HIDROCODONA - Precauciones y advertencias

Su empleo regular durante el embarazo puede producir dependencia física en el feto, debido a que el fármaco atraviesa la placenta. Los síntomas de supresión observados en el neonato son convulsiones, irritabilidad, llanto excesivo, temblores, reflejos hiperactivos, fiebre, vómitos, diarrea, estornudos y bostezos. No se han realizado estudios en seres humanos sobre el efecto teratogénico de la hidrocodona; sin embargo, se sabe que en ratas las dosis altas de este medicamento son teratogénicas. Los neonatos y los pacientes geriátricos pueden ser más sensibles a los efectos de la hidrocodona, en especial los efectos depresores respiratorios.