GINODERM GEL 1.25G FRASCO DOSIFICADOR - Advertencias

Se debe hacer un control ginecológico completo antes de iniciar la terapia con estradiol y periódicamente durante el tratamiento. Se debe considerar la discontinuación del tratamiento antes de una cirugía o una inmovilización prolongada. En mujeres con el útero intacto, los riesgos de cáncer al endometrio y de patologías mamarias aumentan después de la menopausia con la administración prolongada de estrógenos solos. Se recomienda por ello combinarla con una terapia secuencial con progestágenos 12 a 14 días por mes. Se debe investigar si se producen hemorragias anormales, fuera de las hemorragias cíclicas de deprivación que aparecen regularmente al interrumpir el tratamiento. En caso de una disfunción hepática grave puede ser necesaria una reducción de la dosis. Usar con precaución en presencia de tumores benignos de mamas, distrofias uterinas (hiperplasia, fibromas), porfiria, galactorrea. No aplicar sobre mamas y mucosas. Se debe evaluar el riesgo y beneficio del tratamiento en las siguientes situaciones: Endometriosis, hiperplasia endometrial, enfermedades del sistema cardiovascular, desórdenes cerebrovasculares. Antecedentes de enfermedades tromboembólicas, hipertensión severa, antecedentes familiares de cáncer mamario, alteración del metabolismo de los lípidos, disfunción renal. Algunas condiciones patológicas se pueden agravar durante la terapia con estrógeno, como p. ej., hipertensión leve, migraña o dolor de cabeza severo, enfermedad mamaria benigna, alteraciones de la función hepática, colestasis, colelitiasis, porfiria, leiomioma uterino, diabetes mellitus, epilepsia, asma, esclerosis múltiple, patologías oculares de origen vascular, lupus, hipercalcemia.