KETOROLACO TROMETAMOL - Precauciones

Debe usarse con precaución en pacientes con función hepática o renal alterada o con historia de enfermedad hepática o renal. Al final que con otras drogas antiinflamatorias no esteroidales, la administración prolongada de KETOROLACO TROMETAMOL en animales ha provocado necrosis papilar y otras patologías renales. En humanos se han observado hematuria y proteinuria en terapias prolongadas, con una frecuencia y grado similares al ácido acetilsalicílico como grupo control. El KETOROLACO TROMETAMOL y sus metabolitos se eliminan principalmente por el riñón; el clearance de ketorolaco se reduce aproximadamente en proporción a la reducción del clearance de creatinina en los insuficientes renales; por ello al usarse en estos pacientes la dosificación de ketorolaco debe ser reducida y el estado de la función renal debe ser monitoreado en forma frecuente. El ketorolaco inhibe la agregación plaquetaria y puede prolongar el tiempo de sangría, por lo cual los pacientes que padecen alteraciones en la coagulación o están recibiendo fármacos que interfieren con la hemostasis deben ser cuidadosamente controlados si se les administra KETOROLACO TROMETAMOL. Pueden ocurrir elevaciones límites de una o más de las pruebas de función hepática. Se han observado elevaciones significativas de las transaminasas glutámicas oxalacéticas (SGOT o AST) en al menos 1% de los pacientes en estudios clínicos controlados.