APIXABáN - Precauciones y advertencias

Riesgo de hemorragia: como en el caso de otros anticoagulantes, se debe vigilar cuidadosamente a los pacientes que toman apixabán y muestren cualquier signo de sangrado. Se recomienda utilizar con precaución en cuadros clínicos con un riesgo aumentado de hemorragia, tales como trastornos hemorrágicos congénitos o adquiridos; enfermedad gastrointestinal ulcerosa activa; endocarditis bacteriana; trombocitopenia; trastornos plaquetarios; antecedentes de ictus hemorrágico; hipertensión grave y no controlada; y cirugía cerebral, espinal u oftálmica reciente. Se debe interrumpir la administración de apixabán en el caso de una hemorragia grave. Insuficiencia renal: debido a la ausencia de datos clínicos en los pacientes con aclaramiento de creatinina < 15 ml/min, o en pacientes sometidos a diálisis, no se recomienda apixabán en estos pacientes. Datos clínicos limitados en pacientes con insuficiencia renal grave (aclaramiento de creatinina de 15-29 ml/min) indican que las concentraciones plasmáticas de apixabán aumentan en esta población de pacientes; por tanto, el apixabán solo o en combinación con ácido acetilsalicílico se debe utilizar con precaución en estos pacientes debido a un mayor riesgo potencial de sangrado. No es necesario un ajuste de dosis en los pacientes con insuficiencia renal leve o moderada. Pacientes mayores de 65 años: hay datos limitados de la experiencia clínica con pacientes mayores de 65 años a los que se coadministró apixabán con ácido acetilsalicílico. Esta combinación debe utilizarse con cuidado debido a un mayor riesgo potencial de sangrado. Insuficiencia hepática: apixabán está contraindicado en los pacientes con hepatopatía asociada a coagulopatía y riesgo clínicamente relevante de sangrado. No se recomienda en pacientes con insuficiencia hepática grave. Debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática leve o moderada (Child Pugh A o B). Alteraciones hepáticas: se excluyó de los ensayos clínicos a los pacientes con enzimas hepáticas elevadas (GOT/GPT > 2xLSN) o bilirrubina total ≥1,5xLSN. Por tanto, apixabán debe utilizarse con precaución en esta población. Deben determinarse los niveles de GOT como parte de la evaluación preoperatoria estándar. Interacción con los inhibidores del citocromo P450 3A4 (CYP3A4) y de la P-glicoproteína (P-gp): no se recomienda el uso de apixabán en pacientes que reciben tratamiento sistémico concomitante con inhibidores potentes del CYP3A4 y de la P-gp, tales como antimicóticos azólicos (p.ej. ketoconazol, itraconazol, voriconazol y posaconazol) o inhibidores de la proteasa de VIH (por ejemplo, ritonavir). Estos medicamentos pueden aumentar el doble la exposición a apixabán o aumentarla aun más en presencia de factores adicionales que aumentan la exposición a apixabán (por ejemplo insuficiencia renal grave). Interacción con los inductores del CYP3A4 y de la P-gp: la administración concomitante de apixabán con inductores potentes del CYP3A4 y de la P-gp (por ejemplo, rifampicina, fenitoína, carbamazepina, fenobarbital o la hierba de San Juan) puede causar una reducción de ~50% en la exposición a apixabán. Los inductores potentes del CYP3A4 y de la P-gp deben co-administrarse con precaución. Interacción con otros medicamentos que afectan a la hemostasia: Se debe tener cuidado si los pacientes reciben tratamiento concomitante con antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), incluyendo ácido acetilsalicílico. No se recomienda el uso concomitante de otros inhibidores de la agregación plaquetaria u otros agentes antitrombóticos con apixabán. Anestesia espinal/epidural o punción lumbar: cuando se utiliza la anestesia neuroaxial (anestesia epidural o espinal) o se realiza una punción lumbar o epidural, los pacientes tratados con antitrombóticos para la prevención de complicaciones tromboembólicas tienen riesgo de desarrollar un hematoma epidural o espinal, que puede causar parálisis a largo plazo o permanente. El riesgo de estos eventos puede verse aumentado por el empleo postoperatorio de catéteres epidurales permanentes o por la administración concomitante de medicamentos que afectan a la hemostasia. Los catéteres epidurales o intratecales permanentes deben retirarse al menos 5 horas antes de la dosis inicial de apixabán. El riesgo también puede verse aumentado por la punción epidural o espinal traumática o repetida. Debe controlarse frecuentemente la presencia de signos y síntomas de deterioro neurológico (por ejemplo, adormecimiento o debilidad de extremidades inferiores, disfunción intestinal o vesical). Si se observa compromiso neurológico, es necesario un diagnóstico y un tratamiento urgente. Antes de la intervención neuroaxial, el médico debe valorar el beneficio potencial frente al riesgo en los pacientes con tratamiento con anticoagulantes o que van a recibir medicamentos anticoagulantes para la tromboprofilaxis. No hay experiencia clínica en el uso de apixabán con catéteres intratecales o epidurales. En caso de ser necesarios y en base a los datos farmacocinéticos, debería transcurrir un intervalo de 20-30 horas (es decir 2 veces la vida media) entre la última dosis de apixabán y la retirada del catéter, y al menos debería omitirse una dosis antes de la retirada el catéter. La siguiente dosis de apixabán debe administrarse al menos 5 horas después de la retirada del catéter. Como con todos los nuevos anticoagulantes, se dispone de limitada experiencia en bloqueo neuroaxial y por tanto se recomienda extremar la precaución cuando se utilice apixabán en presencia de bloqueo neuroaxial. Cirugía de fractura de cadera: no se ha estudiado apixabán en ensayos clínicos en pacientes sometidos a cirugía por fractura de cadera para evaluar la eficacia y seguridad en estos pacientes. Por lo tanto, no se recomienda apixabán en estos pacientes. Parámetros de laboratorio: las pruebas de coagulación (p. ej. TP, INR, y TTPa) se vieron afectadas como se esperaba, debido al mecanismo de acción de apixabán. Los cambios observados en estas pruebas de coagulación con el uso de la dosis terapéutica son pequeños y están sujetos a un alto grado de variabilidad. Lactosa: apixabán contiene lactosa. Los pacientes con intolerancia hereditaria a galactosa, insuficiencia de lactasa de Lapp o problemas de malaabsorción de glucosa o galactosa no deben tomar este medicamento. Embarazo: no existen datos sobre la utilización de apixabán en mujeres embarazadas. Los ensayos en animales no indican efectos dañinos directos o indirectos sobre la toxicidad reproductiva. No se recomienda apixabán durante el embarazo. Lactancia: se desconoce si apixabán o sus metabolitos se excretan en la leche materna. Los datos disponibles en los ensayos con animales han mostrado que apixabán se excreta en la leche. No se puede excluir un riesgo en recién nacidos y lactantes. Debe tomarse una decisión sobre si interrumpir la lactancia o si interrumpir/suspender el tratamiento con apixabán.