INMUNOGLOBULINA HUMANA - Propiedades

Mecanismo de acción: es un medicamento derivado de la sangre humana, inyectable estéril y no piretógeno, conteniendo los anticuerpos normales de la población o inmunoglobulina tipo G (IgG) polivalente, en sus diferentes subclases IgG1, IgG2, IgG3 e IgG4, semejante al suero o plasma de partida. Estos cumplen funciones de opsonización, neutralización y activación del complemento, contra agentes virales y bacterianos. Los mecanismos de acción inmunosupresores de la IgG son variados, en PTI se unen al receptor Fc de los macrófagos del sistema retículo-endotelial (SRE), bloqueando su capacidad de captar plaquetas recubiertas de anticuerpos. También se postula que este bloqueo lo realizan glóbulos rojos cubiertos por la IgG. En pacientes con enfermedad de Kawasaki, púrpura trombocitopénica y otras patologías, se observó que la IgG reduce el coeficiente CD4/CD8, bloquea la activación de linfocitos B y T. Actividad anti-idiotipo: las IgG tienen una función reguladora y estabilizadora de la síntesis de anticuerpos, puede evitar la unión de fragmentos C3/C4 del complemento en las células blanco; inhibe la liberación de Interleukina 1 y Factor de Necrosis Tumoral por parte de los macrófagos activados; inhibe la citotoxicidad por células NK. Farmacocinética: cuando se administra intravenosamente una solución de IgG endovenosa, el 100% de los anticuerpos que ingresan estarán disponibles inmediatamente en la circulación. El pico de máxima concentración se alcanza rápidamente en las primeras 24 horas y luego la IgG empieza a equilibrarse con el espacio extravascular en un proceso en el cual pueden diferenciarse dos fases: una fase, en los primeros 3 a 5 días postinfusión donde el pico máximo alcanzado inicialmente desciende entre un 30% a 50%, debido a la distribución extravascular de la IgG y a la IgG dañada o que forma agregados. Esta rápida disminución pasa inadvertida cuando la concentración preinfusión de IgG es normal. La distribución de los anticuerpos entre los compartimientos intra y extravascular puede tomar algunos días para llegar al nivel de equilibrio, pudiendo alcanzar aproximadamente el 40% al 50% del pico durante la primera semana postinfusión. La otra fase, desde el día 5 al 30, donde se observa una disminución gradual de la IgG sérica debido al catabolismo normal que sufre esta inmunoglobulina en el organismo. La vida media de la IgG después del equilibrio inicial con el espacio extracelular, es de 21 a 25 días y esto explica que la terapia de reemplazo pueda estar espaciada de 3 a 4 semanas siendo esa la duración del efecto. Sin embargo existen factores que pueden disminuir la vida media de las IgG al acelerar su catabolismo, como las infecciones, pérdidas renales o intestinales y el embarazo. Las Inmunoglobulinas G y el complejo IgG son degradados por SRE. En el caso de productos cuya vía de administración sea por vía intramuscular o subcutánea, la absorción de la Inmunoglobulina administrada desde el sitio de inyección comienza aproximadamente 20 minutos luego de la aplicación. El máximo nivel en sangre es generalmente alcanzado entre los 2 a 3 días luego de la inyección intramuscular. La vida media asciende a 3 semanas en promedio. IgG y complejos-IgG son metabolizados en células del SRE.