FERROPROTINA - Farmacología

La absorción de hierro se lleva a cabo en el duodeno y en la primera porción del yeyuno, de donde pasa directamente al plasma o permanece en las células de la mucosa. La absorción se incrementa cuando los niveles endógenos disminuyen o cuando aumenta la eritropoyesis. En el plasma, el hierro es transportado en asociación a una B1-glucoproteína, la transferrina. Es sintetizada en el hígado y su síntesis aumenta en respuesta a un déficit de hierro. El 80 % de hierro plasmático se utiliza por el sistema eritrocitario. La facultad de la mucosa intestinal para absorber el hierro está condicionada por la existencia de una proteína intracelular, la Apoferritina capaz de conjugarse con el hierro y transformarse en Ferritina. Esta facultad ha sido confirmada por los estudios realizados con hierro radiactivo Fe59, que han puesto de manifiesto la función primordial de la Ferritina en la regulación de la absorción y depósito de hierro en el organismo, así como ser el depósito fisiológico del metal conjugado, impidiendo el efecto tóxico de hierro no ferritínico, en caso de existir un déficit de Apoferritina o de la actividad enzimática celular. En la Ferroprotina (Ferrimanitol ovoalbúmina), el hierro es vehiculizado con su proteína de conjugación, siendo absorbido en duodeno y yeyuno, sin riesgo de sobresaturación tisular, toxicidad o irritación.