IMIPRAMINA MK - Precauciones

Usar con precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular; durante la fase aguda de la recuperación del infarto del miocardio y uso concurrente de inhibidores de MAO (dentro de los siguientes 14 días). También en los trastornos de conducción, en convulsiones, en pacientes con retención urinaria, pacientes con hipertiroidismo o en pacientes recibiendo terapia de reemplazo de tiroides, en pacientes con xerostomía, problemas visuales, estreñimiento o con historia de obstrucción intestinal. No suspender abruptamente en pacientes que reciben terapia con dosis altas por largo plazo. Puede causar sedación, dando por resultado deterioro en tareas que requieren atención (por ejemplo, operar maquinaria o manejar). Los efectos sedantes pueden ser aditivos con otros depresores del sistema nervioso central y/o alcohol. El grado de sedación es alto respecto de otros antidepresivos. Puede empeorar la psicosis en algunos pacientes o precipitar un cambio a la manía o a la hipomanía en pacientes con enfermedad bipolar. La posibilidad de una tentativa de suicidio es inherente en la depresión mayor y puede persistir hasta que ocurra la remisión. Use con precaución en pacientes de alto riesgo durante la iniciación de la terapia. La imipramina puede aumentar los riesgos asociados con la terapia de electrochoque. Este fármaco debe ser suspendido, en lo posible, antes de una cirugía electiva. La terapia no se debe suspender bruscamente en pacientes que reciben dosis altas por períodos prolongados. La hipotensión ortostática es un riesgo con la imipramina, especialmente en pacientes que toman otros medicamentos que puedan afectar la presión arterial; puede precipitar arritmias en pacientes predispuestos; puede agravar convulsiones. El grado de bloqueo anticolinérgico producido por la imipramina es alto en relación con otros antidepresivos cíclicos.