Prospecto NORMOLIP

Descripción
El fenofibrato es un normolipemiante relacionado estructuralmente con el ácido fíbrico y por lo tanto perteneciente al grupo de los fibratos. A la dosis recomendada de 200 mg/día, reduce sustancialmente los niveles de triglicéridos y de colesterol en plasma. Estas propiedades le permiten estar indicado en diferentes tipos de dislipidemia como la hipertrigliceridemia endógena del adulto (Tipo IV), la hipercolesterolemia pura (Tipo IIa) y/ en pacientes con dislipidemias mixtas (Tipo IIb, III).
Composición
Cada cápsula contiene 200 mg de fenofibrato micronizado.
Farmacodinamia
En los pacientes dislipidémicos se reducen sustancialmente la fracción de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y el colesterol total, en tanto que las lipoproteínas de alta densidad (HDL) se incrementan consistentemente. Este incremento es debido al aumento de la actividad de la enzima L-CAT secundaria a la activación de los receptores PPAR alfa. Los cambios en las apolipoproteínas parecen reflejar cambios en las fracciones lipoproteicas relevantes; los niveles de apolipoproteínas AI y AII se incrementan mientras que las apolipoproteínas CII, CIII y E decrecen. Los niveles de apolipoproteína B generalmente disminuyen cuando los niveles iniciales de lipoproteínas de baja densidad (LDL) están elevados. El medicamento tiene una amplia gama de efectos sobre el metabolismo del colesterol y los triglicéridos. Sin embargo, el mayor efecto del fenofibrato es incrementar la actividad de la lipoproteína lipasa (LPL), aumentando el catabolismo de las lipoproteínas ricas en triglicéridos. Este efecto se suma al incremento en la densidad de los receptores hepáticos y tisulares. La mediación final de esta vía parece ser a través de los receptores PPAR alfa. En relación con el metabolismo del colesterol, el fenofibrato disminuye su biosíntesis e incrementa la depuración de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), ya que estimula la actividad de los receptores hepáticos para LDL. El fenofibrato puede inducir la movilización del colesterol depositado en los tejidos periféricos, incluyendo las paredes arteriales. Estudios clínicos han demostrado regresión de xantomas, xantelasmas y de la placa ateroesclerótica. El fenofibrato disminuye la actividad de la HMG-CoA reductasa aproximadamente en un 75%. El efecto sobre los niveles de colesterol también se puede explicar por el bloqueo en este paso crítico de la síntesis endógena del colesterol. Dicha reducción se presenta en pacientes con dislipidemias tipo IIa o IIb después de 25 semanas de tratamiento. Otras propiedades: Como efectos adicionales se ha demostrado que el fenofibrato disminuye la hiperagregación plaquetaria y la actividad del factor de crecimiento derivado de las plaquetas. Complementando este efecto, el fenofibrato disminuye los niveles de fibrinógeno tisular. El fenofibrato tiene efecto uricosúrico. Esta propiedad es útil ya que las dislipidemias y especialmente las hipertrigliceridemias puras se pueden acompañar de hiperuricemia, la cual de por sí es considerada hoy en día un factor adicional de riesgo cardiovascular. El fenofibrato es igualmente efectivo en pacientes diabéticos con dislipidemia ya que no afecta el nivel glicémico y por el contrario disminuye la resistencia a la insulina. Recientemente se ha demostrado que el fenofibrato incrementa la replicación y sensibiliza los receptores periféricos a la acción de la insulina, esto finalmente favorece la depuración periférica de glucosa y triglicéridos. Esta respuesta parece estar mediada por los receptores PPAR gama.
Farmacocinética
Esta nueva forma farmacéutica micronizada permite una mejor absorción y biodisponibilidad que las tradicionales. Esta propiedad mejora la respuesta terapéutica y disminuye el riesgo de efectos secundarios. El fenofibrato es un fármaco que inmediatamente después de su absorción es hidrolizado por las esterasas plasmáticas y tisulares a su metabolito activo, el ácido fenofíbrico. Las concentraciones plasmáticas más altas son de aproximadamente 6 a 9,5 mg/L en voluntarios sanos en ayunas y se alcanzan después de 4 a 6 horas de administrada una dosis única de 200 mg. Las concentraciones en estado de equilibrio son de aproximadamente 10 mg/L y se alcanzan después de 120 horas en sujetos sanos a quienes se les administraron 200 mg una vez al día. El ácido fenofíbrico se une a proteínas plasmáticas en más de un 99% y el volumen de distribución reportado en sujetos sanos es de 0.89 L/kg. El fármaco se excreta principalmente en la orina y algo por las heces. Por la razón anterior, en pacientes con disfunción renal, la vida media plasmática del ácido fenofíbrico se puede prolongar considerablemente, sin existir una correlación entre la vida media de eliminación y los niveles de creatinina. El ácido fenofíbrico no puede ser removido mediante hemodiálisis. Por lo tanto, no se recomienda el uso de fenofibrato en pacientes con disfunción renal crónica.
