TELITROMICINA - Precauciones y advertencias

Puesto que la telitromicina puede prolongar el intervalo QT, se recomienda administrar con precaución en pacientes con cardiopatía coronaria, antecedentes de arritmias ventriculares, hipopotasemia y/o hipomagnesemia no corregidas y bradicardia (inferior a 50bpm). Asimismo, se aconseja administrar con precaución a pacientes bajo tratamiento con otras drogas que prolongan el intervalo QT o con inhibidores potentes de CYP3A4, tales como los inhibidores de proteasa y ketoconazol. Como con casi todos los antibióticos, la aparición de diarrea durante o después del tratamiento, especialmente si es severa, persistente y/o sanguinolenta, puede tener su origen en una colitis pseudomembranosa. En este caso, se deberá interrumpir inmediatamente la terapia y adoptar medidas de apoyo y/o terapéuticas específicas para el tratamiento de los pacientes. La experiencia en el tratamiento de infecciones causadas por S. pneumoniae resistentes a penicilina o eritromicina es limitada, pero hasta el momento la eficacia clínica y las tasas de erradicación han resultado similares a las del tratamiento de S. pneumoniae susceptibles. Al igual que en el caso de los macrólidos, la susceptibilidad de H. influenzae se califica como intermedia. Esto debe tomarse en cuenta cuando se tratan infecciones causadas por H. influenzae. Como la telitromicina puede causar efectos indeseables que reduzcan la capacidad para realizar ciertas tareas, se recomienda advertir a los pacientes acerca de esta posibilidad y deben esperar a ver cómo reaccionan al tratamiento antes de conducir vehículos u operar maquinarias. No es necesario realizar ajustes de dosis en el caso de pacientes de edad avanzada o en aquellos que padezcan de deterioro de la función hepática leve, moderada o severa y en pacientes con alteraciones renales leves a moderadas. La dosis deberá reducirse a la mitad en caso de deterioro renal severo (clearance de creatinina inferior a 30ml/min). No administrar a niños (se desconoce la eficacia y seguridad en estos pacientes) ni durante el embarazo y en período de lactancia. No se dispone de datos sobre su potencial efecto carcinogénico. Telitromicina y sus principales metabolitos humanos dieron resultados negativos en las pruebas de potencial genotóxico in vitro e in vivo. Los estudios de toxicidad reproductiva mostraron gametogénesis reducida en la rata y efectos adversos sobre la fertilización. En dosis elevadas, se observó una evidente embriotoxicidad y un aumento de la osificación incompleta y anomalías esqueléticas.