N-ACETILCISTEINA MK - Precauciones

Después de la administración de N-acetilcisteína, puede ocurrir un aumento del volumen de las secreciones bronquiales, en caso de que la tos o los reflejos protectores de la vía aérea se encuentren disminuidos, se debe garantizar la permeabilidad de la misma, aunque esto implique la aspiración de las secreciones. Los pacientes con asma en tratamiento con N-acetilcisteína deben ser vigilados cuidadosamente debido a que presentan de manera más frecuente obstrucción de las vías aéreas por el aumento de las secreciones bronquiales.