ROPIVACAíNA - Propiedades

Es un anestésico local tipo amida de acción prolongada, desarrollado como enantiómero puro para la infiltración anestésica periférica y central, en concentraciones entre 0,5% y 1%. La ropivacaína produce un bloqueo reversible de la propagación del impulso nervioso en las neuronas desplazando los iones sodio hacia el exterior a través de la membrana celular. Como los anestésicos pueden tener efectos similares sobre otras membranas excitables en el cerebro y el miocardio, las cantidades excesivas de este fármaco pueden producir signos y síntomas de toxicidad nerviosos y cardiovasculares, aunque este derivado posee un amplio margen terapéutico. Las acciones sobre el sistema nervioso aparecen con concentraciones más bajas que las necesarias para generar cardiotoxicidad (disminución de la conducción, inotropismo negativo y, eventualmente, arritmias y paro cardíaco). Después de la administración epidural pueden observarse efectos cardiovasculares indirectos (hipotensión, bradicardia), los que dependen de la extensión del bloqueo simpático simultáneo. Es menos cardiotóxica que la bupivacaína. En altas concentraciones presenta un efecto anestésico y analgésico sobre las fibras nerviosas, como también anestesia quirúrgica; mientras que en dosis bajas produce bloqueo sensorial (analgesia). El comienzo y la duración del efecto durante la anestesia epidural son similares a los que se obtienen con bupivacaína, pero el bloqueo motor es de menor intensidad y duración, aparece más tarde y no aumenta por la administración conjunta de adrenalina. Como este agente es un vasoconstrictor, puede prolongar la anestesia luego de infiltración o bloqueo nervioso periférico. Su concentración plasmática depende de la vía de administración, de la dosis y de la vascularización en el sitio de inyección. En el espacio peridural, la absorción es completa y bifásica. La ropivacaína es extensamente metabolizada, principalmente por hidroxilación aromática y posterior conjugación, y la eliminación por vía renal es total. Atraviesa la barrera placentaria y en el feto el grado de ligadura a las proteínas del plasma es menor que en la madre, por lo que existe una menor concentración plasmática total en el feto.