Prospecto HALOPIDOL DECANOATO - JANSSEN

Composición
Cada ml de HALOPIDOL® DECANOATO® 50 mg/ml se expresa en términos del contenido de haloperidol y es equivalente a 70,52 mg de haloperidol decanoato. Forma farmacéutica: Solución inyectable.
Farmacodinamia
Haloperidol decanoato es un éster de haloperidol y del ácido decanoico y, como tal, un neuroléptico depositivo perteneciente al grupo de las butirofenonas. Tras la inyección intramuscular, el tejido muscular va liberando progresivamente haloperidol decanoato, que se hidroliza lentamente en haloperidol libre, penetrando este en el sistema circulatorio general. Haloperidol decanoato es un potente antagonista de la dopamina y, por consiguiente, un neuroléptico muy eficaz. En el cerebro, haloperidol decanoato ejerce una acción eficaz contra los delirios y las alucinaciones (probablemente a través de una interacción con los receptores de la dopamina en los tejidos mesocortical y límbico) y tiene efectos inhibidores debido a su acción en los ganglios basales, es decir, el haz nigroestriado, en el que radican igualmente los efectos secundarios motores extrapiramidales (a saber, distonía, acatisia y parkinsonismo). Haloperidol produce una eficaz sedación psicomotriz, lo que explica su beneficioso efecto en manías y otros síndromes de agitación. Se ha observado un efecto de resocialización en pacientes introvertidos. Los efectos antidopaminérgicos más periféricos explican la acción antiemética (a través de la zona desencadenante de los quimioreceptores), la relajación de los esfínteres gastrointestinales y la mayor liberación de prolactina (por la inhibición de la acción del factor inhibidor de la prolactina, PIF, al nivel de la adenohipófisis).
Farmacocinética
Absorción: La administración de haloperidol decanoato mediante una inyección intramuscular depositiva tiene como resultado la liberación lenta y sostenida de haloperidol libre. Las concentraciones plasmáticas aumentan progresivamente, alcanzando por lo general su valor máximo a los 3-9 días de la inyección. La farmacocinética de haloperidol decanoato administrado mediante inyecciones intramusculares depende de la dosis administrada. La relación entre la dosis y la concentración plasmática de haloperidol es más o menos lineal tratándose de dosis inferiores a 450 mg. Distribución: Haloperidol cruza fácilmente la barrera hematocefálica. La fijación en las proteínas plasmáticas alcanza el 92%. Metabolización: El haloperidol se metaboliza por distintas rutas, como el sistema enzimático del citocromo P450 (en particular las isoenzimas CYP 3A4 o CYP 2D6) y la glucuronidación. Eliminación: Tras alcanzar las concentraciones plasmáticas máximas, los niveles descienden con una vida media aparente de unas 3 semanas. El haloperidol se excreta en la orina (40%) y las heces (60%). El 1% de la dosis, aproximadamente, se excreta en la orina sin sufrir cambio alguno. Farmacocinética de la administración continuada: Las concentraciones plasmáticas en estado estable se alcanzan al cabo de entre 2 y 4 meses en pacientes que reciben inyecciones mensuales. Concentraciones terapéuticas: Se ha sugerido la necesidad de un intervalo de concentraciones plasmáticas de haloperidol que iría desde 4 mg/l hasta un límite superior de 20 a 25 mg/l para obtener una respuesta terapéutica.
Indicaciones
HALOPIDOL® DECANOATO® está indicado para el tratamiento de mantenimiento de la esquizofrenia crónica y otras psicosis. También está indicado en el tratamiento de otros trastornos mentales y del comportamiento, en los casos en que la agitación psicomotora requiera un tratamiento de mantenimiento.
