RIFAMICINA MK - Precauciones

Esta sustancia puede causar reacciones alérgicas y ataques de asma severos en individuos sensibles, particularmente con diagnóstico de asma. Una vez abierto el envase, la solución de uso local puede oscurecerse, pero este cambio no altera la actividad. Como sucede con otros antibióticos, el uso prolongado de la rifamicina puede causar sobrecrecimiento de organismos susceptibles (especialmente estafilococos). Es esencial la evaluación periódica del paciente. En caso de presentarse superinfección, interrumpir inmediatamente el tratamiento e iniciar las medidas terapéuticas adecuadas. El uso prolongado puede producir sensibilización. Evitar su aplicación sobre grandes áreas, en la zona cercana a la parte interna de la oreja o el contacto con el tejido nervioso. En infecciones por estreptococo betahemolítico debe comprobarse la desaparición completa de los gérmenes para evitar complicaciones. La administración de rifamicina debe restringirse a un periodo limitado y, si es posible, el tratamiento debe efectuarse con dosis bajas y alternarlo con otros fármacos. En casos de infecciones las cuales no responden con buenos resultados después de un tiempo razonable, el esquema de tratamiento debe ser revalorado. Debe ser usado con precaución en pacientes con ictericia.