. Las pacientes que padecen hipertensión arterial, epilepsia, migraña, asma, insuficiencia cardiaca o disfunción renal deben controlarse con regularidad, debido a que la terapia hormonal puede provocar retención de líquidos, especialmente en dosis altas, lo cual puede agravar estas condiciones. No obstante, la drospirenona, por su actividad antimineralocorticoide, contrarresta la estimulación del sistema renina-angiotensina-aldosterona inducida por los estrógenos, evitando así las complicaciones producidas por la retención de líquidos. Las pacientes diabéticas deben ser cuidadosamente monitoreadas durante la terapia, ya que se ha observado una disminución de la tolerancia a la glucosa en las mujeres que han tomado asociaciones de estrógenos-progestágenos. El tratamiento profiláctico de la osteoporosis a largo plazo debiera restringirse a mujeres con mayor riesgo de desarrollar fracturas. Los factores que predisponen a la osteoporosis son: Mujeres blancas caucásicas, menopausia precoz, delgadez y baja estatura, historia familiar positiva de osteoporosis, deficiencia de calcio, fumadoras, sedentarismo, abuso de alcohol. Las indicaciones para la interrupción inmediata del tratamiento son: Trastornos tromboembólicos, ictericia, dolor epigástrico intenso, cefaleas del tipo jaqueca, trastornos visuales repentinos, problemas para hablar, aumento significativo de la presión arterial. También es recomendable suspender el tratamiento 4 a 6 semanas antes de una cirugía mayor. Embarazo: La asociación de estrógenos/progestágenos está contraindicada durante el embarazo, Clinomat es una terapia de reemplazo hormonal. Lactancia: Los estrógenos y progestágenos se distribuyen en la leche materna. No se ha determinado el efecto que esto puede ejercer sobre el lactante, por lo cual se debe considerar la interrupción de la lactancia o del fármaco, tomando en cuenta la importancia de este medicamento para la madre. Se ha observado una disminución de la cantidad y calidad de la leche materna en madres que han tomado estrógenos durante la lactancia. Clinomat es una terapia de reemplazo hormonal. Se debe evaluar la relación riesgo-beneficio en las situaciones clínicas: Enfermedad de la vesícula biliar o antecedentes de esta condición (especialmente, cálculos biliares): Se ha reportado un aumento (2 a 4 veces) del riesgo de enfermedad de la vesícula biliar en mujeres postmenopáusicas que toman estrógenos. Disfunción hepática: Los estrógenos pueden ser pobremente metabolizados en las pacientes con disfunción hepática. El tratamiento puede ser reanudado una vez que se haya normalizado la función hepática. Hipercalcemia asociada con cáncer óseo o cáncer mamario metastásico: Puede ocurrir una hipercalcemia severa en las pacientes con cáncer óseo o cáncer mamario metastásico que son tratadas con estrógenos. Hiperproteinemia familiar o pancreatitis: El aumento de triglicéridos puede producir o exacerbar la pancreatitis en individuos susceptibles. Aún cuando no hay evidencias clínicas concluyentes de que exista una asociación, se ha reportado que las siguientes situaciones clínicas se pueden presentar o empeorar con el uso de TRH: Enfermedad benigna de mamas; porfiria, otoesclerosis, lupus eritematoso sistémico, corea menor.
Interacciones
Fármacos que pueden acelerar el metabolismo de CLINOMAT: Por inducción enzimática los anticonvulsivantes pueden aumentar el metabolismo hepático de la asociación drospirenona/estradiol, por ejemplo: carbamazepina, fenilhidantoína, fenobarbital, primidona, oxcarbazepina, topiramato, felbamato. Rifampicina, penicilinas, tetraciclina. Griseofulvina. Se pueden potenciar los efectos antihipertensivos de los fármacos que actúan sobre el eje renina-angiotensina-aldosterona, como los IECA y los ARA II. La asociación de estos fármacos puede incrementar los niveles de potasio. El consumo de alcohol puede elevar los niveles de estradiol, al igual que la cimetidina y los azoles.
Presentación
Caja con blíster por 30 comprimidos recubiertos (Reg. San. INVIMA 2010 M-0010940).

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *