FELBAMATO - Precauciones y advertencias

Las drogas antiepilépticas no deberán suspenderse en forma brusca debido a la posibilidad de incrementar la frecuencia de las convulsiones. Se deberán dar instrucciones precisas a los pacientes para que cumplan estrictamente con la posología prescripta por el médico y mantengan el medicamento en su envase perfectamente cerrado, a temperatura ambiente, al resguardo del calor excesivo, la luz solar directa o la humedad, y fuera del alcance de los niños. No es necesario realizar controles sobre los parámetros de laboratorio para garantizar la seguridad en el uso de felbamato. No se determinó el valor para el control del nivel en sangre. Como su empleo puede afectar los niveles plasmáticos de otros antiepilépticos administrados en forma simultánea, es recomendable controlar los niveles de estos agentes. Uso durante el embarazo: sólo si se necesita. Trabajo de parto y parto propiamente dicho: se desconoce el efecto del felbamato sobre el trabajo de parto y el parto en seres humanos. Uso durante la lactancia: se observó que el felbamato se excreta en la leche humana. Se desconoce el efecto que produce en el lactante. Uso en niños: se desconoce la seguridad y eficacia en los niños, salvo los que padecen del síndrome de Lennox-Gastaut. Se deberán tomar precauciones antes de administrar el fármaco a pacientes de edad avanzada; se comienza con el rango de dosis más bajas teniendo en cuenta que existe mayor posibilidad de deterioro del funcionamiento hepático, renal o cardíaco y que los pacientes estén cursando enfermedades o terapéuticas farmacológicas simultáneas. Podrá ser necesario reducir aun más la dosis de la DAE utilizada en forma concomitante, para minimizar los efectos colaterales provocados por las interacciones farmacológicas. Se aumentará la dosis de felbamato con incrementos de 15mg/kg/día con intervalos semanales, hasta alcanzar 45mg/kg/día. La mayoría de los efectos colaterales del felbamato en terapéuticas concurrentes desaparecerán al reducir la dosis de las DAE.