Prospecto FLUROX

Descripción
Al igual que otras Fluoroquinolonas de última generación, la Moxifloxacina presenta una mayor actividad contra el neumococo (S. pneumoniae) y otros patógenos respiratorios de relevancia clínica (por ejemplo, Haemophilus influenzae, Chlamydia spp, Mycoplasma spp), por lo tanto tiene un papel en el tratamiento ambulatorio de la neumonía adquirida en la comunidad, la sinusitis, y en las exacerbaciones agudas de la bronquitis crónica, especialmente en pacientes mayores con alguna enfermedad de base y en aquellos que han presentado resistencia a otros agentes. También es útil en infecciones cutáneas y de tejidos blandos (incluyendo infecciones del pie diabético), infecciones intraabdominales complicadas, incluidas infecciones polimicrobianas como las de los abscesos y en la enfermedad pélvica inflamatoria.
Composición
Cada Tableta Cubierta contiene moxifloxacina clorhidrato equivalente a moxifloxacina 400 mg; excipientes c.s.
Propiedades
Mecanismo de acción: Al igual que otras Fluoroquinolonas, la Moxifloxacina inhibe las Topoisomerasas bacterianas II (ADN girasa) y IV, necesarias para la replicación, transcripción, reparación y recombinación del ADN bacteriano. La inhibición de la Topoisomerasa II impide "aflojar" el ADN superenrollado para su normal transcripción y replicación. La inhibición de la Topoisomerasa IV interfiere con la separación del ADN replicado en cada una de las células hijas durante la división celular. La Moxifloxacina posee un amplio espectro de actividad antimicrobiana, incluyendo organismos Gram-positivos y Gram-negativos, anaerobios, Chlamydia spp y Mycobacterium tuberculosis. Ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio causadas por Streptococcus pneumoniae (incluyendo cepas resistentes a penicilina), Haemophilus influenzae, Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus aureus, Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae y Moraxella catarrhalis. También ha demostrado actividad en numerosos modelos animales de infección con Mycobacterium tuberculosis, infección pulmonar por neumococo y meningitis neumocócica. Concentración mínima inhibitoria: La mayoría de los patógenos Gram-positivos, incluyendo el neumococo, son inhibidos in vitro en concentraciones de 0,5 mcg/ml o menos. Basado en datos farmacocinéticos, esta concentración se alcanza fácilmente con una sola dosis diaria de 400 mg. Las concentraciones mínimas requeridas para inhibir in vitro el 90% de las cepas (MIC-90) de estafilococos y estreptococos son generalmente menores a 0,5 mcg/ml, aunque algunos estafilococos resistentes a meticilina han requerido 4 mcg/ml. El MIC-90 contra el Streptococcus pneumoniae susceptible o resistente a la penicilina se encuentra entre 0,125 a 0,25 mcg/ml. Los enterococos y el Mycobacterium tuberculosis son inhibidos en concentraciones de 0,5 a 4 mcg/ml y 0,5 mcg/ml, respectivamente. La Moxifloxacina presenta moderada actividad contra la familia Enterobacteriaceae, con MIC-90 de 0,25 a 2 mcg/ml. La Pseudomona aeruginosa es relativamente resistente (MIC-90, 8 a 32 mcg/ml), mientras que el Haemophilus influenzae, la Moraxella catarrhalis, especies de Mycoplasma y las especies de Legionella son generalmente inhibidas en concentraciones de 0,1 mcg/ml o menos. La Chlamydia pneumoniae también es sensible a la Moxifloxacina con MIC-90 de 1 mcg/ml. La mayoría de los anaerobios son inhibidos (MIC-90) con 2 mcg/ml o menos; para el Bacteroides fragilis, el Bacteroides thetaiotaomicron y el Eubacterium lentum son de 0,12 a 0,5 mcg/ml, 1 a 4 mcg/ml y 0,12 a 0,5 mcg/ml, respectivamente. Resistencia: En un estudio internacional de vigilancia antimicrobiana, el 98,9% de las cepas de Streptococcus pneumoniae (n = 8.882) y el 100% de Moraxella catarrhalis (n = 874) fueron susceptibles a la Moxifloxacina; además, se encontró que más del 99,8% de las cepas de Haemophilus influenzae (n = 8.523) fueron sensibles a todas las Fluoroquinolonas. Estas cepas procedentes de 26 países se obtuvieron a partir de muestras de sangre y esputo recogidos entre los años 1998 a 2000.
