TRAMADOL MK - Sobredosificación

La sobredosis aguda de tramadol puede manifestarse con depresión respiratoria, somnolencia que progresa a estupor o coma, flacidez de la musculatura esquelética, piel fría y "pegajosa", miosis, bradicardia, hipotensión y muerte. Se han reportado muertes por abuso y uso inadecuado de tramadol, por ingestión, inhalación o inyección de las tabletas trituradas. La revisión de casos reportados ha indicado que el riesgo de sobredosis fatal se eleva aún más cuando el abuso de tramadol se asocia con abuso de alcohol u otros depresores del sistema nervioso central, incluyendo otros opioides. En el tratamiento de sobredosis de tramadol, la atención primaria debe centrarse en el restablecimiento de la vía aérea del paciente e institución de ventilación asistida o controlada. Se deben emplear, según la indicación, medidas de soporte (incluyendo oxígeno y vasopresores) en el manejo del shock circulatorio y edema pulmonar que acompañan a las sobredosis. El paro cardiaco o las arritmias pueden requerir masaje o desfibrilación. Mientras que la naloxona revertirá algunos, pero no todos, los síntomas causados por sobredosis de tramadol, el riesgo de convulsiones también se aumenta con la administración de naloxona. En animales, las convulsiones posteriores a la administración de tabletas de tramadol pueden ser suprimidas con barbitúricos o benzodiacepinas pero aumentaron con la naloxona. No es de esperar que la hemodiálisis sea útil en la sobredosis porque remueve menos de 7% de la dosis administrada en un periodo de diálisis de 4 horas.