Indicaciones
Todo tipo de dislipidemias, es decir: Hipercolesterolemia pura (Tipo IIA), sólo o asociado a estatinas; hipertrigliceridemias puras (Tipo IV y V) y formas mixtas (Tipo IIb y III), síndrome metabólico.
Dosificación
Dosis única diaria de 200 mg. Los pacientes con disfunción renal deberán reducir la dosis. La respuesta a la terapia debe determinarse mediante el control del perfil lipídico y la posología ajustarse cuando sea necesario.
Reacciones adversas
Las reacciones adversas son escasas y generalmente no superan el 6%. Las reacciones adversas reportadas más frecuentemente han sido trastornos gastrointestinales, cefalea, rash cutáneo y muy ocasionalmente mialgias (inferiores al 1%). Entre otros efectos secundarios está el de hepatitis asociada con niveles elevados de transaminasa y de creatininfosfoquinasa, pero por lo general desaparecen una vez suspendido el tratamiento. Como con otros fibratos, el fenofibrato puede aumentar el índice litogénico, sin embargo, no hay una relación clara entre la administración del fenofibrato y la aparición de cálculos biliares. Por lo anterior se concluye que el fenofibrato es una alternativa eficaz y bien tolerada, si se compara con el clofibrato, otros derivados del ácido fíbrico y/o las estatinas.
Precauciones
Como ya dijimos, el fenofibrato se excreta principalmente en la orina y por ello se debe manejar con precaución en pacientes con disfunción renal. La farmacocinética del ácido fenofíbrico se ha examinado en pacientes con deterioro de la función renal leve, moderado o severo. Los pacientes con alteraciones severas (depuración de creatinina ≤ 30 ml/min) muestran un incremento de 2.7 veces las concentraciones de ácido fenofíbrico y en los pacientes con depuración de creatinina leve a moderada (30 a 80 ml/mn) presentaron un incremento en la vida media de ácido fenofíbrico. Por lo anterior, no se debe administrar el fenofibrato en pacientes con disfunción renal severa y usarlo con precaución, reduciendo la dosis, en pacientes con disfunción leve a moderada. El fenofibrato está contraindicado en pacientes con disfunción hepática. Las transaminasas séricas deben monitorearse cada tres meses durante el primer año de tratamiento y el fármaco deberá discontinuarse si los niveles de ALT sobrepasan los 100 U/L. Una vez iniciado el tratamiento con fenofibrato, la dosis de anticoagulantes orales prescritos deberá reducirse a una tercera parte y ajustarse de acuerdo con el tiempo de protrombina. Varios estudios respaldan la combinación de fenofibrato y estatinas como segura y eficaz en el tratamiento de dislipidemia mixta severa, pero se debe tener precaución especial cuando el fenofibrato se asocia con cualquier inhibidor de la HMG-CoA reductasa, debido al riesgo incrementado de aparición de rabdomiólisis. En tal sentido se sugiere una disminución en la dosis de estatinas y asociar a la dosis promedio del fenofibrato. En estos casos se deben considerar las mismas precauciones que se tienen con las estatinas en torno a la aparición de rabdomiólisis, es decir, interacciones farmacológicas, síntomas asociados de mialgias, cansancio, debilidad muscular y vigilancia estrecha de la creatininfosfoquinasa-CPK. Al metabolizarse por una vía distinta del citocromo P-450/ a la tradicionalmente utilizada por estatinas y otros fibratos, el fenofibrato es mucho más seguro para combinarse con estos principios activos, si fuere necesario, pero siempre teniendo en mente las recomendaciones anotadas. Embarazo: Los resultados de los estudios realizados en animales no han mostrado evidencia de teratogenicidad. En la clínica tampoco se han evidenciado malformaciones o fetotoxicidad. Sin embargo, la sustentación es insuficiente para descartar todo riesgo. Igualmente, al no existir datos de paso en leche materna, no se recomienda la administración del fenofibrato en la lactancia.
Presentación
Cápsulas de 200 mg, caja por 10 y 20 cápsulas (Reg. San. INVIMA 2006M-0005779).

Agregar un Comentario

  Gracias!
Su mensaje ha sido enviado.

Su dirección de email no sera publicada. Los campos marcados son requeridos. *