Farmacología
Absorción: La biodisponibilidad oral de la Moxifloxacina es del 90% aproximadamente. La Cmáx promedio en pacientes sanos después de una dosis oral única de 400 mg fue de 3,1 +/- 1 mg/L. Al administrar dosis múltiples la Cmáx media fue de 3,6 +/- 0,5 mg/L a 4,6 +/- 0,6 mg/L. El tmáx, luego de una dosis oral de 400 mg es de 1,5 a 3 horas. La Moxifloxacina oral se puede administrar simultáneamente con la comida. La vida media es de 9 a 10 horas aproximadamente. Distribución: La Moxifloxacina se une a las proteínas plasmáticas entre el 30 al 50%. Luego de una administración oral de Moxifloxacina es posible detectarlo en el tejido abdominal, la mucosa bronquial, el líquido cefalorraquídeo, la saliva, la mucosa sinusal, la piel, entre otros. El volumen de distribución es de 1,7 L/kg a 2,7 L/kg. Metabolismo: La Moxifloxacina se metaboliza principalmente en el hígado, mediante reacciones de conjugación con sulfato y ácido glucurónico, de manera parcial, produciendo metabolitos activos. La vía del citocromo P450 no parece estar implicada en su metabolismo. Eliminación: La tasa de aclaramiento renal de la Moxifloxacina es de 2,6 +/- 0,5 L/h. La excreción renal es del 20% aproximadamente, sin cambios, principalmente como conjugado glucurónido. Un 25% se excreta en las heces. El aclaramiento corporal total es de 12 +/- 2 L/h. Aproximadamente un 9% de la Moxifloxacina es removida por hemodiálisis y un 3% por diálisis peritoneal ambulatoria.
Indicaciones
Tratamiento alternativo de infecciones bacterianas en pacientes mayores de 18 años, se incluyen infecciones del tracto respiratorio (exacerbación aguda de bronquitis crónica, sinusitis aguda y neumonía adquirida en la comunidad, incluyendo aquellas causadas por cepas multirresistentes), infecciones cutáneas y de tejidos blandos (incluyendo infecciones del pie diabético), infecciones intraabdominales complicadas, incluidas infecciones polimicrobianas como los abscesos y la enfermedad pélvica inflamatoria no complicada.
Dosificación
En general, la vida media relativamente larga de la Moxifloxacina permite la administración una sola vez al día. Sinusitis bacteriana aguda: La dosis oral recomendada para el tratamiento de la sinusitis bacteriana aguda es de 400 mg una vez al día durante 10 días. Los organismos objeto de tratamiento en estos casos incluyen Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae o Moraxella catarrhalis. La Moxifloxacina se recomienda para el tratamiento de la rinosinusitis bacteriana aguda en adultos con alergia a betalactámicos, con riesgo de resistencia a los antibióticos, en aquellos casos donde haya fracasado el tratamiento inicial o si presenta una infección grave que requiere hospitalización. Neumonía adquirida en la comunidad: La dosis oral recomendada para el tratamiento de la Neumonía adquirida en la comunidad es de 400 mg una vez al día durante 7 a 14 días. Los organismos objeto de tratamiento en estos casos incluyen Streptococcus pneumoniae (incluyendo cepas multirresistentes), Haemophilus influenzae, Moraxella catarrhalis, Staphylococcus aureus sensible a meticilina, Klebsiella pneumoniae, Mycoplasma pneumoniae y Chlamydia pneumoniae. Exacerbación aguda con infección en la enfermedad pulmonar obstructiva crónica: La dosis oral recomendada para el tratamiento de exacerbaciones agudas de la bronquitis crónica es de 400 mg una vez al día durante 5 días. Los organismos objeto de tratamiento en estos casos incluyen Streptococcus pneumoniae, Haemophilus influenzae, Haemophilus parainfluenzae, Klebsiella pneumoniae, Staphylococcus aureus sensible a meticilina y Moraxella catarrhalis. Infecciones de la piel y/o tejido subcutáneo: La dosis oral recomendada es de 400 mg al día durante 7 a 21 días. Cuando se cambia de la vía de administración IV a la vía oral no es necesario ajustar la dosis. Los organismos objeto de tratamiento en estos casos incluyen Staphylococcus aureus o Streptococcus pyogenes. Infecciones intraabdominales: La Moxifloxacina, un antibiótico de amplio espectro, muestra actividad contra las infecciones polimicrobianas y es eficaz en el tratamiento de infecciones intraabdominales complicadas como