MIDAZOLAM - Dosificación

Dosis según prescripción médica. La inyección IV debe colocarse lentamente (aproximadamente 1 mg en 10 segundos y 5 mg en 30 segundos para la sedación basal). El efecto aparece alrededor de 2 minutos después de la inyección. Para la sedación e intervenciones diagnósticas o quirúrgicas de corta duración, efectuadas con anestesia local y en las que se persigue la colaboración del paciente y amnesia anterógrada. La dosis total recomendada es de 0.07 - 0.1 mg/kg (4 - 6 mg) vía IV inyectadas 5 - 10 minutos antes del procedimiento. Se dará una dosis inicial de 2.5 mg seguidos de suplementos de 1 mg hasta completar la dosis total o el grado de sedación buscada. Para enfermos graves especialmente en malas condiciones generales o en pacientes de edad avanzada, la dosis inicial debe ser 1 - 1.5 mg. Premedicación de la anestesia general: Solo o combinado con anticolinérgicos y posiblemente analgésicos. Adultos: 10 - 15 mg vía IM de acuerdo con la edad y condición general del paciente. Niños: 0.15 - 0.20 mg/kg. Los niños en relación al peso requieren dosis proporcionalmente mayores que la de los adultos. Sedación preoperatoria o de procedimientos de diagnóstico vía rectal en niños: 0.5 - 0.6 mg/kg, 20 - 30 minutos antes de la inducción anestésica. Se administra por vía rectal la solución de la ampolla, a través de un aplicador plástico (cánula rectal) colocado al final de la jeringa. Si el volumen a inyectar es demasiado pequeño es posible agregar agua estéril hasta un volumen de 10 ml. Inducción anestésica: Como agente inductor de la anestesia general inhalatoria o IV en adultos: 0.15 - 0.30 mg/kg vía IV y en niños 0.20 mg/kg. Mantención de anestesia: Con el fin de mantener el nivel de inconsciencia deseado se deberán administrar suplementos de dosis equivalentes en general a un tercio de la original. En rigor, las dosis suplementarias y los intervalos entre las dosis varían según la reacción individual del paciente. Posología en los pacientes ancianos o deteriorados: En el caso de pacientes de edad avanzada con alteraciones cerebrales orgánicas o función respiratoria o cardiaca deterioradas, la dosificación debe determinarse cuidadosamente, tomando en consideración los factores especiales relacionados con cada paciente. En general, estos pacientes son más sensibles a las benzodiazepinas y requieren por lo tanto una dosis menor.