Dosificación
HALOPIDOL® DECANOATO®, administrado mediante inyección, está destinado al tratamiento de pacientes psicóticos crónicos que precisan una terapia antipsicótica parenteral prolongada. Antes de administrar HALOPIDOL® DECANOATO® a estos pacientes, es preciso estabilizarlos con una medicación antipsicótica. HALOPIDOL® DECANOATO® está destinado exclusivamente a los adultos y ha sido formulado para proporcionar a la mayor parte de los pacientes una terapia de un mes de duración mediante una sola inyección intramuscular profunda en la región glútea. HALOPIDOL® DECANOATO® no debe administrarse por vía intravenosa. En la medida en que la administración de dosis superiores a 3 ml sea molesta para el paciente, se recomienda no inyectar volúmenes tan grandes. Debido a que la respuesta de cada paciente a las medicaciones neurolépticas es variable, es preciso determinar la posología de este fármaco en cada caso particular, y resulta recomendable administrarlo inicialmente y ajustar la dosis bajo estrecha vigilancia clínica. La dosis inicial individual depende tanto de la gravedad de los síntomas como de la cantidad de la medicación oral requerida para el tratamiento de mantenimiento previo al tratamiento depositivo. Se recomienda que la dosis inicial de HALOPIDOL® DECANOATO® sea 10-15 veces la dosis diaria anterior de haloperidol oral. Para la mayoría de los pacientes, esto representa una dosis inicial comprendida entre 25 y 75 mg de HALOPIDOL® DECANOATO®. La dosis inicial máxima no debe exceder de 100 mg. Según la respuesta del paciente a la medicación, puede ir aumentándose progresivamente la dosis en incrementos de 50 mg hasta conseguir el efecto terapéutico óptimo. La dosis mensual más apropiada de HALOPIDOL® DECANOATO® equivale a menudo a 20 veces, aproximadamente, la dosis diaria de haloperidol oral. Durante el periodo de ajuste de la dosis o en episodios de exacerbación de los síntomas psicóticos, la terapia a base de HALOPIDOL® DECANOATO® puede completarse con haloperidol normal. El intervalo de tiempo entre las inyecciones suele ser de cuatro semanas. No obstante, la variabilidad de la respuesta entre distintos pacientes puede imponer la necesidad de un ajuste del intervalo entre las dosis. Utilización del fármaco en pacientes ancianos o debilitados: Se recomienda iniciar el tratamiento con dosis bajas, p. ej., de 12,5 mg a 25 mg cada 4 semanas, incrementando la dosis de acuerdo con la respuesta del paciente.
Contraindicaciones
Estado comatoso; depresión del SNC debida a la ingestión de alcohol u otros fármacos depresivos; enfermedad de Parkinson; hipersensibilidad conocida a HALOPIDOL® DECANOATO® o a sus excipientes (contiene aceite de sésamo); lesión de los ganglios basales.
Reacciones adversas
Datos postcomercialización: En la Tabla 1 se incluyen los primeros acontecimientos adversos identificados como ADR durante la experiencia tras la comercialización con haloperidol. La revisión tras la comercialización se realizó con base en todos los casos de productos que contienen haloperidol y HALOPERIDOL® DECANOATO®. En la tabla se proporcionan las frecuencias según la siguiente convención:


En la Tabla 1 se presentan las reacciones adversas a fármacos por categoría de frecuencia basada en porcentajes de observación espontánea.

Advertencias
Se han descrito casos raros de muerte súbita en enfermos psiquiátricos tratados con fármacos antipsicóticos, entre ellos HALOPIDOL® DECANOATO®. Los pacientes ancianos con psicosis relacionada con demencia tratada con fármacos antipsicóticos presentan un mayor riesgo de muerte. Los análisis de diecisiete ensayos controlados mediante placebo (duración modal de 10 semanas), principalmente en pacientes que tomaban fármacos antipsicóticos atípicos, revelaron un riesgo de muerte en pacientes tratados con el medicamento de 1,6 a 1,7 veces superior al riesgo de muerte en pacientes tratados con placebo. Durante el transcurso de un ensayo típico controlado de 10 semanas de duración, la incidencia de mortalidad en pacientes tratados con el medicamento fue de un 4,5% frente al 2,6% en el grupo placebo. Aunque los pacientes fallecieron debido a diferentes causas, la mayoría de las muertes resultaron ser de naturaleza cardiovascular (p. ej., insuficiencia cardíaca, muerte súbita) o infecciosa (p. ej., neumonía). Estudios observacionales sugieren que, al igual que sucede con los fármacos antipsicóticos atípicos, el tratamiento con fármacos antipsicóticos convencionales puede aumentar la incidencia de mortalidad. El grado en que se puede atribuir a los fármacos antipsicóticos el aumento de mortalidad concluido en los estudios observacionales en contraposición con algunas características de los pacientes no está