abscesos, apendicitis con perforación, perforación intestinal y peritonitis. La dosis oral recomendada es de 400 mg al día durante 5 a 14 días. Cuando se cambia de la vía de administración IV a la vía oral no es necesario ajustar la dosis. Los organismos blanco de tratamiento en estos casos incluyen Escherichia coli, Bacteroides fragilis, Streptococcus anginosus, Streptococcus constellatus, Enterococcus faecalis, Proteus mirabilis, Clostridium perfringens, Bacteroides thetaiotaomicron y especies de Peptostreptococcus. Tuberculosis: La Moxifloxacina es un medicamento de segunda línea para el tratamiento de la tuberculosis resistente, causada por organismos con sospecha o sensibilidad conocida a la Moxifloxacina. No se considera un fármaco de primera línea para el tratamiento de la tuberculosis a menos que el paciente no tolere los agentes de primera línea. Se recomienda que las Fluoroquinolonas con actividad contra micobacterias sean utilizadas junto con dos o más agentes antituberculosos para evitar el desarrollo de resistencia. La dosis oral recomendada es de 400 mg una vez al día. Vía de administración: Oral.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad conocida a cualquiera de los componentes de la fórmula o a otras quinolonas. Contraindicado en niños, adolescentes en fase de crecimiento, durante el embarazo y la lactancia. Adminístrese con precaución en pacientes con síndromes convulsivos y alteraciones psicóticas. Al igual que otras Fluoroquinolonas, la Moxifloxacina incrementa el riesgo de exacerbación de la miastenia grave.
Embarazo y lactancia
Categoría C: Estudios en animales han mostrado un efecto adverso sobre el feto y no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas. En general, los antibióticos quinolónicos no se recomiendan durante el embarazo debido a la posibilidad de efectos teratogénicos como lo sugieren los estudios en animales. Lactancia: La Moxifloxacina se ha detectado en la leche materna de ratas lactantes, pero se desconoce si se excreta en la leche materna humana. La evidencia disponible no es concluyente o es insuficiente para determinar el riesgo infantil cuando se utiliza la Moxifloxacina durante la lactancia. Por lo tanto, se deben evaluar los beneficios contra los riesgos potenciales del tratamiento antes de prescribir este medicamento durante la lactancia.
Reacciones adversas
Durante el programa de investigación clínica y en estudios fase IV se han presentado distintos eventos adversos; con una incidencia entre el 5 y el 6% se han presentado diarrea y náusea; con una incidencia menor al 2% se ha reportado arritmia cardíaca, palpitaciones, prolongación del intervalo QT, vasculitis, vasodilatación, dolor abdominal, indigestión, vómitos, conteo de eosinófilos elevado, hemólisis (los pacientes con deficiencia de la enzima glucosa-6-fosfato deshidrogenasa que reciben terapia con Fluoroquinolonas pueden estar en riesgo de hemólisis), leucopenia, aumento del tiempo de protrombina, trombocitosis, aumento de niveles de bilirrubina y de aminotransferasas hepáticas, artralgia, mialgia, ruptura tendinosa, tendinitis, ansiedad, astenia, mareo, cefalea, insomnio, somnolencia, temblor y fiebre. Poblaciones especiales: Pediatría: La seguridad y la eficacia de la Moxifloxacina oral no han sido establecidas en pacientes pediátricos menores de 18 años. Geriatría: No es necesario hacer un ajuste de dosis. Los estudios farmacocinéticos no han detectado diferencias importantes relacionadas con la edad. Trastornos hepáticos: En pacientes con insuficiencia hepática leve, moderada o grave (Child Pugh Clases A, B o C) no es necesario ajustar la dosis; sin embargo, se debe tener precaución debido a las alteraciones metabólicas asociadas a la insuficiencia hepática que puede conducir a una prolongación del intervalo QT. Insuficiencia renal: No es necesario ajustar la dosis en pacientes con insuficiencia renal. El aclaramiento de la Moxifloxacina no se modifica en presencia de insuficiencia renal. Sin embargo, se sugiere hacer una valoración individual. Pacientes con diálisis: No es necesario realizar un ajuste de dosis en pacientes en hemodiálisis o Diálisis Peritoneal Ambulatoria.
