STAFEN - Farmacodinamia

El ácido fenofíbrico es una molécula que activa los receptores PPAR ALFA (activates peroxisome proliferator-activated receptor alpha), un factor de trascripción nuclear, modificando el metabolismo de los lípidos. Los receptores PPAR alfa juegan un importante rol en la regulación del metabolismo de los lípidos y especialmente de los ácidos grasos. Por el agonismo PPAR alfa esta molécula incrementa la expresión de la LPL y la L-CAT. Los efectos lipídicos de esta activación incluyen lipólisis con incremento en la depuración plasmática de triglicéridos y disminución de su síntesis; incremento en la depuración de las LDL; aumento en la síntesis de las HDL por incremento en la producción de la apolipoproteína AI y ApoAII. Los PPAR alfa se expresan en varios tejidos como el hígado, el corazón, el músculo esquelético, el riñon, y las células endoteliales vasculares. El ácido fenofíbrico es el primer miembro de la clase de los derivados del ácido fíbrico (fibratos) aprobado para usarse en combinación con inhibidores de la HMG-CoA reductasa (estatinas). Este es el profármaco del fenofibrato y por lo tanto no requiere de metabolismo de primer paso. La activación PPAR alfa también modula la hemostasis y la respuesta inflamatoria. La administración del fenofibrato a pacientes con dislipidemia, síndrome metabólico, o diabetes tipo 2, resulta en una disminución en los niveles de factores de riesgo como el fibrinógeno, el inhibidor del activador del plasminógeno tisular-1, y la proteína C reactiva. La rosuvastatina es un inhibidor de la HMG-CoA reductasa (estatina), muy importante en el manejo actual de las dislipidemias y que ha confirmado en múltiples estudios clínicos su eficacia. Aunque las estatinas son tal vez el grupo terapéutico disponible más ampliamente prescrito en el mundo para el manejo de las dislipidemias, su seguridad a dosis altas o por interacciones farmacológicas ha sido cuestionada.