DIDANOSINA - Propiedades

La didanosina es un nucleósido análogo de la desoxiadenosina que se comporta como un inhibidor de la replicación in vitro. Los organismos eucariontes cuentan con el DNA como molécula portadora de la información necesaria para la síntesis de proteínas y de otras moléculas imprescindibles para el desarrollo de la vida celular como, por ejemplo, los RNA ribosómico y de transferencia. En condiciones normales el flujo de información va del núcleo al citoplasma. La información codificada presente en el DNA es transcripta a una molécula que puede desplazarse del núcleo al citoplasma, que es el RNA mensajero. Después, ya en el citoplasma, éste se traduce a una proteína que puede insertarse en la membrana, formar parte de orgánulos citoplasmáticos o bien ser exportada fuera de la célula. Sin embargo, el HIV no procesa su información por el mismo mecanismo que los eucariontes. Su genoma está constituido en su totalidad por RNA; por lo tanto, para que la replicación viral tenga lugar, ese RNA debe retrotranscribirse primero a DNA en la célula huésped (proceso inverso al anterior), el que, en una segunda etapa, se transcribirá a RNA viral (vRNA), para que comience así la síntesis de las proteínas necesarias para la génesis de nuevas partículas virales. De esa manera, el ciclo vital del virus va desde el citoplasma hasta el núcleo de la célula huésped y desde éste de nuevo al citoplasma, donde finalmente se ensamblan las nuevas partículas virales. El ciclo comienza cuando la partícula viral invade la célula: primero se fija a la superficie de las células blanco, debido a la afinidad de ciertas moléculas presentes en la cápsula viral (glucoproteínas) por ciertos receptores presentes en la membrana celular. Una vez dentro de la célula, el vRNA se libera de su envoltura, junto con dos enzimas que están dentro de la nucleocápside, la DNApolimerasa y una ribonucleasa, cuya combinación se conoce como transcriptasa reversa. Debido a la acción de ésta, la molécula monocatenaria de vRNA es copiada a una molécula de doble cadena de DNA viral (vDNA). Esta pasa al interior del núcleo, se inserta en el genoma de la célula huésped -mediante una integrasa también de origen viral- y una vez allí comienza a transcribir nuevos vRNA que pasan al citoplasma; algunos de éstos sirven para formar las proteínas virales, propias de la cápsula, o se insertan en la membrana plasmática de la célula huésped -como por ejemplo, la gp120, con la que se recubrirá el virus al salir-. Otras moléculas de vRNA, que no intervienen en la traducción de las proteínas virales, serán usadas como el material genético para una nueva generación de virus. Tomando en cuenta este particular manejo que hace el virus de la información del genoma, se empezaron a usar drogas con capacidad de inhibir a la transcriptasa reversa y así bloquear el paso de vRNA a vDNA. Estas son sustancias análogas a los dideoxinucleósidos como la 2', 3'-dideoxiinosina o didanosina (ddl), que tienen la propiedad de inhibir la transcriptasa reversa. Esta ingresa en los linfocitos mediante un proceso pasivo, donde ocurren tres pasos de fosforilación. La didanosina se convierte a dideoxiadenosina (ddA); luego se fosforila en tres pasos hasta llegar a ddA-trifosfato, que es su forma activa, que se almacena dentro de la célula. La vida media de la ddA-trifosfato varía entre 8 y 24 horas y la de los depósitos de adenosina endógena fluctúa entre las 8 y 15 horas. El principal metabolito de la didanosina identificado en la orina, la alantoína, representa aproximadamente el 61% de la dosis administrada. Tres metabolitos putativos tentativamente identificados en orina fueron la hipoxantina, la xantina y el ácido úrico.