Precauciones
Las Fluoroquinolonas, incluyendo la Moxifloxacina, se asocian con un mayor riesgo de tendinitis y ruptura tendinosa. Este riesgo se presenta en todos los grupos etarios, aunque se incrementa aún mas en pacientes de edad avanzada (por lo general más de 60 años). El riesgo también se incrementa en pacientes que reciben corticosteroides y aquellos con trasplante de riñón, corazón o pulmón, pacientes con una actividad física intensa, insuficiencia renal y ciertos trastornos osteomusculares como en artritis reumatoide. Las Fluoroquinolonas tienen actividad bloqueante neuromuscular y pueden exacerbar la debilidad muscular en personas con miastenia grave, se han reportado casos de falla respiratoria con necesidad de soporte ventilatorio y muerte. Las Fluoroquinolonas se deben evitar en pacientes con historia conocida de miastenia grave. Se han reportado casos de diarrea y colitis asociada a Clostridium difficile. Se debe administrar con precaución en pacientes que presentan trastornos del sistema nervioso central (por ejemplo, arteriosclerosis cerebral severa y epilepsia) y algunas condiciones que disminuyen el umbral convulsivo, ya que se aumenta el riesgo de presentar una convulsión. Se debe evitar el uso concomitante con agentes antiarrítmicos de clase IA (por ejemplo, procainamida, quinidina) o de la clase III (por ejemplo, amiodarona, sotalol). Se han reportado casos de prolongación del intervalo QT, por lo tanto se debe administrar con precaución en pacientes con condiciones proarrítmicas (por ejemplo, bradicardia clínicamente significativa, isquemia aguda del miocardio), casos conocidos de prolongación del intervalo QT, hipocalemia no corregida y cirrosis.
Interacciones
A diferencia de algunas otras Fluoroquinolonas, no se han observado interacciones medicamentosas clínicamente significativas entre la Moxifloxacina administrada de forma sistémica y el itraconazol, la teofilina, la warfarina, la digoxina, los anticonceptivos orales, el probenecid, la ranitidina y la gliburida. Los estudios in vitro indican que la Moxifloxacina no inhibe a las isoenzimas CYP3A4, CYP2D6, CYP2C9, CYP2C19 o CYP1A2, del complejo Citocromo P-450, lo que indica la poca probabilidad de que la Moxifloxacina altere la farmacocinética de los fármacos metabolizados por estas. La Moxifloxacina no se debe administrar simultáneamente con antiácidos que contienen magnesio o aluminio o preparados que contienen sucralfato, hierro o zinc. Interferencias con exámenes paraclínicos: La administración de la Moxifloxacina puede dar lugar a falsos positivos en el análisis de orina para detectar opiáceos. Puede ser necesario confirmar estos resultados con pruebas más específicas, como la cromatografía de gases en combinación con cromatografía de masas o cromatografía líquida de alta eficiencia (HPLC).
Conservación
Recomendaciones generales: Almacenar a temperatura menor a 30°C. Manténgase fuera del alcance de los niños. Medicamento de venta con fórmula médica.
Sobredosificación
Dosis mayores a 2,8 g no se han asociado a eventos adversos graves; en el caso de presentarse una sobredosis aguda con la Moxifloxacina, se recomienda realizar un lavado gástrico y mantener una adecuada hidratación. Se recomienda realizar una monitorización electrocardiográfica por el riesgo de que pueda producirse una prolongación del intervalo QT. El paciente debe ser observado de cerca y se deben implementar las medidas de soporte y mantenimiento que sean necesarias. El carbón activado puede absorber gran parte del fármaco ingerido solo si se administra inmediatamente después de la ingestión. La Moxifloxacina permite su eliminación a través de diálisis (peritoneal y hemodiálisis).
Presentación
FLUROX®, caja por 5 y 7 tabletas cubiertas en blíster alu/alu. (Reg. San. No. INVIMA 2014 M-0014849).
Nota
Tecnoquímicas S.A. Mayor información disponible a solicitud del cuerpo médico: Teléfono: 01 8000 523339. e-mail: divisionmedica@tecnoquimicas.com. Calle 23 N° 7 - 39. Cali, Colombia. www.tecnoquimicas.com.
Revisión
Versión 24/07/2014.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *