TELITROMICINA - Interacciones

Como la telitromicina es un inhibidor de la enzima CYP3A4, se recomienda no administrar concomitantemente con otros drogas que sean sustrato de esta enzima, como simvastatín, midazolam, cisapride. Como alternativa posible, debería interrumpirse el tratamiento con el sustrato de CYP3A4 durante el uso de telitromicina. Además, se aconseja administrar con precaución drogas que sean sustrato de la enzima CYP2D6 ya que se demostró que, in vitro, la telitromicina también produce inhibición enzimática de esta enzima. No administrar simultáneamente con cisapride, pimozida, astemizol y terfenadina, ya que la telitromicina produce aumento de los niveles plasmáticos de estas drogas y, por lo tanto, esto podría provocar la prolongación del intervalo QT y arritmias cardíacas, incluyendo taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsades des pointes. Es conveniente actuar con precaución cuando se administra telitromicina a pacientes que toman otras drogas medicinales con posibilidad de prolongar el intervalo QT. Su administración concomitante con derivados alcaloides del ergot, tales como ergotamina y dihidroergotamina, puede ocasionar vasoconstricción severa (ergotismo) con eventual necrosis de las extremidades. La recomendación es no administrar estas drogas simultáneamente. El uso conjunto de telitromicina con simvastatín produce incremento en la concentración plasmática máxima y en el valor AUC de simvastatín. Un efecto similar puede observarse con estatinas (lovastatín y atorvastatina), una interacción menor con cerivastatina y poca o ninguna interacción con pravastatín y fluvastatín. La recomendación es evitar el uso concomitantemente con simvastatín, atorvastatina y lovastatín. En el caso de cerivastatina, se aconseja administrar con precaución y controlar atentamente a los pacientes a fin de detectar signos y síntomas de miopatía. El uso simultáneo con midazolam produce un incremento en la vida media y en los valores de AUC de midazolam, por ello, se recomienda evitar la administración oral del hipnótico concomitantemente con telitromicina y ajustar las dosis intravenosas de midazolam cuando corresponda y controlar al paciente. Se aplican las mismas precauciones al uso simultáneo de telitromicina con otras benzodiacepinas metabolizadas por CYP3A4, como triazolam y alprazolam. Se considera poco probable la interacción entre telitromicina y las benzodiacepinas que no son metabolizadas por CYP3A4, como temazepam, nitrazepam y lorazepam. Telitromicina puede aumentar las concentraciones sanguíneas de ciclosporina, tacrolimús y sirolimús debido a que inhibe a la enzima CYP34A4 responsable del metabolismo de estas drogas. Por ello, al comenzar el tratamiento en pacientes que ya están recibiendo alguno de estos agentes inmunosupresores, se deben controlar sus niveles y reducir las dosis cuando fuere necesario. Telitromicina aumenta las concentraciones plasmáticas de digoxina sin cambios significativos en los parámetros electrocardiográficos ni signos de toxicidad por esta droga. Por ello, se recomienda realizar controles periódicos de los niveles séricos de digoxina durante la administración concomitante de ambas drogas. No existe interacción farmacocinética clínicamente relevante entre teofilina administrada en una formulación de liberación prolongada y telitromicina. Sin embargo, ambas drogas se deben coadministrar con un intervalo de una hora de separación a fin de evitar posibles efectos secundarios digestivos tales como náuseas y vómitos. Telitromicina no presenta interacción farmacodinámica o farmacocinética clínicamente relevante con warfarina tras la administración de una dosis única. Sin embargo, no se puede descartar interacción farmacodinámica tras la administración de dosis múltiples. No existe interacción farmacodinámica o farmacocinética clínicamente relevante con anticonceptivos orales trifásicos de dosis bajas en sujetos sanos. La administración concomitante de inductores de CYP3A4, como rifampicina, fenitoína, carbamazepina, hierba de San Juan, puede provocar reducciones importantes en las concentraciones plasmáticas de telitromicina y pérdida de efecto. La inducción disminuye gradualmente durante las 2 semanas posteriores al tratamiento con inductores de CYP3A4. Por lo tanto, se recomienda evitar el uso de telitromicina durante y en las 2 semanas posteriores al tratamiento con inductores de CYP3A4. El uso simultáneo con itraconazol y ketoconazol (inhibidores de CYP3A4) induce un aumento en las concentraciones plasmáticas máximas y en los valores AUC de telitromicina. Estos cambios en la farmacocinética de telitromicina no requieren ajuste alguno de la dosis. A pesar de que se desconoce el efecto de ritonavir sobre telitromicina, se aconseja administrar simultáneamente ambas drogas con precaución, debido a un posible aumento de los niveles plasmáticos del antibiótico. La ranitidina, administrada 1 hora antes de telitromicina, y los antiácidos que contienen hidróxido de aluminio y magnesio no afectan la farmacocinética de telitromicina.