METILPREDNISOLONA PISA - Farmacología

Farmacocinética y farmacodinamia: La Metilprednisolona es un glucocorticoide de acción intermedia secretado en la corteza suprarrenal y que es ampliamente utilizado en el manejo de varios trastornos donde los corticoides están indicados. Cuatro miligramos de Metilprednisolona son equivalentes a 5 mg de prednisolona en cuanto a su potencia antiinflamatoria. En la forma de succinato la Metilprednisolona tiene un inicio de acción rápido. No se conoce por completo el mecanismo de acción de los glucocorticoides pero al parecer difunden a través de las membranas celulares formando complejos con receptores de membranas específicos. Estos complejos penetran posteriormente al interior de la célula en el núcleo uniéndose al DNA estimulando la transcripción del RNAm con la subsecuente inhibición o inducción de la síntesis de proteínas reguladoras específicas y de varias enzimas; siendo estos posiblemente los responsables de sus efectos fisiológicos y terapéuticos. La potente acción antiinflamatoria de los glucocorticoides puede ser debida a la disminución o prevención de la respuesta de los tejidos a las reacciones inflamatorias, reduciendo los síntomas de inflamación sin modificar la enfermedad subyacente. Los glucocorticoides inhiben la acumulación de las células inflamatorias, incluyendo macrófagos y leucocitos de los sitios de la inflamación. También inhiben la fagocitosis, la liberación de enzimas lisosomales y la síntesis o liberación de varios mediadores químicos de la inflamación. Las reacciones que pueden contribuir a estos efectos incluyen el bloqueo en la acción del factor inhibitorio de macrófagos (FIM), llevado a cabo por la inhibición en la localización de los macrófagos, por la reducción de la dilatación y permeabilidad de los capilares del endotelio, guiado por la inhibición tanto de la migración leucocitaria y por la formación del edema. Incrementa la síntesis de lipomodulina (macrocortina), un inhibidor de la fosfolipasa A2 que regula la liberación del ácido araquidónico de la membrana de fosfolípidos, con la subsecuente inhibición de los derivados del ácido araquidónico, mediadores de la inflamación (prostaglandinas, leucotrienos y tromboxanos). También las acciones inmunosupresoras contribuyen a sus efectos antiinflamatorios. El mecanismo de la acción inmunosupresora de los corticoides tampoco se conoce por completo, al parecer, suprimen o previenen las reacciones inmunes mediadas por células (reacciones de hipersensibilidad tardía) y de otras acciones más específicas que afectan la respuesta inmune. Los glucocorticoides ejercen efectos sobre la respuesta inmunológica específica, reduciendo las concentraciones de citocinas, inhibiendo a los interferones, al factor estimulante de colonias de granulocitos/monocitos, a las interleucinas y al factor de necrosis tumoral (TNF). La red de citocinas participan importantemente en los efectos integrados por los macrófagos/monocitos, de linfocitos T y linfocitos B en la generación de reacciones inmunológicas a diversos microorganismos patógenos. Además, los glucocorticoides pueden disminuir el paso de complejos inmunes a través de las membranas basales disminuyendo las concentraciones de inmunoglobulinas y de los componentes del complemento. La Metilprednisolona se absorbe rápidamente a través del tracto gastrointestinal cuando se administra por vía oral. Su distribución es rápida en todos los tejidos, cruza la placenta y se excreta en pequeñas cantidades en la leche materna. Algunos ésteres hidrosolubles de la Metilprednisolona y sus congéneres sintéticos se administran por vía intravenosa para alcanzar con rapidez los tejidos corporales. La Metilprednisolona tiene un inicio de acción rápida cuando se administra en la forma de succinato por vía intramuscular o intravenosa. Su vida media plasmática es de 3 a 5 horas con una vida media biológica de 18 a 36 horas. En condiciones normales, más del 90% de la Metilprednisolona se une de forma reversible a proteínas plasmáticas principalmente a albúmina y globulinas. El metabolismo se lleva a cabo a nivel hepático principalmente, aunque también se metaboliza en otros tejidos corporales. La Metilprednisolona se elimina principalmente por vía renal.