SULFATO FERROSO ECAR - Contraindicaciones

Ulcera péptica, anastomosis gastrointestinal. No son recomendables las megadosis de hierro porque cuando se ingiere en grandes cantidades, puede depositarse en los tejidos y producir luego efectos secundarios indeseables. Si se padece talasemia o la enfermedad de las células falciformes, o la enfermedad sanguínea llamada hemocromatosis, no se debe tomar sulfato ferroso, porque estas afecciones provocan un exceso de hierro. Son efectos secundarios de la administración oral de sulfato ferroso: pirosis, náuseas, molestias en la parte alta del estómago, estreñimiento y diarrea. El sulfato ferroso puede dar resultados falsos negativos en la prueba de glucosa oxidasa.