HIDROCODONA Ficha Técnica (Prospecto)

Sinónimos

Dihidrocodeinona.

Acción terapéutica

Analgésico, antitusivo.

Propiedades

Es un derivado opiáceo que se une a receptores en varios lugares del sistema nervioso central (SNC) y altera procesos que afectan tanto la percepción del dolor como la respuesta emocional a éste. Aunque no se han determinado el lugar y el mecanismo de acción precisos, las alteraciones en la liberación de varios neurotransmisores de los nervios aferentes sensibles a los estímulos dolorosos pueden ser parcialmente responsables del efecto analgésico. Asimismo, la hidrocodona suprime el reflejo de la tos mediante una acción directa central, probablemente en el tallo cerebral o en la protuberancia. El comienzo de la acción analgésica depende de la vía de administración utilizada y oscila entre 15 a 90 minutos; la duración de acción analgésica y antitusiva de la hidrocodona es de 4 a 5 horas. El metabolismo de esta droga es principalmente hepático y los metabolismos formados son eliminados por vía renal.

Indicaciones

Tratamiento del dolor moderado a severo. Algias refractarias. Dolores severos e intratables. Tratamiento de la tos.

Dosificación

Adultos (analgésico): oral, 5 a 10mg con intervalos de cuatro a seis horas. Antitusivo: oral, 5mg con intervalos de cuatro a seis horas. Dosis pediátrica: oral, 0,15mg por kg de peso corporal cada seis horas.

Reacciones adversas

Cansancio o debilidad no habituales, mareos, somnolencia, aumento de la sudoración, enrojecimiento o sofoco de la cara, confusión (puede incluir ilusiones y sensaciones de despersonalización o irrealidad), latidos cardíacos lentos, palpitaciones, respiración dificultosa (atelectasia, broncoconstricción, edema laríngeo, depresión respiratoria), visión borrosa, estreñimiento, disminución de la cantidad de la orina, micción dolorosa, urgencia miccional, sequedad de la boca, falsa sensación de bienestar, dolor de cabeza, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, nerviosismo o inquietud.

Precauciones y advertencias

Su empleo regular durante el embarazo puede producir dependencia física en el feto, debido a que el fármaco atraviesa la placenta. Los síntomas de supresión observados en el neonato son convulsiones, irritabilidad, llanto excesivo, temblores, reflejos hiperactivos, fiebre, vómitos, diarrea, estornudos y bostezos. No se han realizado estudios en seres humanos sobre el efecto teratogénico de la hidrocodona; sin embargo, se sabe que en ratas las dosis altas de este medicamento son teratogénicas. Los neonatos y los pacientes geriátricos pueden ser más sensibles a los efectos de la hidrocodona, en especial los efectos depresores respiratorios.

Interacciones

Antidiarreicos, anticolinérgicos, como difenoxina y atropina, difenoxilato y atropina, caolín, peptina, alcaloides de la belladona y opio, loperamida, tintura de opio, paregórico; antihipertensivos, en especial los bloqueantes ganglionares como guanadrel, guanetidina y mecamilamina, diuréticos, medicamentos que producen hipertensión, antimuscarínicos u otros medicamentos con acción antimuscarínica.

Contraindicaciones

No debe utilizarse en presencia de diarrea asociada con colitis seudomembranosa causada por cefalosporinas, lincomicinas o penicilinas, diarreas causadas por intoxicación, hasta que se haya eliminado el material tóxico del tracto gastrointestinal. Depresión respiratoria aguda. La relación riesgo-beneficio debe evaluarse en las siguientes situaciones clínicas: abdomen agudo, ataque agudo de asma, alteración o enfermedad respiratoria crónica, arritmias cardíacas, convulsiones, abuso o dependencias de fármacos, inestabilidad emocional, ideas o intentos de suicidio, enfermedad o litiasis de la vesícula biliar, cirugía reciente del tracto gastrointestinal, lesión de la cabeza, aumento de la presión intracraneana, lesiones intracraneanas, disfunción hepática, hipotiroidismo, enfermedad inflamatoria intestinal grave, hipertrofia u obstrucción prostática, estenosis uretral, cirugía reciente del tracto urinario, disfunción renal.

Sobredosificación

Los signos de sobredosis son los siguientes: piel fría, pegajosa y húmeda, confusión, convulsiones, mareos severos, somnolencia severa, presión arterial baja, nerviosismo o inquietud severos, pupilas puntiformes, bradicardia, respiración lenta o dificultosa, pérdida de la conciencia, debilidad severa. El tratamiento recomendado consiste en vaciar el estómago por inducción de la emesis o por lavado gástrico, establecer un intercambio respiratorio adecuado mediante la provisión de una vía aérea permeable instaurando respiración controlada o asistida, administrar naloxona (antagonista opiáceo) 0,01mg por kg de peso corporal o 0,4 a 2mg como dosis única por vía intravenosa, administrar líquidos intravenosos o vasopresores.

Medicamentos que contienen Hidrocodona