SULFADOXINA + PIRIMETAMINA Ficha Técnica (Prospecto)

Propiedades

Esta asociación se usa en la siguiente relación: 500mg de sulfadoxina: N1-(5,6-dimetoxi-4-pirimidinil)-sulfanilamida más 25mg de pirimetamina: 2,4 -diamino-5(5-clorofenil)-6-etilpiridina. Es un agente antimalárico cuya acción sinérgica se basa en la potencialización recíproca de ambos componentes y es por ello que es posible destruir los parásitos de la malaria (trofozoitos y esquizontes) con una dosis única. La acción se explica por el bloqueo sucesivo y secuencial de dos enzimas que intervienen en la biosíntesis del ácido folínico en los plasmodios. Es activo frente a todas las formas de plasmodios patógenos para el hombre (P. falciparum, P. vivax, P. malariae) y también frente a formas resistentes a otros antimaláricos (la cloroquina y otros derivados de la 4-aminoquinoleína y la pirimetamina). Sin embargo, en algunas zonas endémicas, especialmente en el sudeste asiático y en Sudamérica, existen cepas de Plasmodium falciparum que también han desarrollado resistencia a la asociación. En caso de necesidad puede combinarse con otros agentes antiimaláricos -sobre todo quinina y mefloquina- así como antibióticos. Carece de acción hipoglucemiante y no influye en la actividad de los antidiabéticos orales. En ratas se observaron daños teratógenos cuando se administra al comienzo de la gravidez. Estos efectos serían debidos a la pirimetamina, que actúa como antagonista del ácido fólico, y pueden contrarrestarse administrando simultáneamente ácido folínico. Acumulación: la administración de 500mg de sulfadoxina más 25mg de pirimetamina (dosis recomendadas para la profilaxis antimalárica de los adultos) determina, en el estado de equilibrio, concentraciones plasmáticas medias de 0,15mg/l para la pirimetamina (en el plazo de unas cuatro semanas) y de 98,4mg/l para la sulfadoxina (en el plazo de unas siete semanas). Fijación proteica: los valores fueron 84,9% para la pirimetamina y 91,4% para la sulfadoxina. Leche materna: tanto la pirimetamina como la sulfadoxina pasan a la leche materna. Profilaxis antimalárica: la profilaxis antimalárica para las personas que viajarán a los trópicos deberán ajustarse a la situación epidemiológica local, sobre todo en lo que respecta a la resistencia. Actualmente, no existe ningún antimalárico que confiera una protección absoluta contra la enfermedad, pero una profilaxis medicamentosa sistemática atenúa, por lo general, la gravedad de la infección. Se advertirá a las mujeres gestantes de los riesgos que comportaría una malaria durante el embarazo y se les desaconseja viajar innecesariamente a regiones endémicas. Esta asociación también es eficaz para tratar las infecciones por Toxoplasma gondii y como agente profiláctico contra la neumonía por Pneumocystis carinii.

Indicaciones

Tratamiento y profilaxis de la malaria: el tratamiento de la malaria por P. falciparum, siempre que la infección ocurra en regiones con resistencia a la cloroquina. Profilaxis para viajeros que se trasladan a regiones que tienen resistencia del P. falciparum frente a la cloroquina. También se indica para el tratamiento de la infección por Toxoplasma gondii y como agente profiláctico contra la neumonía por Pneumocystis carinii.

Dosificación

Tratamiento de la malaria: adultos y niños mayores de 14 años: 50 a 75mg de pirimetamina junto con 1.000-1.500mg de sulfadoxina como dosis única. Menores de 14 años: 9 a 14 años, 50mg de pirimetamina junto con 1.000mg de sulfadoxina como dosis única; niños de 4 a 8 años, 25mg de pirimetamina junto con 500mg de sulfadoxina como dosis única. Menores de 4 años: 12.5mg de pirimetamina junto con 250 de sulfadoxina como dosis única. En los casos graves se prescribirá adicionalmente quinina (por vía parenteral, de ser posible). Se procurará que el suministro de líquido y electrolitos sea suficiente. La profilaxis antimalárica se empezará una semana aproximadamente antes de emprender el viaje a una región endémica y se proseguirá durante la estancia allí y hasta seis semanas después del regreso. Duración de la profilaxis o del tratamiento supresivo: 2 años como mínimo, pues se carece de experiencia con un empleo más prolongado. Tratamiento de la toxoplasmosis: en los adultos, los mejores resultados se han obtenido con la posología siguiente 50mg de pirimetamina junto con 1.000mg de sulfadoxina 1 vez por semana, durante seis a ocho semanas. No se tiene experiencia con lactantes. Profilaxis de las infecciones por Pneumocystis carinii. Lactantes y niños pequeños: 40mg/kg (calculados tomando como base la sulfadoxina) cada dos semanas. Adultos: 1 comprimido por semana.

Precauciones y advertencias

Evitar una excesiva exposición al sol. En la investigación clínica no hubo indicios de daños teratógenos como se hubieran podido temer sobre la base de la experiencia animal. No obstante, en los primeros meses de embarazo y ante una posible concepción, sólo se prescribirá en caso de absoluta necesidad. Si la administración dura más de tres meses se controlará regularmente la fórmula sanguínea. Caso de emplearse dosis elevadas durante mucho tiempo por ejemplo: en la toxoplasmosis se contrarrestarán una posible deficiencia de ácido fólico administrando ácido folínico. Los preparados que contienen sulfamidas o pirimetamina o ambas sustancias pueden producir los siguientes efectos secundarios o reacciones de hipersensibilidad. Efectos cutáneos: exantema medicamentoso, prurito y ligera alopecia. Estas manifestaciones suelen ser de carácter leve y remiten espontáneamente al suspender la medicación. En casos excepcionales, sobre todo ante hipersensibilidad, podrán darse reacciones cutáneas graves, eventualmente peligrosas para la vida, como eritema polimorfo, síndrome de Stevens-Johnson y síndrome de Lyell. Efectos gastrointestinales: dispepsia, náuseas, vómitos (raros), estomatitis. Ha habido casos de hepatitis coincidente con la ingestión de la asociación. Alteraciones hemáticas: en casos raros, leucopenia, trombopenia y anemia megaloblástica, de curso generalmente asintomático. Ocasionalmente, agranulocitosis o púrpura. Esas alteraciones remiten, en general, una vez suspendida la medicación. Otros efectos secundarios pueden ser: cansancio, cefaleas, fiebre, polineuritis.

Interacciones

La administración simultáneamente de la asociación y trimetoprima o asociaciones de trimetoprima y sulfamida pueden reforzar el efecto antifólico, con los consiguientes efectos secundarios hematológicos. Existen observaciones indicando un aumento de la frecuencia y la gravedad de los efectos secundarios si la cloroquina es utilizada simultáneamente con la asociación.

Contraindicaciones

Intolerancia a las sulfamidas o pirimetamina.

Sobredosificación

Síntomas posibles: anorexia, náuseas, vómitos, manifestaciones de excitación, eventualmente convulsiones, alteraciones hemáticas (anemia megaloblástica, leucopenia, trombopenia). Medidas: en caso de intoxicación aguda: lavado gástrico, suministro de líquidos. Ante convulsiones: diazepam o barbitúricos por vía parenteral. Controles de la función renal y la fórmula sanguínea (repetidos) hasta 4 semanas después de la sobredosificación. Ante las alteraciones hemáticas citadas, se administrará ácido folínico (leucovorina) por vía intramuscular.