SOLU-CORTEF - Precauciones

Puede suprimirse el crecimiento corporal en niños que reciban glucocorticoides en una terapia de largo plazo y con dosis diarias divididas. El uso de tal régimen deberá restringirse sólo para aquellas indicaciones más serias. Los corticosteroides deberá usarse cautelosamente en pacientes con herpes simplex ocular debido a la posibilidad de perforación corneana. Pueden aparecer desarreglos psíquicos con el uso de corticosteroides, los cuales pueden ir desde euforia, insomnio, cambios de humor, cambios en la personalidad y depresión severa hasta claras manifestaciones psicóticas. Por otra parte, la inestabilidad emocional o las tendencias psicóticas pueden agravarse a causa del uso de corticosteroides. Los corticosteroides deberán usarse con cautela en colitis ulcerativa no específica, principalmente cuando exista la probabilidad de inminente perforación, abscesos u otra infección piogénica; diverticulitis, anastomosis intestinal reciente; úlcera péptica activa o latente; insuficiencia renal; hipertensión; osteoporosis; o miastenia gravis. Se ha descrito una miopatía aguda con el uso de dosis altas de corticosteroides, con alta frecuencia en pacientes con desórdenes en la transmisión neuromuscular (v.g., miastenia gravis), o en pacientes que reciben terapia concomitante con bloqueadores neuromusculares (v.g., pancuronio). Esta miopatía aguda es generalizada, puede involucrar los músculos oculares y respiratorios, y puede conducir a cuadriparesias. Pueden ocurrir elevaciones en los niveles de creatinoquinasa. La mejoría clínica o la recuperación después de la suspensión de los corticosteroides puede tardar desde semanas hasta años. Se ha reportado la ocurrencia de sarcoma de Kaposi en pacientes que reciben terapia con corticosteroides. La discontinuación de los corticosteroides puede dar como resultado su remisión clínica.