MAGNESIO TRISILICATO Ficha Técnica (Prospecto)

Propiedades

Es un antiácido no absorbible que reacciona químicamente con el ácido clorhídrico gástrico aumentando el pH del contenido estomacal y aliviando los síntomas de la hiperacidez. Reduce el contenido de ácido en la luz del esófago, esto produce un aumento del pH intraesofágico y una disminución de la actividad de la pepsina, lo que contribuye al control del reflujo gastroesofágico. Su comienzo de acción es tardío ya que su capacidad de solubilizarse en el estómago no es buena y por lo tanto, reacciona lentamente con el ácido clorhídrico. Su eliminación es fecal y renal. En el tratamiento de la úlcera péptica, es aconsejable administrarlo entre 1 a 3 horas después de las comidas para prolongar el efecto neutralizante y al acostarse. Asimismo, la terapia debe continuar al menos durante 4 a 6 semanas después de la desaparición de los síntomas.

Indicaciones

Ulcera péptica, reflujo gastroesofágico, hemorragia gastrointestinal como consecuencia de gastritis aguda y ulceración por estrés.

Dosificación

Dosis usual para el adulto: vía oral, para neutralizar 1mEq de ácido clorhídrico se necesitan de 15 a 20mEq de trisilicato de magnesio.

Reacciones adversas

Sabor a tiza, náuseas o vómitos, calambres en el estómago.

Precauciones y advertencias

No administrar en los niños menores de 6 años, debido a los riesgos de hipermagnesemia.

Interacciones

Anfetaminas o quinidina, esteroides anabolizantes, anticoagulantes orales derivados de la cumarina o la indandiona, antidisquinéticos, antimuscarínicos (especialmente la atropina y sus derivados), benzodiazepinas, fosfato sódico de celulosa, cimetidina o ranitidina, diflunisal, glucósidos digitálicos, efedrina, preparaciones orales de hierro, ketoconazol, levodopa, loxapina oral, mecamilamina, metenamina, lipasa pancreática, fenotiazinas, fosfatos orales, salicilatos, resina de poliestiren sulfonato sódico, sucralfato, tetraciclinas orales, tioxantenos orales, vitamina D.

Contraindicaciones

No debe ser usado en presencia de los siguientes trastornos: disfunción renal severa, apendicitis, colitis ulcerosa, colostomía, diverticulitis, ileostomía, diarrea crónica, obstrucción intestinal, micción dolorosa o dificultosa.

Sobredosificación

Los síntomas de la sobredosis son diarrea o efecto laxante, mareos o sensación de mareo, latidos cardíacos continuos, cambios en el estado de ánimo o mental, cansancio o debilidad no habitual.