NIMEPIS (NIMESULIDA) PISA - Precauciones

En aquellos pacientes en quienes durante el tratamiento con Nimesulida experimenten signos y síntomas compatibles con daño hepático (por ejemplo anorexia, vómitos, nausea, dolor abdominal, fatiga, orina oscura, ictericia) o pacientes con pruebas de función hepática anormal discontinuar el tratamiento y no ser sometidos nuevamente. Y en aquellos pacientes en quienes se administre por tiempos prolongados es necesario realizar un monitoreo constante de estos signos y síntomas compatibles con daño hepático, en caso de presentarse incremento en los niveles de enzimas hepáticas deberá suspenderse inmediatamente la administración del medicamento y no volver a utilizar la Nimesulida por ningún motivo. Existen reportes de eventos adversos hepáticos posterior al consumo de Nimesulida por períodos de tratamiento menores a un mes. Nimepis® debe ser administrado con precaución en personas con antecedentes de úlcera péptica, en sujetos tratados con anticoagulantes o fármacos que inhiben la agregación plaquetaria o que padecen insuficiencia renal leve a moderada o insuficiencia cardíaca. Nimepis® no debe ser administrado en personas con historia de disfunción o anormalidades hepáticas o defectos en la coagulación. En aquellas personas con hipertensión o problemas cardíacos severos que ocasionen retención de líquidos o edema, en pacientes con historia previa de sangrado, úlceras o perforación a nivel gastrointestinal. Tampoco debe ser administrado en combinación con medicamentos potencialmente hepatotóxicos. No se recomienda el uso de Nimepis por períodos prolongados en pacientes geriátricos debido a la mayor susceptibilidad de este tipo de pacientes a presentar reacciones adversas a los analgésicos antiinflamatorios no esteroideos. Este producto está indicado como tratamiento de segunda línea para el dolor agudo.