INSUGEN N - Precauciones

Los viales de insulina tienen una tapa de plástico de color codificado, a prueba de manipulaciones, la cual debe ser removida antes de que la insulina pueda ser retirada. Una inadecuada dosificación o discontinuación del tratamiento, especialmente en la diabetes tipo 1, puede llevar a la hiperglicemia y a la cetoacidosis diabética. Usualmente los primeros síntomas de hiperglicemia se establecen gradualmente, en un periodo de horas o días. Estos incluyen sed, frecuencia incrementada de micción, náusea, vómito, somnolencia, piel seca enrojecida, boca seca, pérdida de apetito así como olor de acetona en el aliento. INSUGEN N (NPH) es una suspensión de insulina humana turbia, blanca, acuosa. Nunca use viales si el líquido no es blanco y uniformemente turbio después de agitar. Transferir a un paciente a otro tipo o marca de insulina debe ser hecho bajo estricta supervisión médica. Cambios en la intensidad, marca (fabricante), tipo (insulina de efecto rápido, de acción intermedia, de acción prolongada, etc.), especies (animal, análogo de insulina), y/o método de fabricación (ADN recombinante versus insulina de fuente animal) puede resultar en la necesidad de un cambio en la dosis. Pacientes que cambian de y a INSUGEN N (NPH) puede requerir un cambio en su dosificación usual de insulina. Si se requiere de un ajuste, este puede ocurrir dentro de los pocos primeros días hasta las pocas semanas. Pacientes cuyo control de glucosa en la sangre tiene una gran mejora, p. ej., mediante terapia intensificada de insulina, pueden experimentar un cambio en sus síntomas de advertencia de hipoglicemia usuales y deberían ser aconsejados de acuerdo con estos. Unos pocos pacientes que han experimentado reacciones hipoglicémicas después de cambiar de insulina de fuente animal han reportado que los primeros síntomas de advertencia de hipoglicemia fueron menos pronunciados o diferentes de aquellos experimentados con su insulina previa.