claro. Efectos cardiovasculares: Se han registrado algunos casos aislados de prolongación del intervalo QT y/o arritmias ventriculares con haloperidol, así como algunos casos raros de muerte súbita. Pueden darse con mayor frecuencia cuando la dosis es elevada y en pacientes propensos. Al observarse una prolongación del intervalo QT durante el tratamiento con haloperidol, se recomienda prudencia en pacientes con estados asociados a una prolongación del intervalo QT (síndrome del intervalo QT, hipocalemia, alteración del equilibrio de electrolitos, fármacos que prolongan el intervalo QT (ver Interacciones), enfermedades cardiovasculares, antecedentes familiares de prolongación del intervalo QT), especialmente si el haloperidol se administra por vía parenteral. Las dosis elevadas o la administración parenteral, en particular por vía intravenosa, pueden aumentar el riesgo de aparición de prolongación del QT y/o arritmias ventriculares. HALOPIDOL® DECANOATO® no debe ser administrado por vía intravenosa. También se han registrado casos de taquicardia e hipotensión en pacientes ocasionales. Síndrome neuroléptico maligno: Al igual que ocurre con otros antipsicóticos, HALOPIDOL® DECANOATO® se ha relacionado con el síndrome neuroléptico maligno: una respuesta idiosincrásica rara caracterizada por hipertermia, rigidez muscular generalizada, inestabilidad autónoma y alteración de la conciencia. La hipertermia constituye a menudo el signo inicial de este síndrome. Se suspenderá inmediatamente el tratamiento antipsicótico y se establecerá una terapia de apoyo apropiada y una cuidadosa observación. Discinesia tardía: Como ocurre con todos los antipsicóticos, se puede presentar una discinesia tardía en algunos pacientes sometidos a un tratamiento prolongado o después de interrumpirlo. El síndrome se caracteriza principalmente por movimientos rítmicos involuntarios de la lengua, el rostro, la boca o las mandíbulas. En algunos pacientes, estas manifestaciones pueden ser de carácter permanente. El síndrome podría enmascararse al reanudar el tratamiento, al aumentar la dosis o al administrar un antipsicótico diferente. El tratamiento debe interrumpirse lo antes posible. Síntomas extrapiramidales: Como sucede con todos los neurolépticos, pueden aparecer síntomas extrapiramidales de tipo temblor, rigidez, hipersalivación, bradicinesia, acatisia y distonía aguda. En estos casos, se pueden prescribir fármacos antiparkinsonianos con actividad anticolinérgica, según sea necesario, pero nunca de modo preventivo. Si se requiere simultáneamente medicación antiparkinsoniana, puede que sea necesario prolongarla una vez retirado HALOPIDOL® DECANOATO® si su excreción fuera más rápida que la de HALOPIDOL®, con el fin de evitar la aparición o la agravación de síntomas extrapiramidales. El médico deberá tener presente el posible aumento de la presión intraocular cuando administre anticolinérgicos, incluyendo agentes antiparkinsonianos, en combinación con HALOPIDOL® DECANOATO®. Crisis/convulsiones: Se ha señalado que HALOPIDOL® DECANOATO® puede desencadenar ataques. Asimismo, se recomienda cautela en los pacientes con epilepsia u otras enfermedades que predisponen a las crisis convulsivas (p. ej., abstinencia de alcohol y lesiones cerebrales). Problemas hepatobiliares: Como HALOPIDOL® DECANOATO® se metaboliza en el hígado, se recomienda precaución en pacientes con hepatopatías. Se conocen casos aislados de anomalías de la función hepática o hepatitis, habitualmente colestásica. Problemas del sistema endocrino: La tiroxina puede potenciar la toxicidad de HALOPIDOL® DECANOATO®. El tratamiento antipsicótico debe usarse con el máximo cuidado en pacientes con hipertiroidismo y siempre deberá ir acompañado de un tratamiento para mantener una adecuada función tiroidea. Los efectos hormonales de los fármacos neurolépticos antipsicóticos incluyen la hiperprolactinemia, que a su vez puede producir galactorrea, ginecomastia y oligorrea o amenorrea. Se han registrado casos aislados de hipoglucemia y del síndrome de secreción inapropiada de ADH. Tromboembolismo venoso: Casos de tromboembolismo venoso (TEV) han sido reportados con fármacos antipsicóticos. Debido a que los pacientes tratados con antipsicóticos presentan frecuentemente factores de riesgo adquiridos para (TEV), todos los factores de riesgo para (TEV) deben ser identificados antes y durante el tratamiento con HALOPIDOL® DECANOATO® y acciones preventivas deben ser tomadas. Consideraciones adicionales: Al igual que con todos los agentes antipsicóticos, cuando predomina la depresión no debe usarse únicamente HALOPIDOL® DECANOATO®. Se puede combinar con antidepresivos para tratar los casos en que coexistan la depresión y la psicosis.
