ROPIVACAíNA - Dosificación

Sólo debe ser usado por especialistas en anestesia regional o bajo su supervisión y la inyección debe ser lenta o en dosis progresivas, con una rigurosa observación de las funciones vitales y manteniendo el contacto verbal. En general, la anestesia quirúrgica requiere concentraciones y dosis más altas, mientras que para la analgesia se recomiendan concentraciones menores. Antes y durante su administración se recomienda una cuidadosa aspiración para prevenir la inyección intravascular. En caso de administrar altas concentraciones (bloqueo epidural), se recomienda realizar primero una dosis de prueba de lidocaína con adrenalina. Cuando se usan bloqueos prolongados (administración continua o bolos repetidos) debe tenerse en cuenta el riesgo de alcanzar concentraciones tóxicas o inducir daño nervioso local. Para el tratamiento del dolor posoperatorio se recomienda: inducir bloqueo epidural con 7,5mg/ml y mantener la analgesia con una infusión de 2mg/ml a un ritmo de 12-20mg por hora. En la mayoría de los pacientes se observó que esta técnica provee una analgesia adecuada en los casos de dolor posoperatorio moderado o severo, con ausencia o sólo con un leve bloqueo motor progresivo y una reducción significativa de la necesidad de administrar opioides.