Prospecto IBANDROMET

Descripción
El ácido ibandrónico es un bisfosfonato muy potente perteneciente al grupo de los bisfosfonatos nitrogenados, que actúa sobre el tejido óseo e inhibe de forma específica la actividad osteoclástica, sin interferir con el reclutamiento de los osteoclastos. La acción farmacodinámica del ácido ibandrónico consiste en la inhibición de la resorción ósea. El ácido ibandrónico es un inhibidor muy potente de la actividad osteoclástica. La gran potencia y el amplio margen terapéutico del ácido ibandrónico permiten mayor flexibilidad de las pautas posológicas, así como la posibilidad de instaurar un tratamiento intermitente con dosis relativamente bajas e intervalos prolongados sin medicación.
Composición
Cada tableta recubierta contiene ibandronato sódico 150 mg.
Propiedades
Mecanismo de acción: La acción selectiva del ácido ibandrónico sobre el tejido óseo obedece a su elevada afinidad por la hidroxiapatita, que constituye la matriz mineral ósea. El ácido ibandrónico reduce la resorción ósea, sin afectar directamente a la formación de tejido óseo. En las mujeres posmenopáusicas, disminuye el recambio óseo acelerado hacia niveles premenopáusicos, con lo que se produce una ganancia neta progresiva de masa ósea. La administración diaria o intermitente de ácido ibandrónico disminuye la resorción ósea, con disminución de las concentraciones séricas y urinarias de los marcadores bioquímicos de recambio óseo, aumento de la densidad mineral ósea (DMO) y descenso de la incidencia de fracturas.
Estudios clínicos
Se ha demostrado que el ibandronato logra una reducción estadísticamente significativa y médicamente importante en la incidencia de nuevas fracturas vertebrales radiológicas (morfométricas) y clínicas. La incidencia de nuevas fracturas vertebrales radiográficas disminuyó en un 62% a lo largo de los tres años del estudio; las fracturas vertebrales clínicas disminuyeron también en un 49%. También, pudo comprobarse una reducción del riesgo relativo de fracturas extravertebrales de magnitud semejante a la observada para las fracturas vertebrales (69%). La observación de eficacia en relación con las fracturas extravertebrales en subgrupos de alto riesgo concuerda bien con los resultados de los estudios clínicos realizados con otros bisfosfonatos.
Farmacocinética
Los efectos farmacológicos del ácido ibandrónico no guardan una relación directa con sus concentraciones plasmáticas. Después de su administración por vía oral, el ácido ibandrónico se absorbe rápidamente en el tracto digestivo superior. Las concentraciones plasmáticas máximas observadas se alcanzaron entre 0,5 y 2 h después de la dosis en ayunas. La biodisponibilidad absoluta es de un 0,6%. El grado de absorción disminuye cuando el ácido ibandrónico se administra con los alimentos sólidos o líquidos (excepto el agua sola). Cuando el ácido ibandrónico se administra con un desayuno normal, su biodisponibilidad disminuye en un 90% con respecto a la descrita en ayunas. No se aprecia ninguna disminución importante de la biodisponibilidad si el ácido ibandrónico se administra al menos 60 minutos antes de una comida. Tanto la biodisponibilidad como el aumento de la DMO disminuyen cuando se administra un alimento sólido o líquido menos de 60 minutos después de la dosis de ácido ibandrónico. Tras la exposición sistémica inicial, el ácido ibandrónico se une rápidamente al hueso o se elimina con la orina. En el ser humano, la cantidad de fármaco que llega al tejido óseo se calcula en un 40-50% de la dosis circulante. La fijación a las proteínas plasmáticas es escasa (aprox. 85% en concentraciones terapéuticas), de modo que el riesgo de interacciones farmacológicas por desplazamiento es pequeño. No hay indicios de que el ácido ibandrónico se metabolice en el ser humano. La fracción absorbida de ácido ibandrónico desaparece de la circulación por absorción ósea (40-50%), y el resto se elimina de forma inalterada por los riñones. La fracción no absorbida de ácido ibandrónico se elimina de forma inalterada con las heces. Farmacocinética en poblaciones especiales: Género: La biodisponibilidad y la farmacocinética del ácido ibandrónico son semejantes en los hombres y en las mujeres. Raza: No existen indicios de diferencias interétnicas de trascendencia clínica entre los asiáticos y las personas de raza blanca en cuanto a la disposición del ácido ibandrónico. Los datos disponibles en pacientes de raza negra son muy escasos. Pacientes con insuficiencia renal: El aclaramiento renal del ácido ibandrónico guarda una relación lineal con el aclaramiento de la creatinina (Clcr) en pacientes con diversos grados de insuficiencia renal. No es necesario ajustar la dosis en las pacientes con insuficiencia renal o hepática leve o moderada (Clcr = 30 ml/min). Pacientes con insuficiencia hepática: No existen datos farmacocinéticos disponibles para las pacientes con insuficiencia hepática. El hígado no desempeña ninguna función importante en el aclaramiento del ácido ibandrónico, que no se metaboliza, sino que desaparece de la sangre mediante secreción renal y captación ósea. Por lo tanto, no es necesario ajustar la dosis en las pacientes con insuficiencia hepática. Además, dado que la fijación del ácido ibandrónico a las proteínas plasmáticas es baja en concentraciones terapéuticas (85%), es poco probable que la hipoproteinemia de las hepatopatías graves pueda dar lugar a aumentos de la concentración plasmática con trascendencia clínica. Ancianos: Dado que la función renal disminuye con la edad, tal es el único factor que debe tomarse en consideración). Niños: No existen datos sobre el uso del ácido ibandrónico en niños y adolescentes menores de 18 años.