Interacciones
Al igual que con otros antipsicóticos, se recomienda precaución a la hora de prescribir haloperidol junto con medicamentos que prolongan el intervalo QT. El haloperidol se metaboliza por distintas rutas, como la glucuronidación y el sistema enzimático del citocromo P450 (en particular las isoenzimas CYP 3A4 o CYP 2D6). La inhibición de estas rutas metabólicas por efecto de otro fármaco o una disminución en la actividad de la isoenzima CYP 2D6 pueden causar un aumento de las concentraciones de haloperidol y un mayor riesgo de acontecimientos adversos, como la prolongación del intervalo QT. En estudios farmacocinéticos se ha observado un aumento leve o moderado de las concentraciones de haloperidol cuando éste se administra conjuntamente con otros fármacos caracterizados como sustratos o inhibidores de las isoenzimas CYP 3A4 o CYP 2D6, como itraconazol, nefazodona, buspirona, venlafaxina, alprazolam, fluvoxamina, quinidina, fluoxetina, sertralina, clorpromazina y prometazina. Una disminución en la actividad de la isoenzima CYP2D6 puede aumentar las concentraciones de haloperidol. Se han observado incrementos de QTc cuando haloperidol se administra en combinación con los inhibidores metabólicos ketoconazol (400 mg/día) o paroxetina (20 mg/día). Puede que sea necesario reducir la dosis de haloperidol. Se recomienda cautela cuando se utilice en combinación con medicamentos que alteran el equilibrio de electrolitos. Efecto de otros medicamentos en Haloperidol: Si se añaden al tratamiento con HALOPIDOL® DECANOATO® fármacos inductores de enzimas, como carbamazepina, fenobarbital o rifampicina, de forma prolongada, los niveles plasmáticos de haloperidol disminuyen de forma significativa. Por consiguiente, se debe ajustar la dosis de HALOPIDOL® DECANOATO® o el intervalo de dosis durante un tratamiento combinado, cuando sea necesario. Una vez suspendidos estos fármacos, puede que sea necesario reducir la dosis de HALOPIDOL® DECANOATO®. El valproato sódico, un medicamento que inhibe la glucuronidación, no afecta a las concentraciones plasmáticas de haloperidol. Efecto de haloperidol en otros medicamentos: Al igual que todos los neurolépticos, HALOPIDOL® DECANOATO® puede aumentar la depresión del sistema nervioso central provocada por otros fármacos depresores del SNC, como alcohol, hipnóticos, sedativos o analgésicos fuertes. Asimismo, se ha descrito una intensificación de su efecto sobre el SNC cuando se combina con metildopa. HALOPIDOL® DECANOATO® puede antagonizar la acción de la adrenalina y otros agentes simpatomiméticos y contrarrestar el efecto hipotensor de los agentes bloqueantes adrenérgicos como la guanetidina. HALOPIDOL® DECANOATO® puede alterar los efectos antiparkinsonianos de la levodopa. El haloperidol es un inhibidor de la isoenzima CYP 2D6. Además, inhibe la metabolización de los antidepresivos tricíclicos, aumentando así las concentraciones plasmáticas de estos fármacos. Otras formas de interacción: En raras ocasiones se han observado los síntomas siguientes durante el tratamiento concomitante con litio y haloperidol decanoato: encefalopatía, síntomas extrapiramidales, discinesia tardía, síndrome neuroléptico maligno, lesiones del tronco cerebral, síndrome cerebral agudo y coma. La mayoría de estos síntomas son reversibles, pero se desconoce si se trata de una entidad clínica aparte. Sea como fuere, se recomienda suspender inmediatamente el tratamiento simultáneo con litio y HALOPIDOL® DECANOATO® si el paciente presenta estos síntomas. Se ha descrito efecto antagónico con el anticoagulante fenindiona. Embarazo y lactancia: Los estudios en animales han demostrado un efecto teratogénico del haloperidol. Los neonatos expuestos a drogas antipsicóticas (incluyendo haloperidol) durante el tercer trimestre de embarazo se encuentran en