Prospecto LINCOMICINA

Composición
Lincomicina 600 mg/2 ml.
Indicaciones
Infecciones causadas por gérmenes sensibles a la lincomicina.
Contraindicaciones
Hipersensibilidad a la lincomicina y/o clindamicina, pacientes con estados diarreicos. Adminístrese con precaución en pacientes con disfunción hepática, agranulocitosis, trombocitopenia y leucopenia. Contiene alcohol bencílico, por lo que no debe usarse en lactantes y/o niños prematuros.
Reacciones adversas
Gastrointestinales: Náuseas, vómito, malestar abdominal, diarrea y esofagitis. Hematopoyéticos: neutropenia, leucopenia, agranulocitosis, y púrpura trombocitopénica. Reacciones de hipersensibilidad: Edema angioneurótico, enfermedad del suero, anafilaxis, eritema multiforme, síndrome de Stevens-Johnson. Piel y mucosas: Prurito, elevaciones cutáneas, urticaria, vaginitis, dermatitis exfoliativa y vesiculopapular. Hepáticos: Ictericia y alteración de las pruebas de la función hepática. Cardiovasculares: Hipotensión. Reacciones locales: Irritación local, dolor, induración, y formación de abscesos estériles con el uso de la inyección IM.
Advertencias
La formulación en inyección contiene alcohol bencílico. Se sabe que el alcohol bencílico está asociado con el "síndrome de gasping" (ahogamiento), de carácter fatal en infantes prematuros. Se ha reportado colitis pseudomembranosa con casi la totalidad de los agentes antibacterianos, incluyendo lincomicina, la cual puede variar en severidad desde casos leves hasta casos en donde existe compromiso de la vida del paciente. Por lo tanto, es importante considerar su diagnóstico en pacientes que presenten diarrea posterior a la administración de agentes antibacterianos. El tratamiento con agentes antibacterianos altera la flora normal del colon y puede permitir el crecimiento exacerbado de microorganismos del género clostridia. Estudios indican que una toxina producida por Clostridium difficile es la causa principal de la "colitis asociada a antibióticos". Una vez que se haya establecido el diagnóstico primario de la colitis pseudomembranosa deberán iniciarse las medidas terapéuticas correspondientes. Los casos leves de colitis pseudomembranosa usualmente responden con la sola suspensión de la droga. En casos moderados a severos, deberá considerarse el manejo con fluidos y electrolitos, suplementos de proteínas, y el tratamiento con una droga antibacteriana clínicamente eficaz contra colitis por Clostridium difficile. C. difficile sintetiza las toxinas A y B, las cuales contribuyen al desarrollo de CDAD. La hipertoxicidad creada por el C. difficile causa un aumento en la morbilidad y la mortalidad, ya que estas infecciones pueden ser refractarias a la terapia antimicrobiana y puede requerir colectomía. Se debe tener en cuenta el diagnóstico de CDAD en todos los pacientes que presenten diarrea posterior a uso antibiótico. Es necesario realizar una minuciosa historia médica desde el reporte de inicio de la CDAD hasta dos meses después de la administración de los agentes antibacterianos. Si bien existen evidencias de que la lincomicina se difunde en el líquido cefalorraquídeo (LCR), los niveles de lincomicina alcanzados en el LCR pueden resultar inadecuados para el tratamiento de la meningitis. Por consiguiente, la droga no deberá usarse en el tratamiento de la meningitis. En caso de que se requiera una terapia prolongada con lincomicina, se deberán ejecutar pruebas tanto de la función hepática como de la función renal. El uso de antibióticos puede dar como resultado el crecimiento exacerbado de microorganismos no susceptibles, particularmente de levaduras. Embarazo: Categoría B. Lactancia: No se recomienda su uso.
Presentación
Caja por 6 Ampollas. R.S. INVIMA 2007 M-007512-R2.

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *