HEMATIN IV - Dosificación

Adultos y personas ancianas: la dosis total acumulada de HEMATIN®, equivalente al déficit total de hierro (mg), queda determinada por la concentración de hemoglobina y por el peso del paciente. Para cada paciente debe calcularse la dosis y la pauta de dosificación de HEMATIN® basándose en el cálculo de su déficit total de hierro. Déficit total de hierro [mg] = peso corporal [kg] x (Hb objetivo - Hb real) [g/l] x 0,24* + depósito hierro [mg]. Hasta 35 kg de peso corporal: Hb objetivo = 130g/l respecto a depósito hierro = 15mg/kg peso corporal. Por encima de 35kg de peso corporal: Hb objetivo = 150g/l respecto a depósito hierro = 500mg * Factor = 0,0034 x 0,07 x 1.000 (contenido de hierro de la hemoglobina ≈ 0,34% x Volumen de sangre ≈ 7% del peso corporal x Factor 1000 = conversión de g a mg). La determinación de la cantidad total de HEMATIN® requerida se establecerá mediante el cálculo anterior o de acuerdo con la siguiente tabla (basada en una Hb objetivo de 130g/l para un peso corporal ≤ 35kg y 150g/l para un peso corporal > 35 kg):


Dosis: la dosis total de HEMATIN® debe administrarse en dosis única de 100mg de hierro (una ampolla de HEMATIN®) como máximo tres veces por semana. Sin embargo, cuando las circunstancias clínicas exijan un suministro rápido de hierro a los depósitos del organismo, podrá aumentarse la pauta de dosificación a 200mg de hierro como máximo tres veces por semana. Niños: el uso de HEMATIN® en niños no ha sido adecuadamente estudiado y, por tanto, no se recomienda el uso de HEMATIN® en niños. Administración: HEMATIN® se administrará únicamente por vía intravenosa, bien mediante inyección intravenosa lenta o bien mediante perfusión intravenosa por goteo. Sin embargo, la vía de administración preferida es la perfusión intravenosa por goteo, ya que de este modo puede reducirse el riesgo de que se produzcan episodios de hipotensión y extravasación venosa. Antes de administrar la primera dosis a un nuevo paciente, deberá administrarse una dosis de prueba de HEMATIN®. Al administrar HEMATIN® deberá disponerse de un equipo para reanimación cardiopulmonar, ya que pueden producirse reacciones alérgicas o anafilactoides y episodios de hipotensión. HEMATIN® es una solución fuertemente alcalina y, por lo tanto, no debe administrarse jamás por vía subcutánea o intramuscular. También debe evitarse la extravasación venosa, ya que la extravasación de HEMATIN® en el punto de la inyección puede producir dolor, inflamación, necrosis tisular, absceso estéril y decoloración parda de la piel. Perfusión intravenosa por goteo: HEMATIN® deberá diluirse únicamente en una solución de cloruro sódico al 0,9% (solución salina normal). Deberá diluirse una ampolla de 5ml (100mg de hierro) de HEMATIN® en máx. 100ml de solución salina al 0,9%. Por motivos de estabilidad no se permiten diluciones de concentraciones más bajas de HEMATIN®. Los primeros 25mg de hierro (es decir, 25ml de la solución) deberán infundirse como dosis de prueba, durante un período de 15 minutos. De no producirse ninguna reacción adversa durante dicho período, deberá administrarse el resto de la perfusión a un ritmo no superior a 50ml en 15 minutos. Inyección intravenosa: la administración de HEMATIN® mediante inyección intravenosa lenta podrá llevarse a cabo a un ritmo de 1ml de solución no diluida por minuto (es decir, 5 minutos por ampolla), sin exceder 2 ampollas de HEMATIN® (200mg hierro) por inyección. Antes de administrar una inyección intravenosa lenta, deberá inyectarse con lentitud y durante un período de 1 a 2 minutos una dosis de prueba de 1ml (20mg de hierro). De no producirse ningún acontecimiento adverso durante los 15 minutos siguientes a la administración de la dosis de prueba, podrá seguir administrándose el resto de la inyección. Después de una inyección intravenosa, deberá extenderse y elevarse el brazo del paciente y aplicar presión en el punto de la inyección durante un mínimo de 5 minutos, para reducir el riesgo de que se produzca una extravasación. Inyección en un dializador: HEMATIN® puede administrarse durante la mitad de una sesión de hemodiálisis, directamente en la línea venosa del dializador, siguiendo los procedimientos indicados para su administración intravenosa. Instrucciones de uso y manipulación: antes de su uso, debería realizarse la inspección visual de las ampollas, por si hubiera sedimentos o se hubiera producido algún daño. Solamente deberían utilizarse aquellas ampollas que carezcan de sedimentos y contengan una solución homogénea.