riesgo por síntomas extrapiramidales y/o de abstinencia que pueden variar en severidad después del parto. Estos síntomas en los neonatos pueden incluir agitación, hipertonía, hipotonía, temblores, somnolencia, insuficiencia respiratoria o trastornos de la alimentación. No apareció ningún aumento significativo de anomalías fetales como consecuencia de HALOPIDOL® DECANOATO® en estudios de grandes poblaciones. Se han detectado casos aislados de malformación congénita tras la exposición fetal a HALOPIDOL® DECANOATO® en combinación con otros fármacos. No se utilizará HALOPIDOL® DECANOATO® durante el embarazo, salvo que el beneficio esperado justifique el riesgo potencial para el feto. HALOPIDOL® DECANOATO® se excreta en la leche materna. Si el uso de HALOPIDOL® DECANOATO® se considera imprescindible, deberán sopesarse los beneficios de la lactancia materna frente a sus riesgos potenciales. Asimismo, se han comunicado síntomas extrapiramidales en lactantes cuyas madres recibían tratamiento con HALOPIDOL® DECANOATO®. Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y manejar maquinaria: Sobre todo en dosis elevadas y en la fase inicial del tratamiento, puede darse un cierto grado de sedación o una disminución de la agudeza mental, efectos que pueden acentuarse bajo la influencia del alcohol. Se le recomendará al paciente que no conduzca ni maneje máquinas hasta que se conozca su sensibilidad al fármaco.
Incompatibilidades
Esta solución inyectable no debe administrarse en infusión debido a su base oleosa.
Conservación
El HALOPIDOL® DECANOATO® debe almacenarse a temperatura inferior a 30°C. Protéjase de la luz. Antes de utilizarlo haga rodar la ampolleta entre las palmas de las manos unos instantes para calentarla.
Sobredosificación
Aunque la probabilidad de una sobredosificación es menor con una medicación parenteral que con una medicación oral, proporcionamos información relativa a HALOPIDOL® Oral, modificada al efecto exclusivo de evidenciar la larga duración de la acción producida por HALOPIDOL® DECANOATO®. Síntomas: Los síntomas consisten en una intensificación de los efectos farmacológicos conocidos y de los efectos secundarios. Los síntomas más destacados son: reacciones extrapiramidales graves, hipotensión y sedación. La reacción extrapiramidal se manifiesta por rigidez muscular y un temblor generalizado o localizado. También puede producirse hipertensión en lugar de hipotensión. En casos extremos, el paciente puede presentar un estado comatoso, con depresión respiratoria e hipotensión, que puede ser tan grave como para producir un estado parecido al de shock. Se tendrá en cuenta el riesgo de arritmias ventriculares, posiblemente asociadas a una prolongación del intervalo QT. Tratamiento: Debido a que no existe antídoto específico alguno, el tratamiento es esencialmente paliativo. En los pacientes en estado comatoso se establecerá una vía respiratoria abierta utilizando una vía orofaríngea o un tubo endotraqueal. La depresión respiratoria puede requerir respiración artificial. La hipotensión y el colapso respiratorio se pueden contrarrestar usando fluidos intravenosos, plasma o albúmina concentrada, así como agentes vasoconstrictores como la dopamina o la noradrenalina. No se usará adrenalina. En el caso de reacciones severas de tipo extrapiramidal, se administrará medicación antiparkinsoniana con acción anticolinérgica que se mantendrá durante varias semanas. Dicha medicación se retirará con sumo cuidado, ya que pueden aparecer síntomas extrapiramidales. El ECG y las constantes vitales se monitorizarán permanentemente hasta que el ECG sea normal. Las arritmias severas se tratarán con medidas antiarrítmicas adecuadas.
Presentación
Caja con 1 ampolla de 1 mL (Reg. San. INVIMA No. 2008M-006753-R2).

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *