DIAZEPAM - Sobredosificación

La intoxicación aguda prácticamente no existe, pues una sobredosificación sólo da lugar a somnolencia, hipotonía muscular y fatiga. Muy raramente excitación paradójica o depresión respiratoria. En la mayoría de los casos bastará una vigilancia atenta de las funciones vitales del paciente o el uso del antagonista de las benzodiazepinas. Una sobredosis extrema conducirá a coma, falta de reflejos, depresión cardiorrespiratoria y apnea, requiriendo medidas apropiadas (ventilación, apoyo cardiovascular) y también flumazenilo, como terapia específica. El tratamiento consiste en lavado gástrico y tratamiento sintomático. La administración intravenosa de fisostigmina (1,0 - 1,65 mg) revierte la hipnosis inducida por el DIAZEPAM. No tiene ningún valor la diálisis. La muerte por sobredosificación es extremadamente rara.