INMOX - Dosificación

Las cápsulas de Inmox® deben ser deglutidas enteras, no se deben masticar ni triturar ni abrir la cápsula para esparcir su contenido sobre los alimentos o mezclados con líquidos. Cualquiera de estas acciones pueden afectar el recubrimiento entérico. Inmox® se puede administrar independientemente de las comidas. Dosis inicial: 30 a 60 mg/día. Para algunos pacientes, puede ser conveniente comenzar con 30 mg una vez al día durante 1 semana, para permitir adaptarse a la medicación antes de aumentar a 60 mg una vez al día. Para los pacientes en los que existan preocupaciones sobre la tolerabilidad, se debe considerar una dosis inicial más baja. Dado que la diabetes se complica frecuentemente con enfermedad renal, también debe ser considerada una dosis inicial más baja y aumentar de forma gradual la dosis en pacientes con insuficiencia renal (ver poblaciones especiales). Dosis de mantenimiento: 60 mg/día. Las dosis de 120 mg/día han demostrado ser eficaces. La seguridad de dosis superiores a 120 mg/día no se ha evaluado adecuadamente. Vía de administración: Oral.