AMPRENAVIR - Precauciones y advertencias

Puesto que la principal vía de metabolismo y excreción de amprenavir es hepática, se recomienda utilizar con precaución amprenavir en aquellos pacientes con patologías hepáticas. La dosis deberá reducirse a 450mg dos veces al día en pacientes con insuficiencia hepática moderada y a 300mg dos veces al día en caso de insuficiencia hepática grave. No se considera necesario ajustar la dosis inicial en pacientes con insuficiencia renal. No se recomienda administrar amprenavir a niños menores de 4 años, ya que se desconoce la seguridad y eficacia de amprenavir. Puesto que amprenavir es un inhibidor de la enzima CYP3A4 del citocromo P450, se recomienda no administrar concomitantemente con medicamentos que posean márgenes terapéuticos estrechos y que sean sustratos de la CYP3A4. En caso de aumento de cuadros hemorrágicos, incluyendo hematomas y hemartrosis espontáneas, en pacientes hemofílicos tipo A y B tratados con amprenavir, se aconseja administrar factor VIII adicional. Se recomienda advertir a los pacientes que amprenavir, al igual que cualquier otra terapia antirretroviral actual, no cura la infección por HIV, y por lo tanto pueden estar expuestos a sufrir infecciones oportunistas y otras complicaciones relacionadas. Asimismo, amprenavir no evita el riesgo de transmisión del HIV a otras personas a través del contacto sexual o la contaminación sanguínea. Se recomienda no administrar amprenavir a mujeres embarazadas excepto en aquellos casos en que el beneficio para la madre supere los posibles riesgos para el feto. A pesar de que se desconoce si amprenavir se excreta por leche materna, se aconseja no administrar este medicamento a mujeres en período de lactancia, salvo en aquellos casos en que el beneficio para la madre supere los riesgos potenciales para el niño. Los estudios de carcinogenecidad a largo plazo de amprenavir en ratas y ratones están siendo realizados. Hasta el momento, amprenavir no resultó ser mutagénico o genotóxico en estudios in vitro e in vivo.