DEXAPRON - Precauciones

Empeoramiento clínico/riesgo de suicidio: vigile el empeoramiento clínico, la suicidalidad y el cambio inusual del comportamiento durante los primeros meses del tratamiento o cuando se cambie la dosis. Síndrome Serotoninérgico o reacciones semejantes al Síndrome Neuroléptico Maligno (SNM): Manéjese con discontinuación inmediata y continue vigilando. Discontinuación del tratamiento con Escitalopram: Se recomienda una reducción gradual en lugar del cese abrupto cuando sea posible. Convulsiones: Prescríbase con cuidado a pacientes con historia de convulsiones. Activación de la Manía/Hipomanía: Utilícese con cautela en pacientes con historia de manía. Hiponatremia: Puede ocurrir en asociación con SIADH y requerir tratamiento o suspensión del DEXAPRON®. Sangrado anormal: Utilícese con precaución con el empleo concomitante con antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), ácido acetilsalicílico, warfarina y otros fármacos que afectan la coagulación. Interferencia con el desempeño cognitivo y motor: No manejar automóviles ni operar maquinarias peligrosas. Uso en pacientes con enfermedades concomitantes: Utilícese con precaución en pacientes con enfermedades o afecciones que producen respuestas alteradas del metabolismo o hemodinámicas. Se puede presentar incremento de los síntomas de ansiedad al iniciar el tratamiento (ansiedad paradójica), la cual desaparece después de la segunda semana de tratamiento, se disminuye su incidencia iniciando el tratamiento con una dosis baja. Reacción de supresión: Para evitar posibles reacciones de supresión, la dosis se debe reducir gradualmente en un plazo entre una a dos semanas. Poblaciones especiales: La eliminación de DEXAPRON® en su mayoría es por vía renal y el resto por vía hepática, por lo tanto la vida media se prolonga en pacientes con insuficiencia renal, cuando la depuración se encuentra entre 10-53 ml/min. No hay estudios sobre el uso en menores de 18 años.