Indicaciones
IBANDROMET® 150 mg está indicado para el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica, para reducir el riesgo de fracturas.
Dosificación
La dosis recomendada de IBANDROMET® para el tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica es de un tableta recubierta de 150 mg una vez al mes. Las tabletas deben tomarse preferiblemente en el mismo día de cada mes. IBANDROMET® debe administrarse con agua, al menos 60 minutos antes del primer alimento sólido o líquido o de cualquier otra medicación oral (incluidos los suplementos de calcio). Las tabletas deben deglutirse enteras, acompañadas de un vaso de agua sola (180-240 ml), estando la paciente en posición erecta, ya sea sentada o de pie. Las pacientes no deben acostarse hasta 60 minutos después de haber ingerido IBANDROMET®. El agua (sola) es la única bebida que puede tomarse con IBANDROMET®. Adviértase que ciertas aguas minerales pueden tener concentraciones elevadas de calcio y, por lo tanto, no deben utilizarse. Las tabletas no deben masticarse ni chuparse, dado el riesgo de que se produzcan úlceras bucofaríngeas. Las pacientes deben recibir suplementos de calcio o vitamina D si el consumo de estas sustancias resulta insuficiente en su dieta. Se debe instruir a las pacientes para que, si olvidan una dosis mensual, tomen un tableta de IBANDROMET® de 150 mg en la mañana siguiente de acordarse, salvo que el número de días hasta la siguiente dosis prevista (programada) sea de 7 o menor. La dosis mensual siguiente deben tomarla de nuevo en el día previsto originalmente. Si el número de días hasta la siguiente dosis prevista es de 7 o menor, las pacientes deben esperar hasta la dosis siguiente y seguir después tomando una tableta al mes según el plan original. Las pacientes no deben tomar dos tabletas de 150 mg en una misma semana. Pautas posológicas especiales: Pacientes con insuficiencia hepática: No se considera necesario ajustar la dosis. Pacientes con insuficiencia renal: No es necesario ajustar la dosis en las pacientes con insuficiencia renal leve o moderada, con cifras de Clcr = 30 ml/min. En caso de Clcr < 30 ml/min, la decisión de administrar IBANDROMET® se tomará de acuerdo con una valoración individual del índice riesgo/beneficio. Ancianos: No se considera necesario ajustar la dosis. Niños: No se ha determinado la toxicidad ni la eficacia en los niños y adolescentes menores de 18 años.
Contraindicaciones
IBANDROMET® está contraindicado en pacientes con antecedentes de alergia al ácido ibandrónico o a cualquiera de los excipientes. IBANDROMET® está contraindicado en pacientes con hipocalcemia no corregida.
Embarazo y lactancia
Embarazo categoría C. IBANDROMET® no debe administrarse durante el embarazo o la lactancia, aunque no se han observado signos de teratogenia ni toxicidad fetal directa en las ratas y conejos tratados con ácido ibandrónico diariamente por vía oral, ni tampoco efectos adversos sobre el desarrollo de la descendencia (primera generación, F 1) de las ratas. No existe experiencia clínica sobre el uso de IBANDROMET® en mujeres embarazadas. Lactancia: Se ignora si IBANDROMET® pasa a la leche materna humana.
Reacciones adversas
El perfil global de la seguridad de IBANDROMET® en una dosis mensual de 150 mg y una dosis diaria de 2,5 mg fue similar y ambos fueron similares al registrado con placebo. La mayoría de las reacciones adversas fueron de intensidad leve o moderada, y en la mayor parte de los casos no condujeron a la suspensión del tratamiento. En el estudio de tratamiento con una dosis al mes se incluyó a pacientes con antecedentes de enfermedad gastrointestinal, entre ellas úlcera péptica sin hemorragia reciente u hospitalización, y a pacientes con dispepsia o reflujo controlados con medicación. En estas pacientes, entre el régimen de una dosis mensual de 150 mg y el de una dosis diaria de 2,5 mg no hubo diferencias en la incidencia de reacciones en el tubo digestivo superior.
