METFORMINA MK - Propiedades

Mecanismo de acción: La Metformina es una biguanida con efecto antihiperglicemiante, que disminuye la glucosa plasmática postprandial y basal. No estimula la secreción de insulina y, por lo tanto, no produce hipoglicemia. Actúa por tres mecanismos principales: 1) En el intestino disminuye la absorción de la glucosa; 2) En el hígado, reduciendo la gluconeogénesis y glucogenólisis; 3) en el músculo, aumenta la sensibilidad a la insulina, mejorando la captación y utilización de la glucosa periférica al aumentar la actividad de la enzima IP3 quinasa en el receptor celular de insulina. Independientemente de su acción sobre la glicemia, la Metformina tiene efectos favorables en el metabolismo de los lípidos, reduciendo los niveles de colesterol total, LDL y triglicéridos. Uno de los mecanismos de acción a nivel celular que se han propuesto para la Metformina tiene que ver con una propiedad única. La Metformina en el plasma existe en una forma protonada con carga positiva y sólo puede atravesar parcialmente la membrana plasmática por difusión pasiva. Por lo tanto, su transporte intracelular está mediado por diferentes isoformas del transportador orgánico de cationes (OTC) dependiendo del tejido bajo consideración (por ejemplo, OCT1 en el hígado o en el riñón OCT2). Una vez en el interior del compartimiento citosólico, la mitocondria se constituye el objetivo principal de la Metformina. La carga positiva de la Metformina se ha propuesto dar cuenta de su acumulación dentro de la matriz de la mitocondria, impulsada por la energía del potencial de membrana, mientras que la cadena lateral de hidrocarburo apolar de la droga podría promover la unión a estructuras hidrofóbicas, especialmente los fosfolípidos de la membrana mitocondrial. Una vez allí logra la inhibición de la cadena respiratoria mitocondrial específicamente a nivel del complejo I sin afectar a las demás etapas de la maquinaria mitocondrial. Esta propiedad única de la droga induce una disminución en la oxidación del NADH, el bombeo de protones a través de la membrana mitocondrial interna y la tasa de consumo de oxígeno, lo que lleva a la reducción del gradiente de protones y en última instancia, a una reducción en la síntesis de ATP a partir de ADP y grupos fosfato. La leve disminución resultante en el estado de energía celular, conduce a una inhibición aguda y transitoria de la vía de la gluconeogénesis que es dependiente de ATP. Además a través de la modulación de las vías de comunicación celular dependiente e independiente de la Proteína Kinasa, puede interrumpir la expresión de los genes implicados en la gluconeogenésis. Paralelo a estos procesos, la activación de la Serina/Treonina quinasa 11, por la depleción de ATP que se produce, puede reducir la lipogénesis y ejercer un efecto indirecto en la sensibilidad a la insulina.