MIDAZOLAM - Precauciones

En pacientes con circulación sanguínea lábil o edad avanzada, el empleo parenteral de midazolam requerirá un cuidado especial. A los pacientes tratados con midazolam por vía parenteral no se les dará de alta hasta pasadas 3 horas desde la inyección y, a ser posible, en compañía de una persona responsable. Se le comunicará que no debe conducir vehículos ni manejar máquinas durante 12 horas por lo menos. Para tratar los muy frecuentes casos de depresión respiratoria severa (apnea prolongada) tras el uso de midazolam IV, debe contarse con equipo de resucitación o del antagonista de las benzodiazepinas el flumazenil (Lanexat) que se administra vía IV. Extensas y minuciosas investigaciones teratogénicas llevadas a cabo con el midazolam sobre diversas especies animales no revelaron ninguna relación entre la administración del fármaco y trastornos del desarrollo fetal. Las experiencias clínicas reunidas hoy tampoco dicen nada en ese sentido. Aun así, convendrá prescindir del midazolam como de cualquier otro medicamento durante el primer trimestre del embarazo, a menos que el facultativo considere absolutamente imprescindible su prescripción. Tolerancia: Por vía parenteral, el midazolam se tolera satisfactoriamente. Las alteraciones de tensión arterial, frecuencia del pulso y respiración son poco importantes. La presión sistólica disminuye, por regla general, en un 15%, elevándose principalmente tras la inyección IV y en pacientes con insuficiencia respiratoria. En la mayoría de los casos comprobados se habían empleado dosis excesivas o se había inyectado de prisa.