Precauciones
Como con todos los bisfosfonatos indicados para el tratamiento de la osteoporosis, la hipocalcemia preexistente y cualquier otro trastorno del metabolismo mineral óseo han de corregirse antes de comenzar la administración de IBANDROMET®. En todas las pacientes es importante el consumo de calcio y vitamina D sea suficiente. Los bisfosfonatos se han asociado a disfagia, esofagitis y úlceras esofágicas o gástricas. Por lo tanto, se recomienda que las pacientes presten especial atención a las instrucciones posológicas (dosis habitual). Los médicos deben estar atentos a los signos o síntomas indicativos de una posible reacción esofágica durante el tratamiento; además, debe advertirse a las pacientes de la necesidad de suspender el tratamiento con IBANDROMET® y solicitar asistencia médica si presentan síntomas de irritación esofágica (p. ej.:, aparición o empeoramiento de la disfagia, dolor al deglutir, dolor retroesternal, pirosis). Dado que los AINEs se asocian también a irritación gastrointestinal, deben extremarse las precauciones a cuando se administren de forma simultánea con IBANDROMET®. Efectos sobre la capacidad para conducir vehículos y utilizar maquinaria: No se han llevado a cabo estudios sobre los efectos del principio activo de IBANDROMET® sobre la capacidad de conducir vehículos y utilizar maquinaria.
Interacciones
Interacciones con los alimentos: Los productos que contienen calcio y otros cationes multivalentes (p. ej.: aluminio, magnesio, hierro), como la leche y otros alimentos, pueden interferir con la absorción del principio activo de IBANDROMET®, según se ha observado en los estudios con animales. Por lo tanto, la ingestión de tales productos o alimentos debe separarse al menos 60 minutos desde la última administración oral. Interacciones farmacológicas: Es probable que los suplementos de calcio, los antiácidos y algunos medicamentos orales que contienen cationes multivalentes (p. ej., aluminio, magnesio, hierro) puedan interferir con la absorción de IBANDROMET®. Por lo tanto, las pacientes deben esperar 60 minutos después de haber ingerido IBANDROMET® antes de ingerir otros medicamentos orales. En los estudios de interacciones en mujeres posmenopáusicas no se han descrito interacciones con el tamoxifeno ni con la estrogenoterapia sustitutiva. Tampoco se han observado interacciones con la administración simultánea de ibandronato y melfalano/prednisolona en pacientes con mieloma múltiple. En voluntarios sanos de sexo masculino y mujeres posmenopáusicas, la ranitidina administrada por vía IV aumentó la biodisponibilidad del ácido ibandrónico cerca de un 20%, probablemente como resultado de la disminución de la acidez gástrica. En cualquier caso, y dado que este aumento se halla dentro de los límites normales de biodisponibilidad del ácido ibandrónico, no se considera necesario ajustar la dosis de IBANDROMET® cuando se asocie a los antihistamínicos H2 u otros fármacos que elevan el pH gástrico. En relación con la disposición, no se considera probable ninguna interacción de trascendencia clínica, puesto que el ácido ibandrónico no inhibe las principales enzimas hepáticas humanas del sistema citocromo P450, y tampoco induce dicho sistema enzimático en las ratas. Además, la fijación a las proteínas plasmáticas es baja en concentraciones terapéuticas, de modo que parece poco probable que el ácido ibandrónico desplace a otros fármacos. El ácido ibandrónico se elimina exclusivamente por excreción renal y no sufre ningún tipo de biotransformación. Según parece, la vía de secreción no incluye los conocidos sistemas de transporte ácido o básico implicadas en la excreción de otros fármacos. Se desconoce el cuadro clínico que pudiera ocasionar una sobredosis con ibandronato. No obstante, se puede esperar que en tal caso se puedan presentar efectos secundarios de tipo digestivo alto, como malestar gástrico, pirosis, esofagitis, gastritis o úlcera gástrica. En estos casos, puede administrarse leche o antiácidos para hacer fijación del ibandronato, dado el riesgo de irritación esofágica. No se aconseja la provocación del vómito y se aconseja mantener al paciente en posición erecta.
Presentación
IBANDROMET®: Tableta por 150 mg, caja por 1 tableta (Reg. San. No. INVIMA 2008 M-0007715).

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *