ARTRITIS REUMATOIDEA - Tratamiento

En la mayoría de los casos, la AR requiere tratamiento por largo tiempo. El tratamiento incluye medicinas, fisioterapia, ejercicio, educación y posiblemente cirugía. El tratamiento agresivo y oportuno para este tipo de artritis con nuevas categorías de fármacos puede ser muy útil para frenar la destrucción de la articulación y prevenir deformidades. MEDICAMENTOS Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (DMARD, por sus siglas en inglés): estos son a menudo los primeros fármacos que se prueban en pacientes con AR. Se recetan además del reposo, los ejercicios de fortalecimiento y los fármacos antinflamatorios.
  • El metotrexato (Rheumatrex) es el DMARD más comúnmente utilizado para la artritis reumatoidea. La leflunomida (Arava) y la hidroxicloroquina también se pueden utilizar.
  • La sulfasalazina es un antinflamatorio que a menudo se combina con metotrexato e hidroxicloroquina (terapia triple).
  • Estos fármacos pueden tener efectos secundarios serios, así que se necesitan exámenes de sangre frecuentes cuando los esté tomando.
Medicamentos antinflamatorios: incluyen ácido acetilsalicílico (aspirin) y antinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno y naproxeno.
  • Aunque los AINE funcionan bien, su uso prolongado puede causar problemas estomacales, como úlceras y sangrado, y posibles problemas cardíacos.
  • El celecoxib (Celebrex) es otro antinflamatorio. Los fármacos de esta clase (inhibidores de COX-2) pueden incrementar el riesgo de ataques cardíacos y accidente cerebrovascular de algunas personas. Consulte con el médico respecto a si estos medicamentos son apropiados para usted.
Medicamentos antipalúdicos: este grupo de medicamentos incluye hidroxicloroquina (Plaquenil). Casi siempre se usan junto conmetotrexato. Pueden pasar semanas o meses antes de ver algún beneficio de estos medicamentos. Corticosteroides: estos medicamentos funcionan bien para reducir la hinchazón e inflamación articular, pero pueden tener efectos secundarios a largo plazo. Por lo tanto, se deben tomar sólo por un corto tiempo y en dosis bajas cuando sea posible. Agentes biológicos: estos fármacos están diseñados para afectar partes del sistema inmunitario que juegan un papel en el proceso patológico de la artritis reumatoidea.Estos fármacos se pueden administrar cuando otros medicamentos para la artritis reumatoidea no han funcionado. A veces, se inician los fármacos biológicos con más celeridad, junto con otros fármacos para este tipo de artritis.La mayoría de estos fármacos se administran ya sea bajo la piel (subcutáneos) o en una vena (intravenosos). Existen diferentes tipos de fármacos biológicos:
  • Moduladores de glóbulos blancos como: abatacept (Orencia) y rituximab (Rituxan)
  • Inhibidores del factor de necrosis tumoral (FNT) como: Adalimumab (Humira), Etanercept (Enbrel), Infliximab (Remicade), golimumab (Simponi) y certolizumab (Cimzia)
  • Inhibidores de la interleucina-6 (IL-6): tocilizumab (Actemra)
Los agentes biológicos pueden ser muy útiles en el tratamiento de la artritis reumatoidea. Sin embargo, las personas que toman estos fármacos deben ser vigiladas muy de cerca debido a serios factores de riesgo:
  • Infecciones a raíz de bacterias, virus y hongos
  • Leucemia o linfoma
  • Psoriasis
  • Reacciones alérgicas
Otros fármacos:
  • Inhibidor de Janus cinasa: Tofacitinib (Xeljanz). Se trata de una medicina tomada por vía oral que ahora está aprobado para el tratamiento de la artritis reumatoidea.
CIRUGÍA Se puede necesitar cirugía para corregir las articulaciones que sufrieron daño grave. La cirugía puede incluir:
  • Extirpación del revestimiento articular (sinovectomía).
  • Artroplastia total en casos extremos; puede incluir artroplastia total de rodilla, artroplastia de cadera, artroplastia del tobillo, artroplastia del hombro y otras.
FISIOTERAPIA Los ejercicios de rango o amplitud de movimiento y los programas indicados por un fisioterapeuta pueden retardar la pérdida de la función articular y ayudar a mantener los músculos fuertes.Algunas veces, los terapeutas usan máquinas especiales para aplicar calor profundo o estimulación eléctrica para reducir el dolor y mejorar la movilidad articular.Otras terapias que pueden ayudar a aliviar el dolor articular abarcan:
  • Técnicas de protección de la articulación
  • Tratamientos con calor y frío
  • Férulas o dispositivos ortopédicos para apoyar y alinear las articulaciones
  • Períodos frecuentes de descanso entre las actividades, así como de 8 a 10 horas de sueño cada noche
NUTRICIÓNAlgunas personas con AR pueden tener intolerancia o alergias a determinados alimentos. Se recomienda una dieta nutritiva y equilibrada. Puede ayudar el hecho de consumir alimentos ricos en aceites de pescado (ácidos grasos omega-3). Es necesario suspender el tabaquismo. El consumo excesivo de alcohol también debe evitarse.